cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Para traerla de vuelta...
Drama |
29.07.14
  • 5
  • 3
  • 3041
Sinopsis

La tía se llevó una mano a la cara, tapándose la boca, mientras sentía cómo se le estrujaba el alma, no le pudo contestar nada, sólo sentía cómo se le escurrían las lágrimas y sin decir más, sólo lo abrazó, sin poder evitar el llorar por ese niño inocente, que no tenía la capacidad de comprender lo que estaba pasando...

Un niño lloraba amargamente afuera de su casa, tiene cuatro años, tiene sus manitas tapándose la cara mientras llora con un gran sentimiento, su cuerpecito se agita con el llanto, como una hoja agitada por el viento...  

En el interior de la casa están velando a su madre, está toda la familia reunida, todos dentro llorando la imprevista muerte, el esposo está inconsolable, sentado en una silla, con sus manos aferradas al féretro, ya no tiene fuerzas para estar parado, toda la noche le ha llorado.

Una hermana de la difunta sale al patio al escuchar al niño llorar, ella también ha estado toda la noche en vela, se acerca al niño y lo abraza, él, al sentir sus brazos, de nuevo se deshace en llanto.  

Ya hijito, no llores, tu mami está en el cielo, desde allá nos va a estar cuidando, no sufrió, Diosito se la llevo...  

El niño la volteó a ver, no comprendía sus palabras, ¿A quién se llevaron? No entendía a lo que se refería su tía...  

Tía, ¿Quién se ha ido? ¿Por qué están todos llorando?   

Porque se fue tu mamita, ¿Por qué estás tú llorando?  

El niño se le quedó viendo y de nuevo sus ojos se humedecieron, con su manita apuntó a un árbol y le dijo Mi cometa se atoró en lo alto del árbol, ¿Crees que mi mamita me lo pueda bajar, ahora que regrese de donde se fue?   

La tía se llevó una mano a la cara, tapándose la boca, mientras sentía cómo se le estrujaba el alma, no le pudo contestar nada, sólo sentía cómo se le escurrían las lágrimas y sin decir más, sólo lo abrazó, sin poder evitar el llorar por ese niño inocente, que no tenía la capacidad de comprender lo que estaba pasando, cómo explicarle, que cuando su mamá volaba libremente, también se había quedado atorada en un árbol, mucho más grande que el que tenía su cometa, y que nadie podía hacer nada...  Para traerla de vuelta.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 144
  • 4.51
  • 304

Un ser como muchos, con sus defectos como tantos. Bloguero, con cuentos, pensamientos y reflexiones de la vida desde un punto de vista muy particular..

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta