cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
PARÁSITO
Drama |
15.04.08
  • 4
  • 1
  • 4686
Sinopsis

      Ya acabado el trayecto no parecía tan tortuoso como al principio. El camino que de espinas parecía sembrado no era ahora más que una superficie llana y sin obstáculos. Sin embargo, sentía como había dejado atrás mil y una posibilidades, mil y una noches de cuentos y experiencias. Aún no sabía, pues le quedaban estrellas para llegar al final, si había merecido la pena o tan sólo era otro de sus sufridos errores, esta vez sin vuelta atrás. Se abrazó a la posibilidad de que todo cambiara después de ese momento, que las noches de atesoramiento de su intimidad, de recelos y fracasos, de frustraciones y desdichas, dieran paso a la libertad poética del yo que anhelaba desde que la primera de las astillas se le clavara en el pecho. Pero no sabía, ni antes, ni ahora, lo que el destino le tenía deparado.

      Antes de tomar la decisión lo había meditado muy mucho. Sobre todo, planteó una a una las posibles formas de morir como si de un juego de cartas se tratara. Una vez todas boca arriba y sobre la mesa, tomó la que consideró más digna y menos dolorosa. No tenía elección, o tal vez sí. Sin embargo, tenía que acabar con el dolor aún de una forma cobarde. Ya no podía contener la voz en su cabeza, ni los actos que el otro le obligaba a cometer. Aquel parásito se adueñó de su vida. Entró sin permiso y se lo arrebató todo. Fue sutil al principio, caminando con sigilo y modificando pequeños actos cotidianos. Luego vinieron los arrebatos de ira, los delirios y las miradas de incomprensión de quienes le rodeaban. Más tarde, el parásito era él. Ya no sentía aquel cuerpo como el suyo, pues obedecía a una fuerza que le superaba. Y no podía permitirlo. Si no podía ser quien era, tampoco dejaría que el otro lo fuese. Y, lo que más temía es que, tarde o temprano, trajese consigo a sus amigos. Por eso tuvo que ser raudo en su decisión. Por eso tuvo que matarle. Por eso se echó la soga al cuello. Por eso y porque no podía soportar ni un día más esa mente bipartita que ni la medicación podía controlar. Él y su esquizofrenia dijeron adiós al mismo tiempo y, mientras ascendía hacia quién sabe dónde, se sentía liberado de la carga que había tenido que soportar durante estos últimos años. Aún le quedaban estrellas para llegar a su destino y a su cuerpo, sin vida, horas para que lo encontraran colgando del techo.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta