cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Paula
Amor |
12.02.13
  • 5
  • 1
  • 2147
Sinopsis

Paula.

Se retiró el pelo grasiento de la cara. Laura tenía razón, no podía seguir así eternamente. Llevaba meses casi sin salir de casa, tirada en el sofá viendo películas estúpidas o durmiendo; comía gracias al Telepizza de la esquina y sólo se duchaba si su propio olor le producía arcadas.

En una décima de segundo todas estas imágenes pasaron por su cabeza y se dio cuenta de que no podía seguir así. Una conexión hizo chispa en su cerebro y vislumbró todo lo que Laura había estado intentando decirle todo este tiempo. No podía estar toda su vida anclada al hecho de que Marc se  hubiese acostado con otra.

Siempre le habían gustado más las mujeres, pero era tan tonta que siempre acababa enamorándose de hombres. De hombres inmaduros e insensibles que siempre acababan jodiéndolo todo.

Fue quitándose la ropa roñosa de camino a la ducha, con más tentación de tirarla a la basura que al cesto de la ropa sucia. Encendió el agua caliente a tope y estuvo más de media hora en la ducha, mientras un sinfín de pensamientos trascendentales cruzaba su mente.

Se recortó las puntas abiertas y se secó el pelo delicadamente, se hizo la cera en las piernas y en las axilas, se dio crema hidratante por todo el cuerpo y se echó desodorante. Ahora parecía una persona decente. Desnuda, eso sí, pero decente.

Decidió llamar a Laura antes de vestirse, por si estaba ocupada, así que se envolvió en un albornoz muy blanco y marcó el 1 en el teléfono inalámbrico. Era el primer número que tenía en la memoria desde que se mudó a aquel piso.

-Soy Laura, en este momento no estoy en casa o no me ha dado tiempo a cogerlo. Deja tu mensaje después de la señal. Piii.

-Laura, soy yo. Tu contestador dice que no estás en casa o que no te ha dado tiempo a cogerlo. Espero que sea la segunda opción. Me estoy arreglando y voy para tu casa, en media hora estaré allí. Si escuchas esto dame un toque.

Mientras se ponía las medias sonó el teléfono. Perfecto, sólo un toque. Era Laura, había recibido su mensaje. Quería estar guapa para la ocasión, así que había elegido su vestido favorito. Era corto y de tela elástica, muy ajustado. El escote redondo, junto al color rojo del vestido, le hacían sentirse sensual.

Faltaba el último toque: el maquillaje. Sombra de ojos de un color claro, raya negra y rímel y, por último, rojo carmesí en los labios.

Escogió la chaqueta y los zapatos negros y cogió un bolso a juego y salió de casa, dispuesta a romper con la absurda rutina autoimpuesta los últimos meses.

Cruzó la calle casi corriendo, Laura vivía muy cerca, y ya tenía ganas de ver su cara cuando viese que realmente se había arreglado y tenía ganas de salir de casa.

Tardó menos de cinco minutos en llegar y llamó a la puerta. Laura se había dado prisa en arreglarse y estaba preciosa. Un escalofrío recorrió la espalda de Paula al verla y, sin pensar, besó a Laura.

No hubo resistencia, aunque tampoco dio mucho tiempo. El beso fue corto y las dos se quedaron mirando largo rato sin decir nada. La puerta seguía abierta y Paula aún tenía en la mano el bolso y la chaqueta. Laura estaba descalza y aun así Paula le sacaba apenas un par de centímetros. Cerró la puerta, cogió a Paula de la mano y la arrastró al sofá. Allí sentadas siguieron mirándose hasta que Laura, sin decir nada, dio el segundo beso.

Ninguna pronunció una sola palabra. Sólo fueron, en silencio, deshaciendo lentamente lo que habían hecho cada una en su casa. Desnudándose sin prisa, acariciando sus cuerpos. Besándose sin parar por cada recoveco.

Paula aprovechó una escapada de Laura al baño para coger un par de velas y encenderlas en la habitación. Sabía dónde estaban porque aquel había sido también su piso un par de años atrás, antes de que ocurriese todo lo de Marc.

Laura exploró por primera vez tantos rincones que perdió la cuenta. Se dejó llevar por la experiencia de Paula y las dos juntas alcanzaron el Nirvana. Estuvieron toda la noche dándose placer, sin decir una sola palabra. Las palabras sobraban. Sus miradas y sus caricias hablaban solas.

Ambas deseaban que aquello ocurriese, aunque ninguna fue consciente de su deseo hasta aquel primer beso en la entrada.

De repente se borraron todos los recuerdos de Marc y el resto de personas que habían pasado por sus vidas. Se borraron todos los malos momentos de su pasado, y sólo quedaban ellas dos y el roce de sus cuerpos.

21 de Enero de 2013.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Los relatos pasan como estrellas fugaces, apenas da tiempo a leerlos. Ya sabes que opino de este. Solo que esta vez, cercano el de Lucia en el que enlaza la mística con el sexo a través del yoga y releyendo el tuyo en el que las chicas alcanzan el Nirvana...me quedo pensando en los caminos del yoga.
  • http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Feliz cumpleaños, Gonzalo.

    Segunda parte. Podéis leerlo completo en http://480kmdepalabras.blogspot.com

    Con la ayuda y el apoyo de Venerdi.

    Venga, granujillas, comentad...

    Paula.

    Nadie se marcha para siempre.

    480kmdepalabras.blogspot.com

    1. La reina de los whiskys (LuciaC) 2. Un chupito de sobriedad (Venerdi) 3. Confusiones (Noelia) 4.Despertares borrascosos (LuciaC) 5.Me duele el alma (Venerdi) 6. El concierto (Noelia)

    http://480kmdpalabras.blogspot.com

  • 86
  • 4.26
  • 601

Soy una joven segoviana de 22 años de edad apasionada por el mundo de la literatura, a pesar de que mi futuro profesional se desarrollará en un mundo aparentemente opuesto.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta