cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Pide un deseo
Terror |
25.09.16
  • 4
  • 1
  • 1077
Sinopsis

Cuidado con los deseos. A veces se cumplen.

Abro los ojos. La oscuridad es casi más penetrante que cuando permanecían cerrados. Trato de alargar los brazos, pero algo me lo impide. Mi pulso empieza a acelerarse y creo que me falta el aire.  No puedo mover las piernas. Mi corazón late tan fuerte que retumba en el eco de esta estancia que se me antoja cada vez más pequeña. Trato de alzar la voz, pero no me sale ni un mínimo suspiro. Tengo mi boca sellada. Cierro los ojos de nuevo, muevo mis pupilas y viajo por el interior de mi propia oscuridad. Una vez leí algo sobre la parálisis del sueño. ¿O era la fase REM donde el cerebro plenamente consciente nos mantiene paralizados? Debo de estar todavía soñando. Mi pulso se va normalizando. Aferrándose a esa posibilidad. Abro los ojos, o eso creo. Y espero. Y espero. Y desespero. Le grito a mi cerebro que ya he dejado de soñar, que ya estoy despierta y que me deje al menos moverme, buscar la luz, porque de algún modo debo escapar de esta pesadilla. Y en mi grito interno noto un movimiento ajeno. Siento que ruedo, y caigo un  pequeño escalón. ¿En qué clase de pesadilla estoy que llego al estamparme contra el suelo? ¿Mi mente no debería despertar en la caída? Mis mejillas sienten un tacto suave y aterciopelado y de pronto, una voz. Agudizo el oído y el olfato. Son los únicos sentidos que tengo como arma defensiva. Es una niña con olor a nube de algodón y chocolatinas. Quiero gritarle que me saque de aquí, que pida ayuda al menos, pero mi estúpida boca sigue sin poder emitir ningún sonido. Empiezo a llorar, pero no tengo lágrimas. Froto de nuevo mis mejillas por el suave suelo aterciopelado, consolándome a mí misma, aferrándome a algo que me recuerda y transporta a lo ahora ya añorada realidad. Tiene tacto de rojo, o rosa… Se me enciende una aterradora y cada vez más latente idea…

 ¿Estoy enterrada en vida?

Llega de pronto una luz casi tan cegadora como la propia oscuridad. Una melodía melancólica replica en mis oídos. Mis mejillas dejan de notar el suave terciopelo y noto por el viento que vuelo. Tardo en percatarme de que son unos ojos gigantes los que me miran. Vuelo de nuevo hacia atrás y ahora con perspectiva sé que llevan consigo un rostro. Soy Alicia en el País de las maravillas y ella debe de haber bebido la pócima de la grandeza. Sus descomunales manos me sostienen en el aire y yo, yo voy vestida de bailarina. Tengo los brazos alzados y mis pies de puntillas. Estoy muy absorta como para sentir. Hasta que me posa sobre un cristal y bailo al son de una música que suena a demasiadas revoluciones para mis pequeños oídos. Yo doy vueltas infinitas y mis ojos solo alcanzan las ráfagas rojas del terciopelo donde yacía.  La música es cada vez más lenta y mis movimientos son ahora más suaves, hasta que suena la última nota y quedo frente al espejo. Recuerdo de pronto mi último deseo a una estrella fugaz: “Daría mi vida al diablo, por ser bailarina”.

Mi amiga gigante vuelve a darle cuerda a la música y yo emprendo un nuevo y embravecido baile sobre el cristal. Hasta que se cansa de observarme, me toma en sus manos y me deja con cuidado sobre el terciopelo rojo. Se apagó la luz de nuevo. Silencio, tristeza, oscuridad.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 16
  • 4.53
  • 212

"En las profundidades del invierno finalmente aprendí que en mi interior habitaba un verano invencible" -A. Camus-

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta