cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Por ahogar promesas
Amor |
05.08.12
  • 4
  • 8
  • 1578
Sinopsis

Para el pobre Mario.

 

Mario me mira asustado y yo, tonta de mí, le prometo que le amaré todos los días.

 

Pobre loco enamorado: se ha convertido en un iluso borracho de sentimientos y yo, cansada de romper promesas, he vuelto a prometerme que no volveré a prometer.

 

Él me mira silencioso desde lejos y piensa que quizá creo que está hecho de aire y que no, que no le veo. Yo finjo que es así, pues ya no sé mirarle como antes y él se daría cuenta de que ya no tiemblo nunca.

 

Mario siempre lo sabía todo, pero no se daba cuenta de nada. Nunca se sentaba lejos y quizá esa era la razón por la que sólo tuvimos un sofá. Él me miraba a los ojos y me veía desnuda; desnuda de pensamientos, reproches, secretos y el pijama en el suelo en una milésima de segundo.

 

Siempre sonreía y yo nunca le vi llorar. Quizá por eso siempre creí que no había ente capaz de herirle y sólo me daba cuenta de que, entre todos los entes, yo era el más hiriente de todos cuando me encerraba en la nevera para congelarme las ideas y dejar tropezar mis pensamientos en su oscuridad. Cuando la nevera estaba cerrada siempre oía rugir la tristeza al otro lado. Porque Mario lo sabía todo, pero no se daba cuenta de nada. Todos los días me prometía que él también entristecía y, al mismo tiempo, me prometía que sonreiría siempre.

 

Me gustaba Mario cuando miraba por la ventana. Era como si el alba le atravesase la mirada a través de las ventanas.

 

Yo le había atravesado el pensamiento con promesas y acabé atravesándole el alma a puñaladas.

 

Quizá por eso aún me mira entre miedos y quizá por eso cada día me prometo que no volveré a prometer.  

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 12
  • 4.45
  • 396

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta