cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

15 min
Penas de amor
Amor |
12.10.18
  • 4
  • 2
  • 1009
Sinopsis

Es como empezar un segundo duelo. Terminó conmigo el 22 de abril. En junio supe que ya estaba con otra, pero en julio él comenzó a hablarme y a vernos a escondidas. Así estuvimos hasta el lunes, día en que me bloqueó por enésima vez, porque tal vez algo le pasó con su polola, quizás se dio cuenta que ella es más importante y no valía la pena arriesgarse a perderla por mi culpa. Y es la primera en que yo no le he rogado que me vuelva a hablar. Estoy cansada, de su amor a ratos, de su confusión, de "ser la otra". De no ser suficiente para él, haga lo que haga, nunca seré suficiente.

No sé porque el amor que siento es tan fuerte. Porque me aferro a que todo será como fue al inicio, cuando él se quedó flechado de mí, cuando me escribía, me iba a buscar al hospital, me decía cosas lindas, me dedicaba canciones, cuando llegaba a mi casa de sorpresa. Ese amor que me llenaba de vida y felicidad y me hacía sentir tantas cosas nuevas.

Sé que tuve mucha culpa y lo asumo. No supe enfrentar de buena forma el tener una pareja por primera vez y por eso cometí muchos errores. Tenía arrebatos de estupidez, en donde me iba y lo dejaba solo, me enojaba y me iba a la otra pieza, lloraba por todo. No ponía de mi parte para vernos. Poco a poco, sin darme cuenta, él ya no era el mismo conmigo. Me decía que estaba gorda (y lo estaba, pero siento que no era la forma de decirlo), una vez que estábamos haciendo el amor me dijo "tira el aliento para otro lado" con asco. O aquella vez en el metro que me dijo que "me veía pobre", y yo venía saliendo de un turno de 12 horas, en donde no alcancé a contarle que fue un turno terrible, que murió un cachorro, pese a todo lo que intentamos. Si, estaba cansada, triste... siempre me ha afectado mucho que mueran pacientes en mi turno, porque pienso en mis gatos y perros... me puse a llorar y se enojó más... él ya venía cansado... lo noté apenas llegó, su cara al verme fue distinta... bueno, no quiso que siguiéramos hablando, aparte le daba vergüenza que llorara en la calle, porque la gente habla. O ya en el último mes de relación... ese día que pasó a buscarme y me dijo que "me veía cochina" porque estaba llena de pelos de mis gatos, de los que me despedí porque me iría a otra casa unos días. Me obligó a bajarme del auto y a cambiarme de ropa, porque "que iba a decir la gente en la calle". Luego de la charla de la higiene... "porque la gente no sabía que yo tenía gatos, solo pensaría que la polola de ese hombre andaba toda cochina, mientras él siempre guapo y arreglado" me bajé del auto... me cambié de ropa, y saqué lo que más pude los pelos que podían quedar. Me dolió, pero me callé y solo asentí... porque no quería que se enojara y me terminara... porque siempre, siempre... era mi culpa, por no hacer las cosas bien. Recuerdo tan bien ese día, porque mientras él hablaba de la importancia de la higiene, yo solo quería bajarme y decirle que se fuera solo... pero no lo hice, porque no quería perderlo.

Al pasar de los meses comenzó a cuestionar mi tratamiento, mi diagnóstico... todo. Pasé a ser de la mujer perfecta a alguien que no servía para nada. Su hermana, la que yo creía mi amiga, comenzó a decirle cosas y ella me decía cosas a mí... nunca estuvo de acuerdo y no entiendo por qué... si yo lo amaba con el alma... tampoco era suficiente para ella.

En septiembre, pese a que le dije que tenía unos días libres, él prefirió irse al sur con su familia. Lugar donde me dijo que mientras estuviera conmigo jamás volvería, porque allá vivía su ex. Esa semana fue a ver con su hermana una película que habíamos quedado de ver juntos... él mismo me enseñó lo importante de los ritos y era él ahora quien no lo cumplía.

Ese viernes, antes de irse a la playa, pasó por mi casa... me quedaría con él hasta el sábado... pero cuando le dije que no entendía porque no aprovechábamos de pasar juntos ese fin de semana, que yo le había dicho que tendría libres unos días... se molestó, negó que le hubiese dicho antes lo de los días libres, que él ya tenía el compromiso con su familia. No olvidaré su cara... su mirada llena de rabia cuando me dijo "Sabes qué más?, me aburrí, termino contigo"... y se fue... Yo entré a mi casa y solo me acosté a llorar, era tanto el dolor... mi mamá me decía que era solo una pelea, que él volvería porque nos amábamos. Esa noche no dormí nada. Y pensé que él recapacitaría y no viajaría, para solucionar nuestro problema. Pero él igual viajó. El domingo le escribí un mail, porque me había bloqueado de whatsapp. Como despedida... y él se despedía... no hizo ninguna lucha por recuperar la relación!!!. En ese momento debí darme cuenta que era momento de parar... pero no, le comencé a rogar... comenzamos a hablar de nuevo y cuando volvió del sur llegó a mi casa, me pidió que volviéramos y me fui a la suya.

Desde ahí todo fue distinto... ya no veía en sus ojos el amor de antes. Ese momento marca un antes y un después. Cualquier cosa le molestaba, se enojaba y me bloqueaba.

Si bien, le molestaba que yo me preocupara tanto de mi mamá, la familia de él siempre estaba primero... que el cumpleaños o santo de la abuela, que su hermana, que la prima... salidas al sur con su familia en los feriados largos en los que jamás me incluyó. Siempre habían comidas, onces, almuerzos en los que no estaba incluida. Claro, también venían los reproches, de por qué no compartía con su familia, siendo que el solo me fue excluyendo. En un principio a mí me costaba y le decía que no quería ir, porque hablaba cosas tan malas de su abuela, que me incomodaba compartir con ella... y en esa familia, todo giraba en torno a la abuela, por lo que nunca participé de sus celebraciones.

Pero pese a todo, me quedan los lindos recuerdos del hombre que me conquistó con detalles, el que me escribía cosas lindas, el que me hacía sentir la más afortunada del mundo. El que no tenía problemas en tirarse al suelo para jugar con las perritas. Aquel que me despertaba con el desayuno a la cama, que me preparaba almuerzo para mi turno y que me escribía a toda hora cuanto me amaba. Aquel que con solo un abrazo me cambiaba el día. Su olor y sus besos. Sus manos que me hacían sentir protegida.

Me cuesta asumir que ese hombre ya no existía... que ahora era más frio, más distante... cruel a veces al decirme las cosas. Y lo extraño. Extraño amar y sentirme amada por ese hombre que era perfecto para mí, aquel hombre dulce y bueno que me cuidaba y que tenía tanta paciencia. Con el que me proyecté y pensé que estaría toda la vida a su lado. Con quien me entregué pensando que sería el único, porque pese a que no creo en cosas religiosas, siempre pensé que el día que hiciera el amor con alguien, es porque estaría segura que él sería mi compañero de toda la vida. Me equivoqué.

A veces siento que no lo conocí lo suficiente, y yo ponía las manos al fuego por él. Nunca pensé que él se metería con otra en menos de un mes después de dejarme. No lo puedo entender y cada vez que se lo mencioné se enojaba y me decía "es que tu no entiendes"... ¿Qué es lo que no entiendo?... que signifiqué tan poco para él que pudo involucrarse inmediatamente con otra? Que fue capaz de besar y amar a otra en tan corto tiempo, después de decirme que él era de relaciones largas, que él no se metía con una mujer si no sentía algo... entonces?... con ella sentía algo desde antes?

No sé, creo que se me habría hecho más fácil sobrellevar esto si él se hubiera quedado solo... porque cuando terminó por whatsapp la última vez, entre todo me dijo que no tenía tiempo para tener pareja, que quería estar solo. Tal vez él nunca entienda el daño que me hizo saber que ya me había reemplazado. Ese día, que leí su respuesta a un correo que yo (ilusa) le había mandado, pensé que moriría... y tuve la primera crisis de pánico. Fue tal el dolor... pensé que el corazón se me rompía... porque siempre, pese a la tristeza, pensé que él me amaba y quería volver, pero que necesitaba tiempo. Nunca pensé que él podría comenzar una nueva relación tan pronto. Nunca pensé que este amor podía tener fin.

Tal vez yo veo el amor de forma distinta, porque nunca me había enamorado y él fue mi primer todo. Me entregué con todo e intensamente porque estaba segura que era el hombre de mi vida. Le creí cada palabra que me dijo, que jamás me abandonaría, que jamás se metería con otra, que jamás me dejaría de amar, que siempre estaríamos juntos.

Una parte de mí se aferra a que todo esto es una pesadilla, que él volverá a verme como lo hacía antes. Que volveremos a estar juntos, que yo seré la mujer de su vida... Es tonto, si sé... pero la realidad duele demasiado... duele amar a alguien que ya no te ama. Duele saber que fui responsable y que lo asumo, pero que ya es tarde y no me deja oportunidad de intentarlo de nuevo. Duele escuchar y darse cuenta que para él fue una mierda de relación, casi un suplicio, porque solo recuerda las cosas malas y solo eso sale a flote y que yo tengo la culpa en un 100%.

Duele hacer el amor a escondidas, engañando a una persona que no tiene la culpa, engañándome a mí misma, decirle te amo y que me responda con un "lo sé"... duele pedirle una oportunidad y que me diga que ya no siente lo mismo que antes, que ya no se proyecta conmigo.

"Y por qué quieres volver con alguien que no está conforme con lo que eres y que te trata así?" - me preguntó la Vale...

Porque lo amo. Porque creo que si hay amor, todo es posible... porque para mí las relaciones no son desechables.

"Lo de él fue enamoramiento, que es una etapa química del cerebro... pero no se enamoró, no te amo, por eso, cuando el enamoramiento bajó, comenzó a ver todo lo que no le gustaba de ti, y eso no es tu culpa... todos tenemos defectos y quien te amé de verdad, lo hace con todo, sin pretender cambiarte" - La Vale es sabia, bueno, las malas experiencias la han hecho aprender a costalazos.

"Si él sabe que tú lo quieres, pero él aún está confundido y no sabe lo que quiere... es porque no te quiere a ti, es duro, pero es la verdad... si realmente te amara no estaría con otra y teniéndote a ti de amante" - Volvió a decirme la Vale... y tiene razón. Si en el hipotético caso, que estuviera confundido, debería alejarse de ambas, no seguir con una y a la otra tenerla cuando quiera.

Entonces.... Por qué me dice que siente cosas, que soy importante para él si no es cierto?... Le doy lástima?... es porque sabe que yo por él estoy dispuesta a todo?... Por qué está con ella y no conmigo? Ella es mejor que yo?... es más bonita?... es más inteligente?... tiene una carrera y ambiciones?... tal vez no es una fracasada que a los 36 aún no tiene un título, como yo. Tal vez no le sobra peso, es más joven, tiene más experiencia, es más entretenida y no tiene que estar diciendole como hacer todo... tal vez lo hace sentir mejor? Tal vez le cae mejor a su hermana y a su familia?... No puedo parar de preguntarme tantas cosas... cosas que nunca pude decirle porque se molestaba o no me dejaba hablar. A veces, con tal de tenerlo cerca, prefería callar.

Y aunque me duela reconocerlo, aunque él diga que se preocupa por mí... eso no es cierto... de todas las veces que hicimos el amor en este último tiempo, el jamás uso preservativo... y yo la estúpida tampoco se lo pedí... pero si realmente le importara, me cuidaría... él sabe que tengo una enfermedad autoinmune. Él tiene relaciones con su polola... podía contagiarme de cualquier cosa y no le importaba.

"Y tu?... por qué no te protegiste? por qué no te cuidaste, podrías haber comprado tú los preservativos?" - Interrumpió la Vale.

Porque soy una estúpida. porque cada vez que lo hacíamos, yo me autoconvencía que él había terminado con ella o que no tenían relaciones. Hasta llegué a pensar que ella no existía y que era una forma de "darme una lección"... pero un día que estábamos en un motel, abrazados, el viendo el celular, comenzaron a llamarlo y salía la foto de una niña y él lo apagó rápidamente. Era ella... su polola... No alcancé a ver su nombre ni nada... pero me dolió escuchar el si cuando le pregunté si era ella.

Conmigo costó tanto que pusiera una foto como contacto de celular y a ella ya le tenía una. Nuevamente me pregunto... Habrá sentido cosas por ella antes de terminar conmigo?... por eso no quería ponerme en sus contactos como "amor"? y solo me tenía por el nombre?

"Ya no vale la pena preguntarte cosas, él es así y punto... solo tienes que sanarte tú y amarte, con todas tus cosas" - Me aconsejaba la Vale... pero es inevitable cuestionarme todo, pensar en que si yo hubiese sido distinta, él no habría dejado de amarme. Que si fuera flaca y bonita, con un buen trabajo, sin esta depresión, todo sería distinto.

Las ganas de morir siempre han estado y no es porque él me dejó... sino que es cansancio, de ver como todo se derrumba, sentir que todo se pone cuesta arriba. Que pese a que me tomo mis medicamentos y voy a los controles, este dolor sigue ahí... hay días en que no me deja respirar. El martes solo lloré y lloré en mi cama... porque me bloqueó... porque es triste darse cuenta que no significas nada para la persona que amas con el alma, porque se deshace de ti así, solo te saca de su vida. Es como cuando alguien hace la ley del hielo... es la peor forma de herir a alguien... ignorarlo, sacarlo de tu vida. Y él lo hace... y no quiero rogarlo, no quiero escribirle un mail para que me desbloquee... no quiero seguir mendigándole trocitos de amor. Pese a todo, no puedo odiarlo... solo desearle que sea feliz y que a mí se me pase esto, dejar de amarlo como lo hago, dejar de recordarlo y extrañarlo.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta