cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Punto G
Varios |
06.11.10
  • 4
  • 5
  • 4595
Sinopsis

Hacia finales de los sesenta y durante los setenta, hubo algunos locales donde se juntaban los jóvenes con algún tipo de afición (por ejemplo la literaria). Locales que con el tiempo, en su mayoría desaparecieron o pasaron a ser bares musicales. Durante los ochenta fueron substituidos por los centros culturales o casales. Este relato es un instante de uno de esos locales ya a finales de los setenta.

Punto G era un bar, pero no era un bar cualquiera. Durante los años setenta se reunieron allí grupos de jóvenes post adolescentes o en los últimos años de la adolescencia, con ciertas ínfulas intelectuales. Las conversaciones del lugar tenían mucho de literario. Estaban los fans de la poesía de Machado, Miguel Hernández, García Lorca o Rafael Alberti que competían con los de Garcilaso, Lope de Vega y Quevedo. A la muerte del general, aquellas únicas disensiones políticas que Gonzalo, el dueño del local, permitía, cambiaron de personajes. A finales de los setenta las estrellas eran Pablo Neruda o Gil de Biedma, pero esta vez se enfrentaban a rivales mucho menos accesibles como James Joyce, que no era realmente un poeta, y Rimbaud y Baudelaire cuya obra era enteramente en francés y, seguramente, sus defensores apenas dominaban el “café au lait”.
Un día Gonzalo me dijo que tendría que traspasar el bar porque ya no disfrutaba como antes de su trabajo.
--Te haces viejo –le dije--.
--¡Qué leches “viejo”! –Me dijo mientras señalaba a uno de los numerosos grupos que llenaban el local--. Son ellos quienes son demasiado jóvenes.
El local estaba más lleno de lo que había estado nunca. Las consumiciones eran importantes. Aunque seguía existiendo aquel muchacho que pasaba la tarde con un par de cafés o una simple cervecita, la mayoría acumulaba varias botellas de refresco en la mesa y también había platos de tapas por doquier. El negocio no marchaba mal. Aunque las conversaciones eran realmente primarias. La mayoría se empeñaba en atacar o defender con vehemencia obras que no leerían jamás. Por si eso no fuese suficiente, los más jóvenes hablaban de música o fútbol como si tal cosa.
--No dejé la facultad de medicina para esto –apuntó con amargura --. ¿Y sabes lo peor?
Hizo una pausa para que yo le animara a seguir con la mirada.
--Ya nadie me pregunta que quiere decir “punto G”.
--El punto de Gonzalo –dije inocentemente y él se rió con ganas--.
--Chavales como tú son los que me animáis a aguantar un poco más.
--Bueno, la semana que viene empieza el concurso literario anual.
Desde detrás de la barra, me miró con amargura. Entonces me explicó que posiblemente sería el último. La librería Bequer cerraría aquel mes y nadie pondría un duro para los premios. No tuve que darle muchas vueltas para tener una idea. Eso sí, antes de notificársela preferí darle un par de tragos a mi cerveza “Skol”. A pesar de la amistad, Gonzalo aún me impresionaba demasiado como para decirle tonterías.
--Y si reduces la cuantía de los premios y haces pagar una cuota de inscripción –como su expresión facial indicaba que se lo estaba pensando, aún apunté--. De este modo podrían hacerse dos concursos al año: Navidad y el día del libro.
--Pero… ¿cómo van a poder pagar las inscripciones?
--Míralos, Gonzalo. La mayoría ya no vienen aquí a pasar la tarde con un cafelito, ahora consumen de verdad. Tienen pasta. Y si alguno no la tiene y vale la pena lo que escribe, tú mismo le podrías pagar la inscripción.
A ese cierre me lanzó una mirada fulminante con las cejas bajadas, sin embargo, enseguida las desplegó para brindarme una cálida sonrisa de aceptación.
--Por cierto… ¿qué es el punto “G”?
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Escribe tus comentarios...
    He leído el texto y después las valoraciones de mis compañeros. Mi interpretación había sido la misma que la del Capitán.¿Casualidad? Un saludo.
    Genial recreación de un tiempo pasado. Muy vivo el lenguaje...
    Me pillas bien pillado el punto G de la nolstalgia... ¡Ah, aquellos baretos donde nos reuníamos a conspirar en los setenta! ¡Mozas aquellas! Copas, muchas copas, intercambio de libros y de... Bueno que me ha llegado al alma este texto. Clarityo, bien escrito, con el humor justo. Un abrazo, .z (es un Gusto -con G- volver a encontrarte por TR)
    Ya me gustó en tu blog... y me pareció que hacías un paralelismo con cierto lugar que conocemos, o quizás me equivoque y los nombres se presten a confusión. De todas formas prefiero pensar lo primero y darle mi propia interpretación al texto. Un saludo.
  • Este año la historia de Navidad no es exactamente un cuento. Dada la situación que nos rodea he preferido dar un mensaje de esperanza extraído de las palabras de muchas personas que podrían ser sabias si el sistema les dejara. En el texto hay muchas afirmaciones, pero aún así me gustaría que cada uno lo pudiera entender a su manera, porque la luz de la que hablo no puede ni ser igual para todos salvo en lo que a esperanza se refiere. ¡Feliz Navidad a todos!

    Esta dramática historia es, desgraciadamente, una realidad de los tiempos que nos han tocado vivir. Sin embargo, entre todos, podemos hacer que todo sea diferente. La diferencia es lo que convierte a esta historia en un cuento para felicitar a todos el Año Nuevo. Feliz 2012 a todos.

    Cuento de Navidad inspirado en el relato de Henry van Dyke con el mismo título. Con él paso a desearos a todos una Feliz Navidad y un próspero Año Nuevo (en la medida de lo posible). Un abrazo a todos.

    Hacia finales de los sesenta y durante los setenta, hubo algunos locales donde se juntaban los jóvenes con algún tipo de afición (por ejemplo la literaria). Locales que con el tiempo, en su mayoría desaparecieron o pasaron a ser bares musicales. Durante los ochenta fueron substituidos por los centros culturales o casales. Este relato es un instante de uno de esos locales ya a finales de los setenta.

    Un recorrido por las razones de escribir, por mi descubrimiento de "Tus Relatos" en (espero) un homenaje a Gonzalo por crear este espacio.

    Una llamada... ¿deseo, oportunidad,sueño...?

    Historia trivial sobre lo que es la amistad y sobre lo que no lo es.

  • 220
  • 4.17
  • 643

Criticarlo todo pero de forma constructiva. Las ciencias, no en vano estudié ciencias químicas... en fin que no soy de letras, espero que sepáis perdonarme.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta