cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

11 min
Pensando En Ti
Amor |
30.04.15
  • 4
  • 0
  • 402
Sinopsis

Este es una pequeña historia de amor y un malentendido sobre el mismo, y bueno cuando tienes que conocer a alguien lo conocerás, solo no forces las cosas... Ya llegara

Todo comienza una linda y hermosa noche de otoño, friolenta, oscura, llena de estrellas y una luna hermosa, de las casas solo se veía la luz que se asomaba por las cortinas, las calles alumbradas por faroles, de algunas casas salía humo de las chimeneas…

Y en una casa alejada a lo lejos se veía una silueta, era la silueta de un joven, un joven que estaba sentado en su azotea, fumando un cigarrillo, y bueno, ese soy yo…

Me llamo Antonio, solo estoy aquí, con un cigarrillo en mi mano y con la otra juego con un revolver, girándolo y apuntándolo a mi cabeza, aguantándome esas malditas ganas de llorar, con las venas marcadas de frustración, odio, dolor, rencor… amor…

Y así es como comienza todo, con esa palabra del final “Amor”. ¿Alguna vez han estado completamente enamorados? Yo lo estuve, conocí una chica en mi colegio, fue raro, frecuentaba los mismos lugares que ella, hasta los mismos pasillos en mismos horarios y jamás cruce palabra alguna con ella, pero el día que la conocí, puedo decir que fue hermoso, recuerdo cómo iba vestida, el tono que llevaba en sus labios, como iba peinada, su aroma, su forma tan única de caminar, la forma de expresarse, sus manos, sus ojos, esos ojos, me flecharon desde el primer momento, desde que la conocí, puedo decir abiertamente que me enamore de ella “sin una ley, sin un horario” me la pasaba pensando en ella, le hablaba a mis amigos de ella, pedía consejos de cómo ganarme su corazón, su cariño y su amor, haría lo que fuese por estar con ella, así que me decidí… La invite a salir.

Finalmente llego el día, salimos todo fue maravilloso, platicamos, reímos, jugamos, nos abrazamos, mi corazón se aceleraba, no sentía pasar el tiempo cuando estaba con ella, caminábamos, me encantaba verla sonreír, me encantaba mirar sus ojos, me encantaba contarle acerca de mí, y me fascinaba escuchar acerca de ella, conocerla, saber su pensar, sus gustos, y yo solo pensaba…

“Yo no soy para ella, ella es algo superior a mí, ni siquiera tiene caso el decirle lo que siento, seamos realistas, ella jamás se fijara en mí, solo véanme…”

Sé que suena estúpido, pero ese era mi pensar yo platicaba con amigos, con amigas con demasiadas personas buscando una respuesta sobre el que hacer, como actuar, pensaba tan demasiado en ella que hasta el despedirme de ella era doloroso, era, era tan raro que ni siquiera puedo explicarlo y es que de verdad todo comenzó tan extraño, tan raro que no lo sé, me enamore perdidamente de ella sin conocerla, conforme pasaba el tiempo, conforme la conocía, conforme la veía, esto iba creciendo más y más pero al mismo tiempo me sentía raro, por lo mismo de que pensaba que ella no era para mí, me celaba al verla con alguien más, pero nunca hice nada al respecto, solo me quedaba en silencio, pensativo reprimiendo todo, cuando finalmente llego el día, ese día que yo tanto estaba esperando, me levante de la cama, me di una ducha, me puse mi mejor ropa, me peine, lave mis dientes, Salí con muchísimo entusiasmo a la calle, compre un ramo de rosas con un gigante y hermoso girasol, iba pensando que le diría, y cuando finalmente llegue, ella estaba con otro chavo, abrazados, besándose, me destroce sentí que morí por dentro, Salí corriendo pensando tonterías, quería esconderme, alejarme de todo, no tenía con quien hablar, a quien contarle, llegue a un parque, lleno de ira comencé a golpear un árbol que estaba cerca hasta que comenzaron a sangras mis nudillos, me senté en una banca que estaba cerca y el llanto comenzó a surgir, recargue mis brazos sobre mis piernas y encima mi cabeza, viendo al suelo, viendo como mis lágrimas y mis esperanzas se azotaban contra el mismo, trate de calmarme para pensar claro lo que había pasado y el porqué de mi actitud, cuando comenzó a llover…
- Lo único que me faltaba…

Decidí no enojarme más, solo me estire y me “Desparrame” sobre la banca que estaba, pies cruzados, manos estiradas y mi cabeza viendo al cielo

-Al menos ya no se notan mis lágrimas (Pensé…)

Solo veía las nubes pasar, las gotas de lluvia mojándome, los pájaros volando para refugiarse, las ardillas trepando los árboles, las ventanas cerrar, las señoras corriendo por su ropa, las madres con sus pequeños corriendo buscando un refugio o metiéndose a sus casas, después, todo era silencio, paz, y el sonido de la lluvia, me sentía relajado metí mi mano dentro del saco directo a la bolsa de la camisa y saque un cigarrillo, me costó trabajo prenderlo pero lo logre y ahí estaba yo… SOLO, en medio de la nada, bajo la lluvia, tenía frio pero no lo sentía por lo que pensaba, a lo lejos empecé a escuchar un sonido único e inigualable, como cuando era niño y brincaba en los charcos de agua después de llover, levante la mirada para ver que ocurría, era una joven que corría con su abrigo sobre la cabeza no le mostré importancia y volví a mirar hacia el cielo y cerré mis ojos…

Después de unos segundos deje de escuchar ese taconeo y el ruido del agua, y en voz baja dije:

-Genial estoy solo de nuevo (En forma sarcástica)

Pasaron escasos segundos, quizá minutos, había perdido la noción del tiempo cuando me comencé a sentir raro, abrí mi ojo izquierdo y vi parada a aquella chica justo enfrente de mí, me acomode en la banca, me limpie la cara y le pregunte muy sutilmente…

-¿Se te ofrece algo?

No contesto y reitere mi pregunta con un tono más fuerte…

-¡DISCULPA! ¿Se te ofrece algo?

No dijo nada, solo me miró fijamente mientras me estiraba su mano lentamente, yo no sabía qué hacer ni que pensar, estábamos solos en aquel parque, y solo éramos ella, la lluvia y yo,

-Qué más da (pensé)

Así que tome su mano, era extraño, estaba hecha una sopa, pero estaba muy calientita, comenzó a correr jalándome con ella

-¿A dónde me llevas?

Solo déjate llevar, no preguntes.

-Estás loca, eres una desconocida, ni siquiera se tu nombre

Mariana, mi nombre es mariana

-Mucho gusto Mariana mi nombre es Antonio

Si lo sé, se mucho de ti, se por lo que pasas, sé muy bien quien eres, se porque estabas sentado donde mismo y se la razón de ello

No dije nada y seguí corriendo a su lado, tampoco sé por qué lo hice ni mucho menos el porque me deje de sentir inseguro y en mi entro una tranquilidad inmensa, hasta había olvidado el frio que tenía.

Pasamos casi toda la tarde juntos y parte de la noche, llegamos a una cafetería para entonces ya habíamos platicado un poco más, comencé a contarle chistes pero no reía ni siquiera hacia un gesto amable, saque mis mejores trucos y era igual, solo movía su café tratando de enfriarlo un poco, le pregunte que si tenía novio o algo por el estilo y fue ahí en donde comenzó a llorar con toda la sinceridad del mundo

-¿Qué tienes? ¿Qué pasa? ¿Acaso dije algo malo?

No perdóname, no pasa nada (Con voz cortada y limpiándose las lágrimas de los ojos)

Mejor, cuéntame tú, que hacías en el parque, pase mucho tiempo observándote y no te movías mucho… ¿Por qué llorabas?

-Creo que no tiene caso el hablar de eso…

Claro que tiene caso, todo en esta vida tiene caso, las cosas no pasan por “nada” si fuese así, crees que estaríamos juntos tú y to en estos momentos, juntos, bebiendo una taza de café, crees que hubiéramos coincidido en el parque… ¿CREES que hubiéramos pasado esta tarde juntos? Dime, realmente lo crees…

-Pues no

Entonces, dímelo, tu que sabes, quizá esta pudiera ser la última noche que nos veamos, tú no sabes si el día de mañana estaré o nos volveremos a ver tú no sabes si realmente mi nombre es Mariana, me puedo llamar Karen, Melissa, Flor, y tú no lo sabes, solo imagina que estás hablando contigo mismo y solo dejas salir ese dolor…

 

*Sacado de onda y un poco pensativo comencé a contarle todo nuevamente aun no me explico porque hice todo eso, pero no puedo olvidar su mirada cristalina exclamando sinceridad, no olvido sus manos, su voz, su forma tan única de hacerme sentir, pero aun no puedo sacar de mi mente el acontecimiento de la mañana, eso paso a destrozarme más, no sé qué pasa, no sé qué hacer, no sé nada…

Y por eso estoy aquí, sujetando mi revolver, un cigarrillo y una copa de whisky…

Sigo girando el revolver apuntándome en la cien, llorando, de frustración, he dejado una nota sobre mi escritorio, tomo mi copa de un solo sorbo, aviento mi cigarrillo, cargo el revólver, me lo pongo en la cien y cuando estoy a punto de jalar el gatillo…

Sentí que algo o alguien me tapo los ojos, y una voz tenue y suave, me dijo:
 

-no tienes que hacerlo, ella te espera, ve a su casa…

Sabes de quien hablo y sabes que yo no existo… Te quiero, se feliz con ella…

 

Cuando recupere la visión de todo mi revolver estaba en el suelo sin balas, el teléfono de la casa comenzó a sonar, corrí a contestarlo

-¿Alo?

Antonio, eres tú?

-Sí, ¿quién habla?

Necesito que me vengas a ver, estoy destrozada, en la mañana no me diste tiempo de explicarte lo que paso… Déjame hablar contigo

-Anam claro que sí, salgo para allá…

 

En el camino me di una vuelta de más pensando cosas raras, pensando e imaginando lo que me diría

Me decidí al tocar la puerta, camine hacia a ella pero la vi sentada en un pequeño columpio, así que me acerque, tenía los ojos “borrosos” de tantas lagrimas quizá, y la mirada perdida…

-¿Estas bien?

Tony… algo paso, me sucedió algo muy extraño, estaba dormida, y tuve un sueño muy raro por cierto todo parecía tan real, estaba vestida completamente de blanco, descalza, y solo había un camino, que era el de tu casa…

Había algo, no sé qué, pero ese algo me llevo hasta allá, entre a ella, y todo era obscuro, y tenebroso subí las escaleras y quise entrar a tu cuarto, no pude, estaba cerrado con llave, de un momento a otro estaba en la azotea…

Y tu…

Y tu….

-¿YO QUE?

Estabas a punto de suicidarte… y se la razón del porqué, y quiero decirte, que a quien realmente quiero es a ti

-¿De qué hablas?

Tus amigos me dijeron todo, aparte en dicho sueño una chava me lo dijo, es la que me llevo hasta allá….

-¿Cómo era la chava?

¿Acaso eso importa?

-Todo en esta vida tiene importancia….

Quiero decirte, que el chico de la mañana, no es nadie, me beso y cuando me quite lo abofetee…

Perdóname… Realmente te quiero y no quiero perderte….

-No tengo nada que perdonar solo quiero que… *La besa apasionadamente*

Pasaron días, meses, años, y yo solo veía crecer ese amor día con día…

¿Que puedo decir?

Solo que no hay que anticiparse a lo que pueda ser y darlo todo por el todo, arriesgar “No todas serán victorias, pero si no arriesgas como lo sabrás”?

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • ¿Han estado enamorados alguna vez? Han amado tanto que han perdido la cordura y la razón...?

    El amor es una cosa tan grande que hasta la muerte lo sabe y nos da una oportunidad para enmendar los errores, siempre dile a esa persona especial lo mucho que la quieres uno no sabe lo que pasara, y siempre hay que estar preparado para la muerte... Yo lo estoy, y ustedes?

    Esperen la segunda parte de "Pensando en ti" y esperen mas aportes de mi parte, espero les gusten

    Este es una pequeña historia de amor y un malentendido sobre el mismo, y bueno cuando tienes que conocer a alguien lo conocerás, solo no forces las cosas... Ya llegara

    Solo espero les guste y den criticas constructivas o decirme en que me fallo o cosas asi, esperen mas de mi parte :D

Me gusta escribir <3 creo que en cada historia dejo parte de mi ser o eso intento, soy creativo, romántico; me gusta la poesía, quizá puedas conocerme mejor :3

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta