cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

6 min
¿Podria? ¿Deberia?
Varios |
03.08.15
  • 3
  • 1
  • 444
Sinopsis

Se suele asociar al dolor del duelo con la perdida... y con la muerte... Pero quiero plantear algo distinto, el dolor.... de que alguien sobreviva.

30/09/2011 - Mi padre tiene un accidente y a mí no me importa en absoluto.

Lo visite, esta violeta e hinchado. Le saque fotos.

02/10/2011 - Mi padre está mejorando y saliendo de terapia intensiva y todavía no me importa en absoluto. (De hecho, creo que me decepciona un poco.) Cree que Ricky Martin es amigo suyo y que yo canto con Madonna.

07/11/2011 - Mi padre está volviendo del hospital y yo deseo con todo mi cerebro que la ambulancia tenga un accidente camino a casa. Acabo de darme cuenta de que en realidad si me importaba.. No sentía indiferencia, no me daba lo mismo.

.-Yo quería que mi padre muriera. Yo necesitaba que mi padre muriera.- Le dije.

-Bueno pero NO murió y tenes que hacer tu vida-

-Lo hago pero ella siempre lo eligió a el y eso me mata un poco todos los días-

-Ella quien?-

-Mi vieja, quien va a ser?-

-No se, alguna de las amantes de tu viejo, tu ex, la vida...-

-No me cambies de tema, a mi me pone mal que MI vieja siempre lo haya elegido a el, antes que a mi, antes que a mi hermano, antes que a su familia, antes que a todos. A nosotros, todos los que NO somos el.-

-pero ahora vivís sola y es buena la ruptura con los padres, es natural.-                                                           

-No es bueno ni natural lo que viví en esa casa-                                                                                                                      

-Ya no estás ahí-

-Pero mi hermano si, ella si.-

-El no.-

-Pero el está EN ella, puedo verlo a él en su amargura, en sus comentarios crueles, en su histeria, en sus gritos.. y eso es porque ella cambio de casa pero no de situación, sigue viéndolo, sigue hablándole, sigue aguantando toda su mierda y sigue eligiéndolo antes que a mí, me dijo que no volviera mas a casa! 2 veces!-

-Quizás debiste hacer caso a la primera, fue positivo para vos desprenderte de todo eso, te veo mejor, te veo bien-

-Pero yo la quiero... y a mi hermano.. y a mi tía...- Digo cuando se me empieza a quebrar la voz.

-Bueno, acá tenes las recetas y tu credencial, son 400 pesos, y nos vemos la próxima semana te parece?-

-Los extraño..- Sollozo.  - Ah si.. No.. Mejor dentro de 2 semanas.-

-Perfecto, ya te agendo... Te dejo mi numero, cualquier cosa que necesites, a cualquier hora.. me llamas?-

-Tengo tu numero. Si, si... Gracias-

Pero no llame. Yo sabía desde los 18 que si pedía ayuda en este estado me internarían para sufrir inmovilizada y drogada sin molestar a nadie normal. Y yo sabía desde los 9 años que los psicomedicos no podían ayudarme cuando yo estaba así de mal, que de nada serviría ninguna palabra o presencia cuando los fantasmas me atacaban y las regresiones y los saltos en el tiempo me desgarraban desde adentro arrancándome todo lo que nunca tuve, todas las sonrisas que me fueron negadas a lo largo de tantos años, la confianza, la seguridad, las noches de sueño que me fueron arrebatadas por las pesadillas, el miedo, la angustia y otras cosas incluso peores de las que es mejor no hablar, los detalles morbosos son innecesarios y dañinos. Por lo tanto, no lo llame a él ni a ningún otro profesional de la salud mental, de esos que tenía a mano. Y hundiéndome en la disforia volvió a mí este pensamiento viejo y recurrente... Podría..? Debería..? Sentí  la luz cálida del sol sobre mi desvanecerse en cuestión de segundos cuando comprendí que podía y debía... Obtener algo de paz.

La luz se había cortado y encendí una única vela para refugiarme de la densidad negra de esa noche de verano pero poco pude hacer, la lobreguez que me rodeaba se abalanza sobre mí y me engulle. Estoy consciente de que un día volverá a amanecer pero no creo que yo lo vea, para mi esta noche es eterna y las lagrimas me dejaron ciega. Todo se resume en aceptar que se termino. Mis proyectos y deseos y todo lo que alguna vez fui se drena de mi a través de una herida que yo misma he abierto pero sé que había más gente ahí, guiando mi mano. Creo que podría reconocer sus rostros si los mirara a los ojos algún día. Sé que mañana podría mirarlos a los ojos si pudiera levantarme y salir de este lugar. Trato de mantenerme tibia pero sigo enfriándome, me pregunto porque mi madre permitiría que esto me pasara. Mi mundo entero es el dolor atravesándome y anidando en mí, lo mejor que puedo hacer es convertirme en nada más que un recuerdo que eventualmente se perderá en el tiempo y morirá con las personas que me conocieron.

Después de que todo esto pasara y el sol finalmente se asomara y su luz se filtrara a través de los múltiples agujeritos de la persiana entreabierta sobre mi cuerpo sin vida, pude entender todo, ver todo, saber todo y sentir nada. Mi madre se despertó, se lavo la cara, se vistió para trabajar y desayunaba con mirada abatida hasta ser interrumpida por el sonido de su celular, sus pensamientos se disiparon y contestó, era su perverso y lisiado marido, que con gritos e insultos le pedía ayuda para sacar a una familia paraguaya que se había instalado en nuestra quinta. Su expresión cambió, agarró las llaves del auto y salió del departamento, la pude ver desde todos los ángulos cruzar el estacionamiento del country con la cartera en la mano, columpiándose en el viento y entrar en su vehículo hablando a los gritos y con el seño fruncido. Cuando anoche la llame ella no agarró las llaves del auto... Ni siquiera amagó, ni titubeó... hablamos, le pregunte si podía.... si debería... matarme? Ella dijo que si. Y yo no puedo entender ¿por qué mi madre...? Es el único saber que se me ha negado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Esta en tus manos, es tu decisión, podes leerme, escucharme, mirarme, preguntarme, seguirme, hablarme, escribirme o no :) Soundcloud: https://soundcloud.com/cosmeck-fulanitock Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCvQloJnwjkgBH_LKd4aBbgA Ask: http://ask.fm/CosmeckFulanitock

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta