cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Poemas XLIV
Poesía |
13.07.19
  • 4
  • 1
  • 483
Sinopsis

Nuevos poemas, espero que les guste

Noticia de un suicidio por la tarde

 

Hoy me enteré que alguien que conocí se suicidó,
así de tajante
el tiempo se cortó
no puedo describir lo que sentí
porque no fue ni angustia, ni tristeza,
fue un conjugación de sensaciones anómalas

Es verdad que hacía años que no lo veía
que nunca tuve un trato tan profundo con él
pero el filo de la muerte,
y más aún del suicidio, penetró en mi mente

Es la segunda persona conocida que se suicida este año,
son solo eso, conocidos, pero sabrán interpretar
cómo se desorienta la consciencia

Ahora es solo un recuerdo,
un recuerdo marcado que involucra al fútbol
en una infancia que hoy parece tan lejana como cercana

Capaz envejecer es haber conocido a más cantidad de muertos
cuando muere alguien de tu edad, son pequeños avisos,
recordatorios, de algo que no se tiene que olvidar nunca

Somos esa finitud que se traga con el café
somos los recuerdos que dejaremos en los otros
aunque también somos nuestras consciencias

Hace algún tiempo había mirado algunas de sus fotos,
y en retrospectiva miro unos ojos igual de incomprendidos
La mirada de un suicida, suena con la energía del tabú
es un mirada feliz, pero incomprendida
O será que esos ojos funcionan como espejos
funcionan como retrospección de nuestras preguntas

Todo es absurdo, y eso lo descubrí hace bastante
no me produce mucho,
pero día a día me sorprendo un poco más de todo

Sigo viviendo, escribiendo cosas, escuchando discos
y sin ninguna conclusión al respecto

 

Ensueño nocturno

 

Mastico el espanto,
entre principios coexistentes
híbrida influencia de la memoria
se tiñe la noche, con los versos que improviso

Nada nuevo en la madrugada
silencios extraviados
melodías nostálgicas
letras afligidas

Reposa la quietud dormida
la espontaneidad se auto origina
serpentean las ideas
mientras la hora cero se aleja

¿No oyen un trastorno súbito,
una trampa impuntual,
una solución a destiempo?

¿No oyen lo que yo escucho,
un delirio cómodo y desorientado?

 

Sonido para sordos

 

Cómplice sinfonía
sonido externo,
suelo definirte ambiguamente
porque no sé cómo describirte

Todo concuerda,
un ritmo hermano,
me siento solo, ajeno
y acompañado

Torpes palabras que utilizo,
mundo de los dos,
encuentro anónimo
susurro turbio, que el viento borró

 

Título robado

 

Suspensión de las partículas
tierra, viento y poesía
oración de los olvidos

Se acerca a paso afinado
la tierra se disolvía
uno, dos, tres, cuatro,
rítmico contraste

Cambalache de contextos
lunfardo moderno
silencios poéticos

Robo la luz de la verdad
las conclusiones titilan en la lejanía,
solo conozco lo que me muestran

Otra vez
un, dos tres, cuatro
sin comas el estribillo se deforma
aplaudo a destiempo
para marcar mi presencia,
descoloco a los presentes

Impaciente expresión del pasado
me guiña el futuro
me desconoce el ayer
inocentes miradas de descubrimiento

Experimento, con formas y contextos
ilusión, piedras y astronomía

No genero patrones,
me sacudo con remordimiento,
marco el ritmo,
una vez más,
para que nadie se pierda
un dos tres y cuatro

 

Referencia al pie de página

 

Porque los versos que leemos
ni son verdad,
ni son belleza

Año desconocido,
año actual
mentira desplegada
la única y mortal mentira

Porque experimentamos
un deseo que a veces no nos corresponde
somos una aventura en el mar
cuando ya no somos jóvenes,
y perdón que los incluya

Engañamos,
siempre que podemos
tímidos y escondidos
en una ilusión ajena

Porque los versos que leemos
ni son verdad,
ni son belleza

Abandonen la espera
me pertenece tu angustia
tu éxtasis, y tu extrañeza

Porque los finales que leemos
no son ciertos,
ni son bellos

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 124
  • 4.58
  • 49

23 años. Me gusta leer, ver películas clásicas, escuchar música, los deportes, viajar, etc.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta