cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
que larga es la espera
Amor |
20.01.15
  • 2
  • 1
  • 502
Sinopsis

ella espera a su chico, su pirata, quien le había prometido una sorpresa

que despacio corre el tiempo cuando se espera algo con ansiedad.
 
estaba nerviosa, tenía ese cosquilleo en el estómago de la primera cita, como una adolescente... por qué? evidente, su chico le había contado, entre sonrisas piratescas, que tenía algo preparado para ella, sólo para ella, y no podía imaginar qué era, aunque estaba segura que le gustaría, le gustaba ser sorprendida, le gustaba ser atendida, le gustaba su forma de quererla.
 
llevaba todo el día pensando en él, le echaba de menos y quería que llegara la noche para poder disfrutar de sus besos, de sus abrazos, de esas manos que tan bien conocían su cuerpo, del calor de sus brazos, del agradable confort de su pecho...
 
con un enorme suspiro cerró los ojos y su piel se erizo de forma violenta, e imaginó un largo y húmedo beso, su boca comiendo la suya, y sintió los dientes de su pirata mordisqueando sus labios, sus mejillas, su cuello, sus orejas... ufffffff…
 
ansiaba el tacto de esas manos en sus tetas, de sus dedos traviesos jugando con sus pezones, endurecidos al contacto de sus caricias, quería sentir aquellos labios cálidos y carnosos besando sus pechos, recorriendo su vientre, acariciando su trasero, bajando despacio por sus muslos para enseguida subir por la entrepierna hasta su sexo palpitante, que se ofrece sin reparos empujado por sus caderas, en un vaivén infinito.
 
no pudo evitar llevarse la mano dentro del pantalón de pijama, dentro de su tanga negro de puntillas, aquel que tanto le gustaba a su pirata, su mano encontró una humedad cálida y placentera, y sus manos comenzaron a jugar con sus labios en caricias sensuales.
 
enseguida la ropa cayó al suelo dejando al descubierto también su trasero que tanto gustaba a él arañarlo, acariciarlo, masajearlo... donde estas pirata mío???
 
ya no podía parar, tumbada en su cama sus dedos entraron con suavidad en su vagina y comenzaron un movimiento rítmico, suave pero firme, mientras con la otra mano acariciaba el resto de su cuerpo, muslos, pezones, ombligo, culo... terminando finalmente en el pubis, en aquel monte de Venus antesala de un placer mayor.
 
poco a poco sus dedos se encontraron con su clítoris, endurecido y erecto, y siguiendo el ritmo marcado por la otra mano, lo acariciaron en pequeños círculos, presionando ligeramente ahora, dando suaves golpecitos después, y sin parar nunca de acariciarlo...
 
su respiración era agitada, jadeaba y en su mente imaginaba el pene enhiesto de su chico entrando y saliendo de su cuerpo, aumentando aún más su excitación, mientras sus manos continuaban el rítmico movimiento... un ligero escalofrío señalo el momento haciendo contraerse sus pezones, sus ojos se cerraron todavía mas y su boca se abrió para tomar una última bocanada de aire antes de exhalar en un sordo grito que sólo cesó al terminar las convulsiones de sus caderas y retirar las manos de su entrepierna.
 
pero quería más, necesitaba sentir ese pecho rozando el suyo, notar el contacto de aquellos muslos entre los suyos, necesitaba sentir el miembro erecto de su pirata dentro de ella y esas ráfagas de calor al llegar juntos al clímax...
 
después, en la ducha, seguió imaginado sus abrazos, sus besos, sus caricias...
 
secó su cuerpo y lo perfumó, lo perfumó para él, quería estar radiante, irresistible... y mientras se vestía su mente siguió soñando, imaginando, deseando... donde estas mi pirata???
 
el estridente sonido del timbre la saco de sus pensamientos, era él, su pirata estaba en la puerta, que sorpresa le esperaba? enseguida lo sabría...

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • La "narración" erótica está bien, aunque creo que mejoraría con un mayor cuidado de las formas y una mejor selección de palabras- pero me parece que el relato es solo una excusa para contar la mastubación y eso está un poco manido. Como lector es un coitus interruptus- cual es la sorpresa? ni se desvela ni se anuncia continuación...
  • Ha venido. Yo sabía que no podía ser de otra forma. Yo le quiero, le quiero mucho. Yo le he dado todo.

    soñar que se sueña

    ella espera a su chico, su pirata, quien le había prometido una sorpresa

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta