cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Prometi ser un fantasma
Amor |
19.03.14
  • 5
  • 2
  • 1388
Sinopsis

Elegias al amor que corresponde, solo cuando le interesa.

Transparente, esa fue la palabra que resonó en mi cabeza mientras me alejaba lentamente. Durante todo el tiempo que existí para ella, o que creí existir, siempre pudo ver a través de mi, porque todas las palabras, frases, ideas, pensamientos y hasta las tonterías que decía brotaron de mi, de mi esencia; cada vez que le desee bonitos sueños o un excelente día, lo hacia porque quería que todo le saliera bien, que por lo menos ese día no estuviese triste. Supongo que me menosprecio por no ser “original”, o mas probablemente porque sus miedos actuaron mas rápido que su sinceridad, pero aun así, yo tuve el valor de decir lo que sentía, mientras ella lo reprime... así que fui transparente para ella, y no precisamente porque me este convirtiendo en un fantasma.

 

Como todos, he sido victima de este asqueroso mundo y sus tristes y lamentables personas cientos de veces, muchas de esas veces quise morir sin saber lo que implicaba ese deseo, que de haberse cumplido lo que por mi mente rondaba, nunca la hubiese conocido, nunca me hubiese ilusionado de nuevo y nunca hubiese pensado en mi futuro como algo a lo que me gustaría llegar, algo bueno debe tener ese tal “destino” después de todo. Pero lamentablemente nadie esta a salvo de un poco de tristeza, por lo menos no mientras esta en este planeta, y así como yo, ella también tenia sus razones para cubrir su corazón de hierro.

 

Ahora me pregunto influenciado por el amargo y adictivo licor que rebana mis labios como si fuese cuchillas afiladas impregnadas de veneno puro, si valió la pena. Ya me ha demostrado que es genial, pero eso no basta... me ha demostrado el no ser correspondido, pero sin explicación eso no vale nada y aumenta cada vez mas la pena.

 

Pero tercamente, yo aun la pienso, le deseo lo mejor y cada día salgo a la calle con la esperanza y la certeza de tener la poca probabilidad de encontrarla. Pero si pudiera, si tan solo Dios o algún ser místico me diera la posibilidad de verla, le brindaría un café, de esos que te mezclan con el ambiente y mientras dure... que no importan sus heridas... de ser posible, cada día lo haría...

 

No soy ni guapo, ni un “genio” musical estereotipado y falso, pero aun, ante esa insufrible realidad me permito en ocasiones querer y creerle a alguien, y aunque de su boca no ha salido ninguna mención, sus acciones me alejan, o mejor dicho se distancia de mi... Allí es cuando siento que le estorbo, que soy no grato, pero a la vez tengo la tenue y finísima percepción de que actúa guiada por el dolor, que resulta, en la mayoría de las veces perfecto para justificar sus acciones y una serie de pensamientos que no le hacen bien. Si, la he llegado a “querer” pero de que sirve sentir esas cosas, cuando me alejo de ella.

 

Es angustiante, y he revisado mentalmente cada palabra que le dije para encontrar mi fallo, y mis hipótesis siempre llegan a la misma conclusión: “Esa muchacha es loca”. Pero a mi me gusta así, tal como es, obsesionada, obstinada, romántica, melancólica, inteligente, genial y hermosa... No es bueno sentir esas cosas en la soledad, y la incertidumbre es el peor castigo que una mujer le puede imponer a un hombre. No se dar “muestras de amor” mas que intentar plasmar en letras todo lo que he sentido, y espero algún día ser el mejor, para detallar sus matices, para solo escribirle a ella.

 

Por eso decidí ser un fantasma sin corazón, un fantasma especial porque a pesar de no haber muerto, mi espíritu anda por allí, libre, vago y dándome esperanzas sobre lo incierto, imaginando mundos donde ella es posible por siempre, y también, a veces me da alguna desilusión haciéndome creer que ya no le importo y que nunca lo hice, o peor aun, que ya tiene un nuevo amor, ya saben, jugando con Dios y con el diablo.

 

Y si se preguntan donde quedo mi corazón, pues ese si esta al lado de ella, preparado para recibir un golpe, un abrazo, sal para coser las heridas o un pañuelo para secarle, para apoyarla, para verla y para velar lo que sueña despierta, porque esos son los sueños que valen la pena. Mi corazón, lo deje con ella, alistado para existir cuando ella así lo quiera.

 

Y así me convertí en un fantasma, no ando entre tinieblas pero tampoco la puedo tocar, lo único que tengo es una esperanza, un consuelo: el saber que estoy allí, para siempre junto a ella.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta