cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
pequeño ensayo sobre el amor
Amor |
09.02.13
  • 4
  • 6
  • 2348
Sinopsis

Un desvarío previo a San Valentín.

Uno de mis mejores amigos lo está dejando con la novia. Dice que esta vez es la definitiva pero lo cierto es que llevan así más de un año. Primero se enfadan muchísimo, se llaman de todo, se mandan a cagar a la vía y se dicen que no se quieren volver a ver nunca jamás. Al día siguiente quedan para hablar, más tranquilos, acaban prometiéndose darse un tiempo, pasan un día o dos sin verse, sin llamarse, sin escribirse y al tercero follan como perros.

 

Se quieren, digo yo, pero lo que más les pesa es el miedo a quedarse solos.

 

El amor. Miranda dijo el otro día que soy un enamorado del amor. Prefiero "estudioso" o algo así. Para estar enamorado tendría que amarle y no le amo, le odio, odio a ese hijo de puta, loco y desagradecido impresentable.

 

El amor, como iba diciendo. Ese mágico sentimiento. ¿Cuál es su misión en la vida? Yo tengo mi teoría: los animales no se enamoran. ¿Por qué razón o motivo? porque no son inteligentes. ¿Y enamorarse es de ser inteligente? ni muchísimo menos.

 

Control de natalidad, esa es la clave. El día que decidimos curarnos nuestras enfermedades y aprendimos a mantener a raya a nuestros depredadores empezamos a tocar el toto a la Madre Naturaleza. Si queríamos vivir más tiempo tendríamos que nacer menos. El sexo sin compasión y la reproducción indiscriminada tocaban a su fin, lo siento amigos.

 

Así que decidió que empezáramos a obsesionarnos con una sola persona, que sintiéramos una fijación que haga que no deseemos a nadie más, que retozar con otros pase a tener el mismo interés que comer mierda más o menos. Que nos veamos superfelices hasta la dependencia y lleguemos a pensar que moriríamos si él o ella no estuviera.

 

Luego tuvo que inventar las hipotecas, los trabajos mal pagados y las facturas de la luz y el gas para que no quisiéramos tener quince cachorros con esa misma persona tampoco, pero ya había conseguido que, en la mayoría de los casos, dejáramos de inseminar por aquí y por allá.

 

Lo que pasa es que esto ocurrió hace miles de años. Ahora hemos inventado los condones, las píldoras, las vasectomías y la vuelta al cole. Ya no somos una amenaza, ya somos mayorcitos, ya podemos vivir sin amor, ¡abajo el amor!.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta