cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
¡POR QUE TODAVÍA TE AMO!
Amor |
29.12.17
  • 5
  • 0
  • 1166
Sinopsis

Creo que es en La literatura es fuego, donde MVLl dice que en el dominio de la literatura, la violencia es una forma de amor.

¡POR QUE TODAVIA TE AMO!

 

¡Así  te quería encontrar, desgraciado!  ¡No te vayas! No te hagas el que no me has visto canalla, no te escondas basura, amujerado, poco hombre, rata de dos patas. No huyas, a ti te hablo. Te estoy hablando a ti, maldito. No te hagas el que no me oyes o hago un escándalo para que esta gente sepa la clase de hombre que eres, cobarde.

 Yo fui tu mujer. Yo fui la mujer de este desgraciado cuando este hombre no era nada. Cuando recién llegó del último rincón del mundo a querer ser escritor, y no era nada, señores, nada. No tenía papel ni donde escribir, ni lapiceros, ni ropa que ponerse, ni siquiera un pan que llevarse a la boca.  Y quería ser escritor. Leía solo  libros viejos de quinta mano que encontraba amontonados y no salía a la calle porque no tenía ni un pantalón bueno que ponerse. Pero yo así me enamoré de él, cuando todavía era una chiquilla, una muchachita inocente, que no sabía con qué clase de hombre se estaba metiendo. ¿Sí o no, cobarde? Niégalo aquí, delante de la gente, a ver si puedes, canalla.

Sí, me enamoró porque era una chiquilla sin experiencia a la que le escribía poesías y le llenó de mariposas la cabeza. Y  yo le creí. ¿Te creí o no, basura? ¡Contesta siquiera eso! Abre la boca ahora. Niega que te quise a pesar de que mi familia me decía que eras un don nadie sin futuro. Mi mamá y mis hermanos, me lo decían: no te metas con ese inútil. Qué va a ser de tu vida. Pero yo, zonza,  chiquilla loca, lo defendí. Y pagué mis locuras, Dios mío. Debí estar ciega, debí estar sorda, para no pensar en nada. Y estuve con él.

¡Y lo ayudé! Lo ayudé en todo lo que pude. Yo le ayudé a conseguir  libros, le ayudé a conseguir su comida, hasta  su primer pantalón le conseguí, y si me hubiera dicho que nos escapáramos nos hubiéramos escapado. Pero este cobarde no  tenía valor para eso ni para nada.

Vámonos, le decía yo. Casémonos. Pero  él, no Luisa, que eres menor de edad, que dónde vamos a ir si yo tengo que estar en Lima, que tengo que establecerme, no tengo trabajo para mantener una esposa. Pero ojala fuera solo eso. No. Lo que en verdad quería era conocer otras mujeres, eso es lo que querías, ¿no, desgraciado? Conocer chicas  “intelectuales”, porque eso le gustaba.  Las “chicas universitarias”, las “profesionales”, no como la que  les habla. Y por eso mentía. Por eso engañaba, por eso se negaba. Porque  él es así, falso, aunque se diga ahora que es un señor respetado, un intelectual. Es el rey de la mentira, yo lo conozco, de tres palabras que dice cuatro son mentiras.

Ahora que es un señorón ya no se acuerda de todo lo que hice yo por él, de todo lo que le ayudé, de todo lo  que tuve que aguantarlo cuando venía borracho de revolcarse Dios sabe en qué lugares, con qué clase de tipas. He estado con mis amigos, me decía. Les ha gustado mi libro, vamos a buscar un editor, voy a publicar. Yo le decía para casarnos; pero no. No quería compromisos. Tengo que hacerme un futuro, decía.  Tengo que trabajar. Pero cuando salía no era conmigo, sino con los borrachos de sus amigos. Con ellos si se iba a las juergas. Porque lo que le gustaba era estar en las fiestas, en las presentaciones de libros, en las recepciones como esta, hablando de los escritores, de los premios, y no quería nada conmigo porque yo no sabía  de eso, y  le exigía.  Le aburría. Le cansaba que le exigiera vivir juntos, si ya éramos pareja; pero él no quería compromisos. Quería ser libre, decía.  Un escritor tiene que ser libre. Y entonces me di cuenta que con él no tenía futuro, que estaba desperdiciando mi vida, y lo dejé. Por eso lo dejé. Yo lo dejé a él; él no a mí.

Me fui con otro hombre que si me quería de verdad; que sí quería un futuro conmigo. Pero él no entendió eso ni quiso entenderlo.  Se le vino todo el rencor, el odio del que es capaz, porque él es así, vengativo y rencoroso.  Me buscó solo para decirme cosas horribles. Me escribía cosas feas. Y después, cuando salí embarazada, peor.

Me buscaba solo para insultarme, pero desde ese día que me vio embarazada ya no quiso saber nada más de mí.  Me crucé con él en el camino, pero ya no me quiso ni mirar. Y  cuando fui a buscarlo, ya no  quiso ni hablarme. Nunca me lo perdonó.

Dicen que quiso matarse,  que se ponía a llorar, que yo le había destruido su vida; pero que él me destrozó la vida a mí  no dice ni una sola palabra.

Solo sé que se encerraba para escribir nomás, y ahí empezó a publicar libros, y a ganar los premios.

Y ahí es donde empezaron también las  venganzas de este desgraciado, porque para vengarse si es bueno. Ahí empezó a decir pestes de mí, y de las mujeres, del matrimonio, del amor, de los hijos,  de la familia, de todo.  Ya no se acuerda de todo lo que hice por él, de todo lo que lo aguanté. Todo lo que pasamos juntos para él no vale nada. En vez de reconocer siquiera una vez que yo, Luisa, lo ayudé, le ofrecí mi vida, estar agradecido, vean todas las cosas malas que dice. Luisa la bruja, Luisa la puta, Luisa la perra sarnosa, Luisa la canalla sacavueltera, Luisa la tal por cual, todo lo malo de este mundo se llama Luisa en sus libros.  Las Luisas siempre son lo peor. Después de todo lo que le he ayudado, después de todo lo que he hecho por él, así me paga este desgraciado. Ya no se acuerda de sus primeros años este cobarde, que  no me dice las cosas de frente pero las escribe.

Yo lo busco para que me dé la cara; pero no me da. Si me ve, dice que no me conoce. No se acuerda.  Me cuelga el teléfono. Después que no tenía ni un pan que llevarse a la boca. Así me paga este ingrato, desgraciado.

Ahora si aparece en los periódicos, da entrevistas, se pasea con  las mujeres por aquí, por allá, persiguiendo a las universitarias. Pero en sus libros sigue  Luisa la perra por aquí, que Luisa la desgraciada por allá, que la puta vieja de la Luisa. Que la maldita Luisa. Solo se acuerda de mi nombre para decir porquerías.

Y cuando voy a hablarle, se esconde el muy cobarde. Y sigue insultando.  Sigue diciendo pestes de mí.

Hasta cuando vas a seguir así, oye. ¿Porque no te cansas? ¿Tanto odio tienes en tu corazón, tanta maldad? Dios mío, si algo te hice, te he pedido perdón. Le he pedido a Dios que me perdones. Si te hice algo lo pague, Dios mío. No te compadeces. ¿No te basta verme como estoy? Separada y con hijo. ¿No te basta haberme arruinado la vida? ¿No te apiada tu corazón, que  es tan negro y duro como una piedra? ¿No te cansa decir tantas cosas malas de mí? ¿Eso soy para ti?  Ah, ¿una perra, una puta, una desgraciada? Para que pongas eso de mí.

Habla ahora, di algo.  Contesta como hombre. No te quedes callado.

¿Por qué no me dejas en paz?

 ¿Por qué?

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 32
  • 4.55
  • 103

Escribomaníaco

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta