cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Potagia
Varios |
19.04.16
  • 5
  • 1
  • 532
Sinopsis

Un cuento de magia.

«Cuando un hombre tiene los cojones bien puestos no hay nada que se le ponga por delante, ni en la vida ni en el sexo.» dijo el Gran Marcelino una mañana de domingo mientras lo entrevistaban en una radio local.

La verdad: Hay que ser un chulo para decir cosas como esas; pero hemos de reconocer que, además de chulo, el Gran Marcelino era uno de los mejores magos del mundo y sus espectáculos atraían a miles de espectadores.

Gaspar no pudo escuchar la entrevista, estaba ocupado ultimando los detalles de la nueva ilusión de escapismo que Marcelino realizaría a la una de la tarde; la hora perfecta para congregar a miles de personas un domingo de verano en un acantilado lamido por el Mediterráneo.

El Gran Marcelino sería esposado de pies y manos por Gaspar, y encadenado a una argolla fijada dentro de una caja de madera maciza; todo esto a pocos metros del público y seguido por cámaras de televisión de medio mundo. Una vez encerrado en la caja, una gran pluma lo elevaría y lo dejaría suspendido a doscientos metros sobre una cala de arena blanca y aguas turquesas, desde donde estarían observando los servicios sanitarios y la policía marítima, esperando la caída libre que reventaría la caja, vacía, contra las rocas; dos minutos más tarde el Gran Marcelino aparecería saludando en una pantalla gigante desde en un velero fondeado a una milla de la costa y rodeado por más cámaras de televisión y más policía.

En realidad, el espectáculo fue un éxito, el Gran Marcelino desapareció de la caja, eso es indudable porque hoy, tres años después, el cuerpo aún no ha aparecido.

Gaspar se quedó sin trabajo, y cada noche aprieta fuertemente la mano de su mujer mientras se duerme con una sonrisa en los labios.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Nací humano; ahora tengo dudas.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta