cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
pareceres
Poesía |
31.03.08
  • 4
  • 5
  • 1399
Sinopsis

Utiliza expresiones como : lenguaje corporal, sinestesia , escenografía, etc.
Sueña con estudiar arte dramático y una de sus fantasías es visitar Buenos Aires. La naturalidad es una de sus bazas. Y vive en el calor de su experiencia, hecha con las ilusiones que habitan en sus libros de teatro. Y tiene la fija idea de que el mundo es navegable.
Este domingo ha tenido una sencilla alegría: ha hecho reír al público de una comedia ambulante en un pueblo de mar tomado por el viento. Cuando terminó la función dirigió su mirada hacia la mía entre la gente. La palabra te quiero despuntaba en mi cuerpo medio roto, como cuando salía del colegio y se le notaba lo feliz que era al verme
Vestida con su cazadora adolescente me ha dado un abrazo. Y hemos hablado de ella , de las semanas, de los exámenes a la vuelta de la esquina. Y le ha dedicado un adjetivo a cada nombre de cada amigo que ha venido a verla.
Mañana saldrá una reseña suya en un diario local y empezará a soñar muy despacio. Va a ser muy difícil que se le escape la felicidad. Pasado unos minutos, indecisa y alegre se ha abierto paso, ha besado a su madre, ha charlado con sus amigos y ha vuelto la cabeza para mirarme otra vez con los mismos ojos que utiliza el cariño para contemplarnos.
Al pie de una taberna, sobre una plaza cerrada, detenido en una puerta, ha querido buscarme.
-Quiero cenar contigo. Me dice.
Tiene 17 y ya está poniendo en práctica la humana libertad de decidir.
A continuación de la cena, ella con un licor de manzana y yo con una copa de vino nos hemos contado nuestros sueños, y poco a poco le hemos ido quitando las alambradas a la Luna
Sus manos inquietas sobre un vaso de plástico aún mantienen vivos los gestos de la infancia
Tal vez ella se la única persona que pueda llevarme a cenar a un restaurante de comidas rápidas
Solo ella tiene la capacidad de morderme el corazón muertos de risa.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • qué chulo, después de una dura jornada de estudio, me has hecho sonreír, “morderme el corazón muertos de risa”, qué haríamos sin sueños, sin ese mundo navegable? hundirnos probablemente, pero a veces se crece y la chispa se queda vaga y amodorrada en la cama por las mañanas, puff, a navegar se ha dicho!! un abrazo!
    ojos que utiliza el cariño para contemplar la ternura.......
    Sinceramente.
  • Abandonar una casa, una pareja, irse sin dar explicaciones. Marcharse en un abrir y cerrar de ojos. El dolor que arrasa muebles, puertas, habitaciones, pasillos y una cama dónde se llora a solas

    Hay gente que tiene la facultad de percibir colores, sonidos, olores, en los números en las letras, en las palabras... Las sensaciones juegan a esconderse , a no estar, pero dejan siempre un agujero por el que se aspiran Hay personas que las atrapan, que las palpan, que las ve, como se mira una perla roja

    Sentado en la Cafetería Andalucía, apoyando mi mano en el hombro de un recuerdo escribí un poema

    aprender a oír el silencio dentro del sonido, a no contaminarnos con ruido, nos hemos acostumbrado tanto a esa antigua música que ya no la escuchamos

    las malas noticias llegan siempre dando portazos...

    Por decir algo , apalabrar los momentos

    A veces las personas son sencillas...

    camino despacio y con los ojos abiertos por una casa que no me habla pero me abraza

  • 78
  • 4.49
  • 394

Andar por los tejados, los relojes de arena, todo lo que se pueda sentir, si allí se siente.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta