cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

5 min
Proyecto Marioneta
Ciencia Ficción |
30.05.15
  • 0
  • 0
  • 388
Sinopsis

Historia de ciencia ficción cuya trama recopila fuentes de diversos mitos urbanos. Constituye la primera parte de una serie de historias con el mismo trasfondo. Espero que os guste.

Don Pedro era un viejo minero, cuyo lugar de trabajo se encontraba decenas de metros bajo tierra. Era empleado de una transnacional que se dedicaba a la explotación y exportación del cobre, cuyas ganancias se invertían en fondos gubernamentales y proyectos de investigación químicos. El ‘’viejo Pedro’’ – como lo llamaban sus amigos- era un gran padre de familia. Tenía una bella mujer, Carmen, y dos hijos. Su hijo menor, Víctor,  estaba estudiando en la enseñanza media, y su hija, Victoria, estaba en su primer año como agente de investigaciones. Una mañana, Pedro emprendió rumbo a su trabajo nuevamente. Eran las 07:00 A.m. cuando iba por el espacioso camino que llegaba a la mina. Estaba amaneciendo y los rayos del sol eran débiles aún. Cuando de pronto, unos metros más adelante, logró divisar dos camionetas que pertenecían a la empresa para la cual el trabajaba, junto a ellas, cuatro hombres vestidos relativamente normales. Se percató de que lo estaban esperando a el, ya que uno de ellos le dijo: - Don Pedro, ¿nos puede acompañar por favor?-. El viejo Pedro, muy extrañado le contesta: - A ustedes nunca los había visto trabajar con nosotros ¿Quiénes son?-. Otro hombre, acercándose al viejo le contesta: - Por supuesto que no, nosotros trabajamos en la Gestión de Marketing de la empresa y buscamos hacer unas pequeñas encuestas a nuestros trabajadores y necesitamos que nos acompañe, el señor Víctor Montero está al tanto y su día de trabajo será remunerado-. Víctor Montero era el Gerente General de la compañía y estaba al mando de ella, ya que el presidente, el señor León Cox, nunca había echo presencia ante sus trabajadores, porque se decía que estaba en el extranjero. El viejo Pedro, muy extrañado, sube a la camioneta de los desconocidos trabajadores de marketing.

Mientras iban viajando el humilde viejo les hacía preguntas y los hombres respondían sin mayor complejidad. En cierto momento, se desviaron de la carretera principal, introduciéndose en un camino de tierra por el desierto, donde por cierto, el polvo cubría casi por completo el parabrisas. Los hombres le explicaban al viejo que aquel camino los llevaría a un edificio de operaciones de la empresa, pero Pedro aún se sentía extrañado ya que no conocía aquel camino, ni al lugar al cual iban.

De pronto el polvo comenzó a cesar, y se distinguía claramente a través del parabrisas. Pedro pudo observar una pequeña cabaña que se encontraba a solo unos metros más adelante de la camioneta en la cual viajaba, pero para su sorpresa, él y sus acompañantes se encontraban en medio de la nada, en medio de un caluroso e infinito desierto. Los 45 minutos de viaje habían llegado a su fin. Los extraños hombres se miraban entre si, como planeando algo repentino. De pronto, uno de los que iba al lado de don Pedro, sacó de su chaqueta una jeringa y la enterró en el cuello del viejo trabajador. Éste último cayó en un profundo sueño. Oscuridad, colores y visiones poco claras es lo que veía el viejo Pedro mientras estaba dormido. Los somníferos que le habían suministrado hicieron un efecto penetrante en su cuerpo, lo que hacía que sus sueños se convirtieran en visiones verdaderas y reales. Mientras tanto en el mundo carnal, la maldad cobraba su víctima. El cuerpo del viejo minero había sido introducido en una compleja máquina, rodeada de cables, filtros, tubos, oxígeno y muchos tipos de químicos. Había de todo. Todo lo que un extraño y excéntrico experimento científico necesita. Los hombres que habían viajado con el pobre y humilde viejo ya no se encontraban en el lugar, ahora había un grupo de doctores que revisaban y chequeaban el complejo proceso que se estaba llevando a cabo. Estos hombres eran calculadores, tipos que resolvían acertijos matemáticos sin mayor esfuerzo y cuyo único objetivo ahí, era terminar exitosos el experimento que llevaban a cabo. Hasta que uno de ellos dijo: - Es hora de despertar al paciente y revisar efectos secundarios-. Uno de ellos reguló un pequeño monitor y de pronto todo comenzó a cesar. El ruido, el paso de oxígeno, las bombas de agua, etc. El viejo Pedro estaba despertando, y se encontró con una pesadilla en vida. Sus brazos y piernas ya no estaban donde debían estar. Sintió que aún estaba dormido pero los doctores le dieron la bienvenida a la realidad dándole la noticia que acabaría por sepultarlo en vida: - Don Pedro, gracias a Dios está despierto. Lo felicito, conseguimos reemplazar sus extremidades sin tener ningún resultado ajeno a lo esperado-. El humilde trabajador comenzó a desesperarse, ni siquiera en sus peores pesadillas había visto semejante barbarie. Sus brazos y piernas habían sido reemplazados por las extremidades de un animal: - Espero que no le moleste el resultado de la compleja operación Don Pedro-. Dijo uno de los médicos cuya bata permanecía con un perfecto blanco. El viejo Pedro comenzó a derramar lágrimas mientras se observaba, hasta que finalmente cerró sus ojos, y se desvaneció en su camilla, a la cual estaba completamente amarrado.   

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • El pensamiento humano puede variar de diversas formas, desde ayudar a quien mas lo necesite hasta planear un suicidio. Todo en una sola noche. No tratéis de captar el trasfondo, es solo una reflexión que hice luego de una terrible situación personal. Espero que os guste.

    Historia de ciencia ficción cuya trama recopila fuentes de diversos mitos urbanos. Constituye la primera parte de una serie de historias con el mismo trasfondo. Espero que os guste.

    Una experiencia puede cambiar el destino de una criatura humana. Este relato fue escrito cuando solo contaba con 14 años de edad. Espero que os guste.

    Un antiguo agente secreto de la dictadura militar, tiene aún claros recuerdos sobre su último trabajo. Relato escrito hace un par de años, inspirado en una desconocida canción de un popular grupo musical. Espero que os guste.

Le temo a los humanos y las criaturas me ayudan a declarar las verdades.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta