cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Pureza Arrebatada
Reales |
30.01.15
  • 5
  • 0
  • 500
Sinopsis

 Levanté la mirada y sus ojos, sobre sus lentes, otra vez estaban clavados en mí, tan afilantes que apuñalaban mi pecho y mi intimidad. Volví a mirar el suelo y en mi cabeza, subió por detrás de mi conciencia, unas frases y no quería creer, no quería ni pensar que fueran sus pensamientos: “que bella” “como puede ser tan linda siendo tan chiquita” “me gustaría tenerte en mis brazos”. Comencé a inquietarme demasiado, deseaba que esas frases sean mi imaginación. Sí, debería serlo, sino no hay una explicación lógica. Sacudí mi cabeza y me levanté del banco, como despabilándome y me acerqué a esperar el colectivo junto a las demás personas.

 Las únicas dos veces que volteé para mirar, seguía observándome, pero sus ojos tomaban un matiz y una profundidad más oscura, pero debía ser por la noche, que todo lo teñía más tétrico y sus arrugas en los contornos de los ojos le daban una expresión malvada.

 Al instante llegó el colectivo y subí, apurándome a entrar entre el grupo de personas que lo esperaban. Aunque el frio y la noche seguían siendo la misma, por lo menos no tenía esa mirada incomodándome, tenía el cobijo de la compañía y me tranquilizó, además aquel hombre quedó atrás en aquella parada. Al bajarme del bus sentí un escalofrió. Comencé a caminar hacia mi casa, buscando los lugares iluminados cruzándome de vereda. Pasaron dos cuadras y empecé a sentirme perseguida, observada, pero miraba a todos lados y no había nada más que las sombras de la noche. Faltaban dos cuadras para llegar a mi casa, pero la calle que tenía a continuación no estaba iluminada, dudé en pasar por ahí, pero no quería dar toda la vuelta, así que seguí. A mitad de la oscuridad, unas manos me aprisionaron, una en la boca y otra los brazos, arrastrándome hacia atrás, como llevándome a la profundidad de las tinieblas. Gritaba con todas las fuerzas de mi corazón, forcejeaba con todo mí ser, pero no había nada que evite lo que estaba sucediendo. Me arrastró unos metros, y me murmuró, “si quieres seguir viviendo no grites”, y esas palabras me fusilaron, convirtiéndome temporalmente en una catatónica. Me tiró al suelo, solo pude sentir el piso cubierto de avellanas. Yo soñaba que era un sueño, imaginaba que era una pesadilla, que pronto despertaría, abriendo fuerte mis ojos para volver a la realidad. Pero esas manos comenzaron a ser mi verdad, me tocaban todo el cuerpo, mientras sus labios horrendos y su barba me raspaban todo el cuello. A cada lágrima se agrandaba el sufrimiento. Esas manos empezaron a despojarme de mi ropa, no podía moverme ni siquiera para resistirme, toda su maldad me maniataba al suelo, y mis sollozares empezaron a ser gemidos de dolor, decorados con la sangre de mi alma bajando por mi rostro. Comencé a ensordecerme, ya no escuchaba nada, luego sentía como mi voz ya no era parte de mi, seguido del adormecimiento de todo mi cuerpo, después el aliento se fue con el ultimo gemido y con él, por detrás, mi latir.

 En los últimos segundos de conciencia pude ver esos ojos, malvados y familiares, como inyectados de sangre, con un brillo demencial. Me hundía en las profundidades de aquella calle oscura, descendía en la realidad y podía ver mi cuerpo moviéndose involuntariamente hacia arriba y hacia abajo, una y otra vez. Las calles traslúcidas se levantaban ante mí, junto con aquella escena y los autos que bajo la oscuridad de la luna estaban estacionados. Caía y caía, a una profundidad sin retorno, mientras veía como mi pureza y mi vida eran arrebatadas.

¿Por qué me abandonas y luego te llevas todo de mí? ¿Por qué papá? 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • ¿Cuál es el sueño?

    El cielo, la tierra y el infierno... ¿Tan pocos lugares donde estar para una existencia tan descomunal e inimaginablemente inmensa? Un enfermero de guardia recibe al peor paciente que podría imaginar... De hablar con un loco mudo, a convertirse en uno.

    He aquí, otra publicación valorada con una estrella por Ariel Freeman sin motivo aparente, ya que no hay comentario. No sé si estará bien o mal para la página y la comunidad borrar un escrito con mala calificación (Con malas intenciones) y volverlo a publicar. Pero lamentablemente no lo soporto. Mil disculpas a quien le moleste, pero es la única forma de afrontar contra ello. ¡Ah! la poesía... Imagínense una sonrisa malévola, con pequeñas salpicaduras rojas alrededor, unos muy abiertos y brillosos ojos... y entre dientes, un gemido de excitación frenética murmurando estas palabras...

    Es el mismo relato que publiqué hace horas atrás, pero me vi obligado por mi frustración y rabia de borrarlo y subirlo otra vez. ¿Por qué? Porque odio que personas como Ariel Freeman, pongan calificaciones muy malas para solo hacerte bajar... Realmente prefiero calificaciones malas, pero que tengan una corrección que la merezca, ya que eso sí me ayuda, mucho más que 5 estrellas. Sin más, el relato... Una grabación hecha por un psicólogo captando la sesión con una operadora del 911...

    Relato de terror suspenso... paranoica desesperación de no saber si es verdad la llamada indicando la fecha y hora de su muerte.

    No me gusta explicar mis escritos, pero en esta oportunidad debo hacer una excepción. Este relato es la pura inocencia de un niño, donde fueron extraído sin ninguna modificación de su diario íntimo, donde le escribía a un tal Spok y este le respondía con exactamente la misma letra como una conversación normal, pero todo mediante escritos en el ya mencionado diario. El lógico interrogante: ¿Quién es Spok? Ya queda a su criterio, si se trata de un ser imperceptible, un demonio, un amigo imaginario o quizás la misma mentalidad del niño partida en dos, para auto aconsejarse y no sentirse solo. Buena lectura…

  • 13
  • 4.62
  • 252

Podrías marcharte sin dejar aroma alguno, podrías irte sin que pueda percibirte. Pero... no hay nada más satisfactorio que una valoración, no hay sentimiento más solemne que ser contemplado, no hay melancolía más dulce que una buena corrección, ni nada más gratificante que ser recomendado. Por eso, si en mí encuentras cosas como estas, házmelo saber y si tienes algo tuyo que recomendarme, no dudes en hacérmelo ver. Tan solo unos clicks nos separan de ser feliz.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta