cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Prestamistas
Drama |
11.06.20
  • 4
  • 0
  • 445
Sinopsis

Verónica estaba trabajando y de pronto la mala suerte.

Desde hace un tiempo un grupo de colombianos andan haciendo negocios en Guatemala, aquí en Petén por ejemplo, tienen farmacias en todos los municipios y gente colocando préstamos rápidos; rápidos y sin más requisitos que la firma. Eso sí, los cobros son diarios o semanales y con altos intereses. 

Prestamistas han existido toda la vida, recuerdo que cuando mi mamá trabajaba en el Ministerio de Finanzas era don Juan quien le prestaba dinero cuando tenía algún apuro, Juan Chucho le decían cuando a fin de mes pasaba cobrando.  Así son muchos; cuando hay necesidad buscan al prestamista y cuando les cobran se esconden y se enojan, olvidando que en su momento los ayudaron a resolver un problema.

Verónica trabajaba para los colombianos, la conocí cuando mi mujer estaba estudiando el bachillerato por madurez y ella era una de sus compañeras de clase.  Bonita patoja de unos 24 años, amable y alegre; puras risas y picardías.  Estuve en su casa en la celebración de la graduación de bachilleres, y por lo que vi y escuché, ella era el sostén económico de toda su familia.

Trabajando andaba, ofreciendo préstamos y pasando a cobrar donde tocaba, cuando en una de las casas que visitaba se llevó una sorpresa; la señora que había agarrado un préstamo le había tendido una trampa. En cuanto la vio llegar llamó a la policía con quien ya había hecho trato, el plan era acusarla de extorsión y ya no pagar el préstamo.  Cumpliendo su parte del trato, la policía se presentó inmediatamente y con prepotencia procedió a arrestarla.

Con las esposas puestas fue ingresada a la granja penal, le tomaron fotos y las huellas dactilares y así quedó fichada y en la lista de las personas con antecedentes policiacos.

Ese día por la noche anunciaron el Estado de Calamidad por la pandemia del coronavirus y se suspendieron las audiencias en los juzgados y las visitas a los privados de libertad.  De eso ya hace tres meses, pobre Verónica sin suerte, en que irá a parar.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 10
  • 4.43
  • -

Hombre de la tercera edad que cree que todavía las puede.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta