cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Partículas
Amor |
08.12.17
  • 3
  • 1
  • 701
Sinopsis

En el principio...

En el principio, todo era caos vasto y admonitorio. El azar dominaba la incipiente realidad con mano de hierro, componiendo una delicada sinfonía a base de ensayo-error. Cada átomo obedeció sus designios en un baile cósmico que generó un infinito hogar para todo lo que la humanidad conoce hoy, ella misma y mucho más.

La fuerza del orden provocó que hubiera roca, y agua y viento y fuego, pero antes de ello la materia prima que se dispersó en la gran explosión se condensaría de nuevo en toda suerte de entidades imaginables, y en otras tantas inalcanzables, frágiles y lejanas para los mortales.

Ellos y todas las criaturas, pues, serían hijas de la entropía, y como tales la albergarían en sí mismas. Pero también lo eran del polvo primigenio; por eso el azar una vez más obró y quiso que estuvieran dotadas de aquella materia tan pura, y así jamás olvidarían de dónde proceden. Recordarían que, en algún momento, fueron parte de algo más grande que ellas mismas, un concepto que, sin embargo, quizá algunas de ellas nunca llegarían a asimilar.

Ahora, en este preciso instante, una de ellas es plenamente consciente de que ese orden y esa anarquía pueden entrar en comunión en un solo cuerpo. A pesar de que lo imperfecto, lo desconcertante, haya tomado y vaya a tomar las riendas en determinadas etapas de su vida, siente que merecerá la pena por vivir aquellas como esta en que la plenitud cobra todo el sentido. El fuego que le habita le da hambre y el alma le da sed, y, aun así, si algún ápice de cuanto le rodea fuera suyo, no desearía nada más. Hasta el punto en que su condición le permite decirlo, es capaz de afirmar que es feliz.

En esa misma condición viene intrínseco, sin que sepa bien cómo ni por qué, el hecho de, precisamente, hacerse preguntas por triviales que parezcan a los metafóricos ojos de la maquinaria que lo gobierna todo. Obviamente, a pesar de que ha buscado y encontrado una inverosímil cantidad de respuestas, hay cuestiones que no sabe responder: aún no es capaz de explicar cómo se puede echar tanto de menos a otra criatura menos de veinticuatro horas después de haberla sentido por última vez.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 21
  • 4.56
  • 48

Siete palabras bastan. Keep calm and follow the Lethani.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta