cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

12 min
Desenfreno total, intensidad infinita (parte 3 de 5)
Drama |
03.08.17
  • 3
  • 6
  • 1834
Sinopsis

Tres horas escribiendo, pense que terminaria hoy pero no. La ultima parte es lo mas importante, no puedo saltarme ningun detalle. Maniana la termino.

El resto del viaje fue como soniar lo mas hermoso por dias, como si hubiera caido en un coma de felicidad. Tratamos de hacer el amor en dos ocasiones pero no fue posible, aunque no nos hizo falta pues nos tomabamos de la mano y nos abrazabamos sin escondernos de su familia. Ni los ninios ni los abuelos hicieron preguntas al respecto, me trataban como si fuera su yerno. Los ninios casi me decian “papa”. Fue Luis y los nuevos amigos del volibol quienes me bombardearon con sus dudas y teorias. No tuve tiempo para ellos, solo para Jenny (y mis hijos).


No exagero al decir que fue lo mas lindo que he vivido, Jenny era una bolsa llena de carinio fisico y sentimental. No era buena con las palabras, pero en sus caricias, miradas, sonrisas y detalles me demostraba su amor. Despedirme de ella fue lo mas doloroso que habia sufrido hasta entonces. Dios era injusto al darme solo un vistazo del amor de mi vida, me la arrebataba sin piedad. Nada tenia sentido sin ella; no queria regresar a la universidad ni a mi rutina anterior. Queria quedarme con ella en esa playa, en un instante eterno.


Antes de salir del cuarto y dirigirnos al taxi Jenny les pidio un momento de privacidad para despedirse de mi, aun asi los dos ninios salieron al pasillo para abrazarme y jugar conmigo por ultima vez. Su madre les levanto la voz y amenazo con castigarlos si volvian a interrumpir.


-Mejor llevame a tu cuarto so you can fuck me hard (para que me puedas coger duro) -dijo mi dama.
-Espera… -La detuve y la abrace.


Me puse a llorar, no cogimos. Llore sin poder controlarme, seguro que todos adentro me escucharon. Jenny me consolo hasta que la solte. Le vi los ojos rojos pero sin lagrimas. Intercambiamos correos electronicos y numeros de celular. Mis dos ultimos dias de vacaciones perdieron la esencia y me transforme en una sombra gris y silenciosa.


Tan pronto regrese a casa prendi la computadora, ni siquiera salude a mi madre. !Habia un correo de Jenny! Me platico que el viaje de regreso fue un desastre, que trabajo el mismo dia que llego, y que pensaba en las veces que we fuck en Mexico. A pesar de ser una palabra vulgar, no sonaba a groseria; era su forma de hablar. Make love (hacer el amor) es para adolescentes cursis, no para una mujer de 32 con dos hijos. Eso si, el correo lo termino con un tierno I want to see you (quiero verte).

Mi respuesta fue larga, ya desde entonces escribia cuentos e intentos de poemas; para mi expresarme era mas sencillo que para ella. Su respuesta llego a los pocos minutos, fue breve. Le escribi otro y ella a mi, parecia partido de tennis de amor. Le escribia antes de ir a la universidad, al regresar a casa y antes de dormir. Asi fueron las siguientes diez semanas, hasta que me invito a Colorado Springs.

Ya no le bastaba con escribirme por correo, me escribia mensajes de texto y me hablaba al celular. Era caro, no como ahora, pero yo gastaba lo que fuera por ella. Hablar por telefono tampoco fue suficiente, me pidio ir a verla al terminar el trimestre. La UAM es una universidad para flojos, son diez semanas de clases y cuatro de vacaciones (no es broma), solo hay tres trimestres al anio. Esto me daba la oportunidad de quedarme un mes con ella (mes y medio si faltaba las primeras dos semanas). Mi padre vivia en un pueblo a cuatro horas de ahi, excusa perfecta para ir a visitarlo.


 Jenny vivia con sus padres y su hermana. Era una casa gigante: jardin, estacionamiento, bodega, sala, comedor y sotano. Era enfermera en un asilo en el turno de la tarde, yo estaria con su familia de sol a sol. Mi madre acepto pagarme el “programa de voluntario” que le invente (no sabia nada de Jenny) pero antes de comprar el boleto deci decirle a Jenny que era diez anios menor que ella, no cuatro. No reacciono como lo esperaba. Se lo dije por telefono, pense que seria mas facil arreglar algun posible disgusto.

-!Hijo de tu puta madre! -Fue el primer insulto.


Nadie me habia gritado de esa manera, con un abanico de palabrotas. Olvide por un momento que era mi culpa y me senti agredido, le colgue. Me quede ahi, frente al telefono publico de la universidad, como un idiota. Recupere la cabeza y fui al laboratorio de computacion a escribirle el ultimo correo:

“Te menti, perdon. Te menti porque era la unica forma de acostarme contigo. Lo hice sabiendo que estaba mal, y si pudiera regresar el tiempo lo haria otra vez. Lo unico que cambiaria seria la ultima llamada, no te diria la verdad e iria a Estados Unidos  a cogerte hasta que te enteraras que te menti. Talvez nunca lo hubieras descubierto, quien sabe. En fin, te pido una disculpa sincera; estuvo mal y lo se. No creo que te importe pero me siento mal, muy muy mal. A pesar de que no volvere a hablar contigo ni a escribirte, me siento avergonzado. Perdoname por jugar contigo. Este malestar me durara todo el dia de hoy y maniana, no podre dormir ni concentrarme. Poco a poco la culpa pasara, espero que pronto, pero seras eternamente una piedra en mi conciencia. Prometo no volver a molestarte, adios.”


Me fui a casa caminando, tres horas, pero en nada ayudo. Al llegar a casa escuche que sonaba mi celular, era ella.

-No seas exagerado, mentiroso hijo de puta, y ven a verme -ordeno mi domadora.
-?De verdad? Pense que habiamos terminado. -No sonaba molesta, pese a los insultos.
-Ven, ya tenemos todo planeado. Entiendo porque mentiste, esta bien. Solo que no le digas a nadie.


Y estabamos bien. Todo se arreglo, de hecho era como si nunca hubiera sucedido. No volvio a mencionarlo, me hablaba melosa y me escribia cada hora. En breve lo volveria arruinar, tengo ese don. Un dia antes de partir discutimos otra vez porque me ofrecio ir del aeropuerto de Denver a Colorado Springs en coche con su padre. No iria ella por mi, iria el senior manejando de Colorado a Denver y de regreso. Imagine el trayecto incomodo y lo rechace de inmediato, Jenny insistio y me negue. Se molesto y cedi pero era tarde.


-No, ya le dije que no quieres, que prefieres venir en taxi o en camion. No hay camiones y el taxi te va a costar como mil dolares, ahora es tu problema. -Mi princesa me colgo y me dejo a mi suerte.


Yo tenia la estupida idea de viajar barato y sin molestar a nadie, y lo consegui. El muchacho en el avion sentado junto a mi visitaba a su familia, lo invite a cenar al llegar al aeropuerto y en  agradecimiento su familia me llevo hasta la casa de Jenny, aunque no vivian en esa ciudad. Toque el timbre, me recibio la abuela, me hizo un sandwich, me mostro mi cama y cai rendido; no pude terminar de comer ni jugar con los ninios.


Jenny me desperto encimandose en mi y sacudiendome. La abrace y escapo porque los ninios nos podian ver. Vivian en el sotano, habia un cuarto para Jenny, otro para los ninios, dos banios completos y sala con un gigantesco sofa-cama, mi cama. Subimos a cenar y baje rapido a dormirme, estaba exhausto. A la maniana siguiente desperte y no habia nadie, una casa gigante para mi. Abri el refrigerador, saque mi desayuno y al cerrar la puerta vi a una hermosa joven en ropa interior.


-Fuck, I forgot you were here (Mierda, olvide que estabas aqui) -Blasfemo el angel y estrecho mi mano sin pena.


Era Laura, la hermana menor de Jenni. Solo traia una tanguita azul claro con encaje y una ombliguera holgada. Tenia 22, era de piel blanca, cabello cafe hasta la cintura, cuerpo atletico y preciosa de cara. Hablaba conmigo como si estuviera vestida, parecia haber olvidado que tenia el culo al aire (que admire con descaro cuando saco los platos y preparo su desayuno. Se sento a comer conmigo y hablamos media hora hasta que hui a mi guarida, no fuera a ser que alguien nos viera en tan comprometedora situacion.


Vi la tele hasta que los ninios llegaron del colegio, comi con ellos, jugamos toda la tarde, mas tele y llego Jenny. Ya no tenia trenzas, tenia el cabello largo y sedoso (como su hermana pero negro). Su uniforme de enfermera no era nada sensual, como me lo imaginaba, eran unos pantalones flojos y una bata-camison. Mas que enfermera parecia enferma. Despues de cenar acostamos a los ninios en el cuarto de Jenny, casi nunca dormian en su propio cuarto. Cerramos la puerta y nos acostamos en el sillon a ver la tele.


-?Puedes traerme una cerveza? -Me pidio con mimos fingidos.
-?Tomas cerveza? -Pregunte sorprendido.
-No enfrente de los ninios. ?Y tu?
-A veces, pero solo un poco -menti.


Tomamos dos y antes de terminarse la tercera me propuso algo interesante.


-Do you wanna fuck? (?Quieres coger?)


No le respondi, la bese con toda la pasion de los dias que no la vi e intente quitarle la horrible bata pero no se dejo. Queria lamer su gloria, !moria por lamer su gloria!, pero no me lo permitio. Solo se quito los pantalones junto con los calzones (lo cual se me hace de mal gusto, yo soy de los que disfruta remover prenda por prenda, con un intervalo de seduccion entre cada una), me bajo los mios a la mitad, me puso boca arriba, se cubrio con la cobija y me monto. Desde el principio se movio rapido y me pregunto si estaba listo para terminar.


-Tranquila, apenas estamos empezando. -Quise bajarla hacerle varias cosas pero no se dejo.


-!Ahora! !Termina! -Me ordeno.

Obedeci y termine al mismo tiempo que ella. Tanto tiempo luchando en contra de la eyaculacion precoz y resulta que era lo que queria. No hubo tiempo de el abrazo silencioso despues del sexo, ese que las mujeres ponen como requisito. Se vistio y me pidio acompaniarla afuera, por la puerta del garaje. Hacia un frio del carajo, mas que cuando fui a Europa en invierno. Prendio un cigarrillo y me ofrecio uno, lo tome pero no pude encenderlo.


-?No fumas? -Pregunto sorpendida.
-No. -Me di por vencido.


Intercambiamos cigarrillos y me ensenio a fumar. Hablomos como si fueramos dos hombres amigos, que se conocian de anios, no como una pareja. Necesitaba alcohol y tabaco para abrirse. Regresamos en silencio para no despertar a los ninios y vimos otro programa de television.


-Vamos a la cama. -Me jalo.
-No, estan los ninios.
-No importa, vamos a dormirnos -insistio.
-!No! Soy un desconocido para ellos, no podemos dormir juntos. Hoy no.
-Bueno, esta bien. Pero cogeme antes de dormir -dijo ya sin pantalones, mientras se subia en mi.


Fue genial pero demasiado rapido, yo queria hacerlo toda la noche. El dia siguiente hice lo mismo,  tele, ninios, tele, Jenny. Tan pronto se durmieron los ninios nos tomamos una cerveza y lo hicimos rapido. Fuimos a la tienda en coche porque ya no habia cerveza. El camino de la casa al coche y el tiempo en el que la calefaccion hacia efecto era un infierno de hielo, un frio que te congelaba desde la punta de los pies hasta los pulmones. Compro una caja de 24 latas de bud light, tomamos, fumamos, otro rapidin y a dormir. El dia siguiente lo mismo.


Sabia que asi seria mi viaje, sin mucha accion; no fue una sorpresa. De hecho era lo que yo necesitaba, tiempo y espacio para leer y escribir mi tesis de titulacion. Lo que me sorprendio fue que Jenny no me ponia atencion, solo platicabamos cuando saliamos a fumar. Jenny llegaba cansada y enojada, siempre. Solo queria embriagarse y ver television. Era muy fogosa, pero demasiado rapida. No la culpo pues ambos ninios se despertaban en la madrugada para ir al banio, porque tenian pesadillas, o porque querian dormirse con su mama. Una noche dormiamos en el cuarto de Jenny con Connor y el dia siguiente podia ser con Chloe o con los dos en mi sofa. Una noche Connor nos interrumpio, justo en los 60 segundos de sexo, pero no se dio cuenta porque estaba llorando por un monstruo. Dos semanas inolvidables, las siguientes cuatro (opte por faltar al inicio del trimestre) lo serian aun mas, no para bien.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Mexicano viviendo en Japón, gozando de mis dulces 16 (por segunda vez), godin deprimido, rapero frustrado, comediante serio, escritor (bastante malo [maligno, no mediocre]{creo}) Antes escribía puro terror, pero estos últimos años me ha entrado un calorcito que me obliga a escribir puras cosas cachondas, aunque de vez en cuando se me sale el demonio. Solía estar muy activo en esta red pero me cambié de trabajo. Ahora gano mucho dinero pero casi no tengo tiempo libre. También me dio por dibujar más que escribir, casi todos los días dibujo. Checa mi instagran: orashiosensei

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta