cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

23 min
Prólogo e Introduccion de mi Libro
Ciencia Ficción |
19.11.14
  • 3
  • 0
  • 487
Sinopsis

Veinte segundos, toda la humanidad contemplaba la cuenta atrás en sus televisiones, dispositivos móviles, en el metro, en los colegios, en las grandes pantallas publicitarias de cada gran ciudad, de cada pequeño pueblo. Miraban ignorantes como caían los números sin apenas imaginar lo que pasaría cuando el contador llegase a cero.

Hola a todos, estoy escribiendo un libro de ciencia ficción bastante ambicioso, quizas no esté preparado para algo tan grande, pero tenía ganas de hacerlo de una vez. Os expongo aquí el Prólogo con la base y explicaciones para poder entender la historia y su mundo. Me gustaría que opinaseis para conocer vuestro punto de vista y ver si encontráis alguna incoherencia y queda algo por aclarar. Gracias. El título de la obra aún no está claro :)

 

PRÓLOGO

Veinte segundos, toda la humanidad contemplaba la cuenta atrás en sus televisiones, dispositivos móviles, en el metro, en los colegios, en las grandes pantallas publicitarias de cada gran ciudad, de cada pequeño pueblo. Miraban ignorantes como caían los números sin apenas imaginar lo que pasaría cuando el contador llegase a cero.

Año 2111, el mundo crece a un ritmo desmesurado, la superpoblación obliga a las grandes metrópolis a expandirse aún más, consumiendo cada trozo de tierra edificable. En los últimos 30 años, los grandes científicos e investigadores han conseguido ofrecernos un modo de vida incomparable, inventos y proezas en la medicina que parecían inalcanzables, hemos conseguido curar el cáncer y la esperanza de vida ha aumentado en diez años. Envueltos en tecnología y comodidades sofisticadas, todos crecían y vivían en un sistema perfectamente ordenado.

Aunque agotamos todas las reservas de petróleo del planeta, conseguimos idear nuevas tecnologías para adaptarnos en un mundo tan saturado y avanzado. En el único viaje espacial productivo, de otros tantos, descubrimos un mineral que lo cambió todo, “Pirita de Hierro” fue decisivo para nuestro avance tecnológico, sus propiedades eran extraordinarias, aplicables en la construcción y robótica. Reconstruimos todas las carreteras y vías de transporte para hacer funcionar cualquier vehículo con electricidad, aumentamos el rendimiento de cada fuente de energía natural, el derroche no era un problema. Lo que hace unos años parecía un lujo sorprendente, ahora es algo cotidiano, cada edificio y cada hogar estaban automatizados y controlados por dispositivos móviles que todo el mundo llevaba como parte indispensable de su existencia, los vehículos funcionaban con energía gratuita. Tirion era una de las grandes y superpobladas ciudades del continente europeo cuyo paisaje parecía pintado de un blanco apagado y azul, excepto los grandes edificios de cristal cuya energía recibían en su totalidad del sol. Las calles estaban siempre limpias, había mucha seguridad,  grandes luminosos en cada esquina anunciando nuevos productos de estética y rejuvenecimiento, todo en armonía con el estilo de cada fachada, en simetría a las predominantes líneas rectas. Todo estaba controlado, todo… estaba en orden.

Desde cualquier punto de la ciudad se podía contemplar la majestuosa Torre Auris, situada en entre dos colinas al norte de la capital, hecha casi en su totalidad de pirita de hierro, este monumento al dominio haría  como centro masivo de datos y control. Todo controlado por el ineludible Gobierno Central, obsesionado por el orden establecido y la estabilidad de su sistema.

Melissa Patrick, última presidenta del GC, dirigía una sociedad industrial muy productiva y eficaz, económicamente estable gracias a las grandes fábricas y laboratorios de investigación, consiguiendo tener a todos los ciudadanos conformes y obedientes, despreocupados dentro de su linealidad cotidiana. Todas sus leyes autoritarias eran aprobadas de forma indiscutible, mientras no afectase a su modo de vida, todos estarían de acuerdo.

Durante el prospero año 2112 se aprobó la ley global “Pratman”, una ambiciosa iniciativa de M. Patrick que los distintos gobiernos consintieron bajo el pretexto de una necesidad inmediata de controlar a la población. Todo hombre mujer y niño del planeta debería implantarse un Nanochip de “protección y autocontrol”, totalmente inocuo e inofensivo. Su propósito, según la campaña anunciada por todo el mundo, “Nuestro objetivo es el de facilitar la seguridad y protección de cada uno de los habitantes del planeta, con este chip se podrá localizar a cualquier delincuente y a cualquier perturbador del orden que ponga en peligro nuestro sistema”, “Queremos que cada familia de Tirion se sienta segura, se sienta protegida y se sienta feliz”, ”Este microscópico dispositivo será vuestro aliado, previniendo enfermedades y nos ayudará a controlar nuestra salud para alargar nuestra vida”, y esto fue lo que los convenció. Cuando todo el mundo vio que podía alargar su vida, aún pareciendo inverosímil lo querían y lo aprobaban, las cuestiones morales habían quedado en un segundo plano. Pocos días después de aprobar la ley, se instalaron centros improvisados para la implantación del nanochip “pratman” (así es como lo terminaron llamando), en cada colegio, hospital, fábrica o lugar público, y en menos de un años, todos los habitantes censados de la tierra… estaban conectados. El Gobierno Central ya tenía el poder absoluto, desde Auris lo controlaban todo, una interminable base de datos con información de cada persona implantada, localización, estado anímico, actividades… Una fuente de conocimiento de un valor incalculable. Muy pocos eran los que dudaban del preclaro fin del proyecto, no era fácil expresar con total libertad la disconformidad con algunas de las leyes o prácticas de los gobiernos y ya circulaban rumores sobre algunas muertes súbitas en la ciudad, explicadas de forma incoherente por las autoridades, pero la gran mayoría permanecía callada, indiferente a todo aquello que reprima su cómoda existencia.

 Lian Scott era un portentoso ingeniero de etnia africana alto y delgado, sin pelo, con una mirada atenta de ojos oscuros y cejas arqueadas, describiendo una personalidad observadora y curiosa. Empezó a trabajar como ingeniero programador en el campo de la nanotecnológica dos años después de la entrada en vigor de la ley. Su labor consistía en controlar el flujo de datos de los chips que entraba en el servidor central. Tardo poco en descubrir algo inusual en el código, era el mejor en su campo, investigando y sorteando barreras de seguridad consiguió descifrar el código completo, no podía dar crédito a lo que estaba viendo, nervioso cerró todo y borro su rastro para que no lo descubrieran, intentó disimular y siguió trabajando como si nada. Esa misma noche sin poder dormir,  Lian pensaba en lo que había descubierto, “no tardarán mucho en averiguar que me he entrometido, y no van a hacerme nada bueno… todo el mundo tan ignorante sin saber lo que tienen en su cuerpo, yo ya estoy acabado, tengo que hacer algo” el dilema se hizo pesado en su mente y decidió actuar ante algo que le venía grande, pero inminente y sin vuelta atrás. Al día siguiente como un día normal de trabajo, empezó a escribir un código para introducirlo en el sistema, estaba sudoroso y sus manos escribían agiles, sintió una mano sobre su hombro  - Señor Scott - (escucho una voz firme) - Acompáñeme por favor -, sin responder dejo de escribir, se levantó mirando la pantalla y lo llevaron al despacho de Melissa Patrick. Se sentó frente a ella, estaba de pie mirando una gran ventana donde se podía contemplar la ciudad de fondo, la presidenta tenia una postura recta y firme, siempre vestida con pantalones y camisa blanca y azul, colores de Tirion, imponía su presencia siempre con gesto serio y con aires de superioridad, desde que se dio a conocer lucia un pelo corto y blanco resaltado por unos grandes ojos verdes sobre una fina cara piel clara y tersa a pesar de sus 47 años. A mi derecha había un hombre sentado con un traje gris perla y una corbata recta color azul, me miraba con media sonrisa que dejaba connotar unos pequeños hoyuelos en la mejilla. Hikari Tatsuya , del continente asiático, vanidoso y de apariencia calmada, llevaba siempre un pelo que le llegaba hasta el cuello muy bien peinado y brillante, era la mano derecha, asesor y consejero principal de la presidenta, decisivo para llevar a cabo la ley Pratman. Lian estaba inquieto, ella empezó a hablar.

Melissa - He dedicado muchos años de mi vida para conseguir lo que ahora ves ahí fuera, seguridad, trabajo, un sistema ordenado y limpio. He logrado que cada familia se sienta protegida y con una calidad de vida incomparable. (Mientras seguía mirando por la ventana).

Melissa - Yo quiero a esta ciudad, las medidas que he tomado siempre han sido por el bien de todos, somos una unidad, un gran equipo que funciona perfectamente sincronizado para proteger nuestro futuro.

Scott - ¿En serio?... Tan solo con presionar un botón, podéis acabar con la vida de cualquier persona, y eso no es lo peor ¿Por… por qué es eso necesario? (le respondió excitado).

Melissa - Control señor Scott, control. No podemos permitir un desequilibrio, una sublevación, no podemos permitir que se repitan los errores que cometimos no hace tantos años. (Aseveró mientras se sentaba frente a mí tras una larga mesa blanca)

Scott - La gente debe saberlo, nos habéis engañado, jamás hubieran aprobado la ley de ser conscientes de que sus vidas están en las manos de su gobierno.

Melissa - La gente no quiere saberlo, lo único que necesitan es dinero, distracciones y tener una vida cómoda y con todos los lujos que puedan permitirse. Yo les doy lo que quieren y tengo el derecho a tener el control.

Scott - Has condicionado la mentalidad de las personas a tu antojo, para tu beneficio. (Respondí enfadado y subiendo el tono)

Melissa - Les he dado lo que pedían, lo que querían, lo que necesitaban. (Gritó), solo eres un informático, y no voy a permitir que me cuestiones.

Scott - Sí, solo soy un informático, pero no puedo participar en esto… voy a acabar con esta falsa y con usted. (Con seguridad e ironía)

Melissa - (Sonrió con desmesura) No lo entiende señor Scott, no puede hacer nada, somos el gobierno central y usted un trabajador.

Scott - No podrás dete….

Acto seguido, antes de que Scott pudiera terminar de contestarle, una jeringa metálica atravesó su cuello a manos del vigilante que lo trajo, en segundos sufrió un paro cardiaco, sentado, sin apenas escucharse un ruido. Melissa le dijo al vigilante que lo quitara de su vista y se deshiciese de el. Hikari, se levantó y le dijo que no le había dejado terminar la frase, ella le contestó - ¿para qué?, ya he escuchado suficiente, adiós al problema. – Hikari asintió sonriente. Un hombre irrumpió en el despacho nervioso y muy desconcertado, - tenéis que ver esto, ¡rápido!- Salieron del despacho apresurados y el hombre los dirigió hacia un ordenador de la sala de control, en la pantalla no paraban de salir líneas de código.

 

Melissa - Que es lo que pasa, que significa este código

Hikari - Es un virus

Melissa - No, no en nuestro sistema, ¿ quien ha…?, joder, ¡hijo de puta!. Tienes que detenerlo

Hikari - (se sentó frente al ordenador)Dios mío, va a desactivar toda la red Pratman, va a desactivar todos los nanochips.

Melissa - Haz algo, páralo, páralo (gritó), si los desconectan morirán todos, dios todo el mundo va a morir.

Hikari - No responde ninguna función, este código desvincula el nanochip del huésped y lo apaga. Está bloqueado

Melisa - No, no puede hacer eso, una vez implantado se adhiere al sistema nervioso, desvincularlo los matará. (Cabizbaja y nerviosa)

Todos los hombres miraban lo que estaba sucediendo, lo escucharon todo, perplejos y confundidos no sabían qué hacer. En ese instante apareció un mensaje en la pantalla “todos habéis sido engañados” “dentro de vosotros hay un arma para destruiros” “os liberaré y volveréis a tomar el control de vosotros mismos”. Todo el mundo en cada rincón del planeta lo estaba viendo, Apareció el número veinte y comenzó la cuenta a atrás, caían los segundos y Melissa no daba crédito a lo que estaba sucediendo, su mirada se perdió en le vacío de los números, cambiando el gesto seguro y serio de su cara por el de la incertidumbre y el miedo, era inevitable, y solo unos pocos sabían lo que pasaría, tras vanos intentos de pararlo Hikari quitó sus manos del teclado y miró a Melissa, - No puedo hacer nada -. 3, 2, 1, “Sois libres”

Melissa e Hikari vieron como a su alrededor caían todos los trabajadores, desplomados en segundos tras agarrarse fuerte la cabeza y con señales evidentes de dolor en su cara, se escuchó en la lejanía como un leve terremoto, un sonido dantesco sabiendo que era producido por el impacto de millones de personas cayendo al unísono sobre el suelo, en sus trabajos, en sus hogares, en cada colegio… Trenes elevados descarriándose y atravesando varios edificios, aviones en picado caen en las ciudades, coches impactando contra todo, el fin más absoluto en 20 segundos, sin que prácticamente nadie pudiera preverlo o imaginarlo. Humo y fuego sobre la ciudad mas prospera y moderna.

Eran pocos los que sobrevivieron, los altos jefes y cargos importantes de los gobiernos no se implantaron este dispositivo de ejecución masiva. El 90% de la población mundial murió, de la minoría que pudo eludir a la muerte, algunos se volvieron locos, desquiciados sin propósito y extremadamente violentos, y a otros extrañamente no les afectó la desvinculación, quizás porque una minoría los rechazó de su cuerpo, o porque había algunos defectuosos. En cualquier caso, hay un gran vacío con millares de cuerpos sin vida en esta fastuosa ciudad.

 Solo quedan unos pocos y harán lo que haga falta por sobrevivir.

 

GOBIERNO CENTRAL

Después de la gran depresión económica que invadió el mundo, que lo sumió en el caos, en desabastecimientos de grandes ciudades y guerras civiles, los países se cuestionaron a si mismos, los gobiernos se veían indefensos para afrontar el futuro, los recursos empezaban a escasear de forma alarmante. Europa era el único continente más o menos estable, sus naciones, unidas bajo un mismo gobierno consiguieron prevalecer y estabilizar un sistema en que peligraba. Su desarrollo e industrialización ayudaron a solventar rápidamente la economía, trabajando para satisfacer la necesidad de otros territorios.

En un esfuerzo conjunto para salvar a la civilización de una quiebra absoluta, los grandes diligentes de todos los estados mayores, se reunieron en la capital Europea de Tirion para planear su destino. Tras años de discusiones y planteamientos sobre un mundo unido, la ambiciosa idea de una misma autoridad política común para toda la humanidad no era un disparate. En el año 2080 llegaron a una conclusión necesaria para todos, se establecería un Gobierno Central a favor del avance y el futuro de todos los seres humanos. En una aparente democracia, los ciudadanos votaron a los miembros y presidente de este gobierno que tendría  todo el poder ejecutivo, legislativo y judicial con jurisdicción en todo el planeta. Tras una década superando los obstáculos, rebeliones y oposiciones, consiguieron al fin estabilizar a un mundo que ya estaba hecho a la idea de vivir bajo una misma bandera, fue necesario para salvarlos de la autodestrucción, para consolidar una forma de vida digna, con trabajo para todos y sin hambre.

La justicia castigaba de forma severa a los delincuentes, se juzgaban a puerta cerrada y la divulgación sobre este tema en los medios de comunicación estaba estrictamente controlada. Se establecieron leyes muy estrictas para la convivencia en cada núcleo urbano, se reforzó mucho la educación y modernizaron los métodos para que los niños aprendieran más rápido y pudieran contribuir lo antes posible al desarrollo de cada nación, cada hombre y cada mujer tenía trabajo, todo estaba totalmente industrializado, avalado por un gobierno que invertía todos sus esfuerzos en la creación de políticas para el avance tecnológico y en la ciencia. Con el paso de los años todo empezó a informatizarse, a controlarse de manera cada vez más eficaz, las familias se acomodaban en sus hogares inteligentes y las ciudades crecían, se convertían en metrópolis, un edificio sobre otro, grandes estructuras de cristal, pero todo tenía un precio y el coste se pagaba con vaciar arcas de recursos de nuestra tierra, con el cielo conquistado por completo y el suelo saturado, la entrada de la Joven Melissa Patrick como presidenta del GC en 2098, supuso el inicio de la era híper moderna, tenía un enorme talento para influir en las personas y de persuasión, doctorada en psicología y otras carreras que logró en tiempo record gracias a su elevado nivel intectual, sus aptitudes humanas junto a su carácter ambicioso y obsesivo por el orden la convertía en líder ideal para salvaguardar los intereses a nivel global. Pronto empezaría a imponer sus leyes totalitarias enmascaradas con promesas de riquezas y bienestar social.

Dos años después, su gobierno se centró en explorar cada planeta de nuestro sistema solar, los años de dedicación en inversión en ciencia y tecnología dieron sus frutos en forma de naves capaces de recorrer millones de kilómetros en pocos meses. Conseguimos una vez más nuestro objetivo, todo lo que estaba a nuestro alrededor se podía explotar a beneficio de los humanos, encontramos un mineral en Venus que dio lugar a nuestra época de mayo apogeo. Y no la íbamos a desaprovechar.

 

PIRITA DE HIERRO

El mundo siempre ha soñado en conquistar el universo, en encontrar algo en la inmensidad oscura que nos pueda ser de utilidad. Y es cuando estamos al borde de agotar todo lo que nos rodea, el momento de lanzarnos a buscar desesperadamente cualquier indicio de esperanza. Sin importar el coste económico, a sabiendas de arriesgar el poco recurso que nos queda, decidimos lanzarnos en un viaje de cuatro años inspeccionando la composición de cada planeta de nuestro sistema solar.

Se creó un equipo de científicos e ingenieros para realizar la misión de exploración espacial, la llamaron la Operación GENOS, al mando del equipo estaba Hikari Tatsuya, uno de los mejores Ingenieros Geofísicos de nuestra época, perfecciono la tecnología para la obtención de energía geométrica, siendo hoy día una de las fuentes más productivas e imprescindibles de la tierra. Con todas las esperanzas depositadas en esta campaña, Hikari y su equipo recorrieron millones de kilómetros explorando la superficie de cada planeta, hasta llegar a Venus donde por fin encontraron indicios de algo esperanzador. Las primeras investigaciones no dieron importancia a la composición aparentemente inestable de un mineral que abundaba en su superficie debido a su ambigüedad. Su nombre “Pirita de Hierro”, pero al posarse en el planeta y poder tomar muestras reales de este recurso, tuvieron la posibilidad de investigarlo a fondo y descubrir su extraordinario potencial. Su composición básica se parecía a la del hierro, pero con numerosas peculiaridades en su masa atómica que lo hacían singular, más resistente que el diamante y mucho más ligero que el hierro, por lo que fue fácil transportar grandes cantidades a la tierra para comenzar su aprovechamiento. Sus utilidades eran casi ilimitadas, aprovechadas en la construcción para las estructuras, en la robótica y en la nanotecnología que avanzaron rápidamente convirtiéndose en el pilar fundamental de nuestro desarrollo y de nuestra economía. Se aprovecho concienzudamente en armamento y munición de alto rendimiento llamada “munición de Zeriones”, se podía usar como fuentes de luz en velas de pirita o como baterías inagotables. Siendo un material altamente conductor, se podían hilar filamentos microscópicos donde se podían cargar datos y configurar su comportamiento, gracias a esto pudimos crear los Nanochips Pratman.

Su enorme funcionalidad solo seria comparable por su alto precio, se comercio y se repartió por todo el mundo hasta que lo volvimos a agotar, pero Hikari Tatsuya consiguió clonar la composición de la Pirita de Hierro y pudimos producirlo en masa. Se convertiría en la principal fuente de trabajo en fábricas y centros de investigación, los beneficios nos impulsaron rápidamente, avanzando a pasos agigantados hacia un futuro que parecía muy lejano.

El mercado negro no tardó en aparecer, y crearon pequeños cubos de pirita que podían usarse en la vida cotidiana como fuentes de luz o de energía, como moneda de cambio, incluso de munición.

 

 

LA TORRE AURIS

Fue construida en el 2111 como símbolo de poder y de grandeza tecnológica, evocando al descubrimiento de la Pirita de Hierro, cuyo material se utilizo para construirla casi en su totalidad, con gigantescos paneles rectangulares y cuadrados de color verdiazul acoplados asimétricamente como si el objetivo fuera atravesar el cielo. En la noche se iluminaba y describía un paisaje de reflejos en las montañas digno de contemplar.

La Torre Auris era única en el mundo, tardaron seis años en construirla, innumerables ingenieros y obreros trabajaron en tiempo record para conseguir una de las mayores creaciones arquitectónicas de este siglo. Su altura sobrepasaba los 1.200 metros y la superficie era como una ciudad, llena de centros de investigación, fabricas, oficinas de donde han salido las mejores ideas y los mejores inventos que han conformado y diseñado nuestra vida tal y como es hoy. En ella estaba la sede principal del Gobierno Central, donde residía Mellisa Patrick desde su proclamación como presidenta. Desde este centro logístico mundial se planeaban todas las decisiones importantes sobre cada nación, aprobación de leyes y control socioeconómico.

Todo estaba conectado, la informatización y modernización de la vida hizo necesaria la tecnología que se desarrollo en la torre, un Mega Servidor controlaba todo el flujo de datos proveniente de cada parte del planeta. Por aquí pasaban todas las comunicaciones, cada interacción y movimientos que hacía cada ciudadano. Pero el potencial de la torre daba lugar a ideas mas ambiciosas y tangibles de poder y control, se aprovechó para dominar en secreto a la especie humana.

 

TIRION

Ejemplo de prosperidad y modernización, Tirion se convirtió en la capital mundial con la llegada del Gobierno Central donde está su sede. Centro neurálgico de la economía y todo el comercio internacional, este título otorgó a la ciudad un estatus de riqueza y posición elevada en la política. Lo que la obligo a aumentar la ciudadanía y sus fronteras.

Situada a orillas del océano atlántico, tenía el mayor puerto comercial, y destacaba en las aguas la construcción del primer barco ciudad con aeropuerto propio, un proyecto descomunal, pero necesario por la superpoblación. En la arquitectura de Tirion predominaba el cubismo y las líneas rectas, una ciudad prácticamente blanca y azul en contraste con las zonas verdes artificiales y las fachadas luminosas llenas de publicidad. La mayoría de edificios estaban conectados por puentes, y monorraíles elevados para el transporte público que recorrían toda la ciudad sobre las carreteras, vagones con capacidad para veinte personas, uno detrás de otro colgados en los raíles. Los coches eran eléctricos y se recargaban automáticamente por la inercia en movimiento gracias a las nuevas carreteras, la energía era gratuita y eso facilito mucho la vida en cada lugar. Una de las aplicaciones de la Pirita de Hierro es la optimización de las placas solares, haciendo que aprovechasen casi el cien por cien de la energía solar, por lo que todos los edificios obtenían la potencia necesaria de esta fuente inagotable. La zona industrial se encontraba en las afueras, muy poco contaminante, se habían invertido muchos esfuerzos y recursos para conservar la capa de ozono. En el centro de la ciudad predominaba un gran edificio comercial con forma de arco, lugar de distracción y recreo para una sociedad ocupada. La limpieza y el conservación del entorno estaban estipulados por ley, podías pasear por cualquier sitio sobre aceras y calles totalmente limpias, pequeños robots se ocupaban del saneamiento, y como reparadores de averías que pudiera haber en edificios o en las vías. Todo estaba conectado y automatizado, manteniendo un sistema eficaz en casi todos los aspectos. Aún quedaban algunos vestigios de tiempos pasados, pequeños edificios y objetos que permanecían en esta era moderna a modo de lugares temáticos y propiedades particulares.

Los habitantes se sentían seguros, por todos lados había pequeños Drónes de seguridad controlados desde la torre Auris, todo el mundo les obedecía, estaban capacitados para realizar tareas básicas del orden, capaces de neutralizar a cualquier perturbador con una descarga, las autoridades humanas solo aparecían en detenciones y situaciones críticas. El cielo estaba lleno de globos publicitarios con mensajes de prosperidad, en los que predominaba su lema “Gobierno Central, a favor del avance y el futuro de todos los seres humanos”. Los habitantes carecían de autonomía y libertad, pero eran incapaces de darse cuenta, se había adiestrado a una sociedad conformista y sumisa en una metrópolis donde todo estaba a su alcance y todo estaba controlado.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Veinte segundos, toda la humanidad contemplaba la cuenta atrás en sus televisiones, dispositivos móviles, en el metro, en los colegios, en las grandes pantallas publicitarias de cada gran ciudad, de cada pequeño pueblo. Miraban ignorantes como caían los números sin apenas imaginar lo que pasaría cuando el contador llegase a cero.

    Me pregunto como se retoma el hilo de toda una ilusión enterrada bajo mis piés, todo ser, en algún momento, a tenido que empezar de cero, a superar fatalidades, a encontrar ese motivo que te devuelva la respiración. Pero tengo miedo, sí, todavia lo tengo.

    Las noches eran muy largas, la sensación de frio era constante, solo una pequeña manta me arropa recordanome continuamente que estaba solo, mirando aquel programa de televisión.

    Pequeño relato semi-erótico, de un encuentro espontáneo, intenso pero fugaz.

Tienda

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta