cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Que nadie llore por mí
Reflexiones |
30.11.14
  • 5
  • 4
  • 831
Sinopsis

Ayer visité una casa ajena, su título era “Papá”. Cuando comencé a leer la pantalla perdió brillo, me vi de pronto rodeado de sombras. Tal era la aflicción de esa hermana menor, que me recordó de pronto ese abismo de dolor y vacío que, como un castigo, llevé durante años. Por un momento hasta casi sentí de nuevo a los perros de la angustia morderme el corazón.

Me sacudí todo ese dolor prestado de quien luchaba con la pérdida de un padre. Intenté dejarle un consuelo… Demasiado escueto, quizás ni siquiera con la profundidad necesaria. No sería comprendido, era inútil, mis palabras no le llegarían. En el mismo momento advertí que algún día mi propia sangre transitaría ese calvario. Mi felicidad se apagó bajo esa culpa y finalmente agregué mi agradecimiento por habérmelo recordado.

Es por eso que dejo este testamento, no sólo para mis hijos y allegados sino también, para cualquiera que lo necesite. Puede ser entendido hoy o guardado durante años ya que no perderá vigencia mientras el hombre siga siéndolo.

Reparto aquí mi mayor riqueza: la certeza.

Solo puedo mostrarla y describirla, distraído, ni siquiera sé qué caminos transité para llegar a ella. Sin dudas, no se trata de religión o auto-ayuda. Podrían ser sólo una montaña de años y la continua reflexión. Después de todo, ya mayor, hasta veo divertido a mis jóvenes padres, detenidos en el tiempo por mi mente.

Resulta extraño cruzar esa línea. Hasta alcanzarla tenían la aureola de la paternidad y hace algunos años que, con sorpresa, puedo verlos como a cualquier persona, con sus virtudes y sus defectos. Puedo al fin darles un amor humano.

Allí hay algo de la respuesta; mi amor egoísta de familia, tribu y nación abarca ahora a toda la humanidad que comprendo. Debo reconocer que a la mayor parte de ella no la puedo abarcar; he estudiado todo lo posible y seguiré intentándolo, pero mi pauta cultural es demasiado fuerte y apenas rozo la superficie.

Como al pasar, la primera certeza es fácil y ya en mi madurez la obtuve: Dios.

Uso la palabra a modo de sello por conocida y reconocida, aún quien no lo tenga, sabe de qué hablo. No aludo a ninguna religión, mito o necesidad. Soy ingeniero y como tal desayuno matemáticas, almuerzo física y ceno con química. Existen en la naturaleza tantas "excepciones" sin las cuales no existiríamos, o no como humanos, al menos, que sería de necios pensar que todas y juntas son fruto del azar.

En ciencias no pueden existir las casualidades, dos más dos no son “casualmente” cuatro. No me crean, sólo pregúntenle a algún conocido que sepa de ciencias y que tenga digamos más de…, cuarenta y cinco años. Eso sí, consúltenlo privada, confidencialmente, y si es posible con algo de alcohol de por medio. Está tan asustado como todos mis colegas de que lo crean religioso, chamán o profeta y de esa manera perder su reputación de serio.

En estos momentos, lo últimos descubrimientos son como un maremoto: en la superficie ni se nota pero debajo... Debajo están barriendo la asepsia de la ciencia, están haciendo añicos casi doscientos años de teorías, están derrumbando egos enormes que caen bajo el peso de esa misma ciencia que los encumbró. No es de maldad sino de bienvenida mi sonrisa y la palmada de consuelo que les doy sobre la espalda.

Por fin, creo que me serviré para explicarlo, de parte de una carta enviada a una amiga que pasaba por circunstancias parecidas:

“Sin embargo, aunque me emocione, entienda y hasta recuerde la amputación, injusta, dolorosa, palpitante, total, insoportable e incomprensible, con cariño y amor te digo: somos más que carne. El fuego que existe dentro de cada uno no se apaga, a lo sumo cambia. Si nos duele es de ansiosos, están a la vuelta de la esquina. En un instante de este universo ya estaremos juntos de nuevo.

Fijate que este mundo de razón empezó con los griegos que, justamente, pensaban lo contrario. Todo debía ser vivido desaforadamente. Llegabas a semidiós o te sumergías en las sombras, pues Nada existía; era Hades y allí terminaba todo.

Pensá ¿Cuánta razón se ha necesitado para desarraigarte de tu alma? La misma razón ¿No te indica que sería un desperdicio inaceptable que la esencia enorme de cada uno desaparezca?

Creo que por lo menos vale la duda, la mayor parte de mi vida la tuve. Ojalá pudiera decirte cómo obtuve la certeza. Desde ningún lugar te llamo, te grito, te prometo, te aseguro que no hay nada igual a sentirse completo, unido, “amuchado” en el tiempo y el espacio. Que la historia te atraviesa y te lleva y te engarza con la humanidad de ahora y de siempre.

Y si esta nota no se nota, escribiré otra y otra. Siempre vale la pena. Todos somos todos,”

Hijos, compañeros, amigos. Mi camino recién comienza y soy feliz. Por favor, que nadie llore por mí.

 

Carlos Caro

Paraná, 11 de diciembre de 2013

Descarga y derechos en la web de mi perfil, 3º antología "Cuentos agradecidos" entrada Que nadie llore por mí

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 25
  • 4.7
  • 123

Satisfecho Ingeniero Químico y hombre de negocios de diversa suerte. Hoy ya jubilado, desfachatado, intento narrar cuentos y transmitir mediante ellos lo que nunca podría “decir”. Solo puedo esgrimir como antecedente el haber leído todo cuanto cayó en mis manos, he sido un roedor infatigable de librerías. Desde los clásicos hasta los prospectos completos de los remedios, práctica ya un poco abandonada por falta de las dioptrías necesarias. Nunca me hubiera atrevido sin el estímulo y las críticas de profesionales: mi esposa y su compañera de estudios. Todos nos conocimos hace cuarenta años cuando ellas estudiaban el Profesorado Universitario de Lengua y Literatura. Inquieto, me asombro de esta predestinación. Debo también mencionar en mi haber, el estilete afilado que es la mente de mi hija quien me sigue letra a letra y me alerta cuando no escribo lo que quería escribir. Para terminar, aprovecho para pedirles críticas; todas, de cualquier índole. Solo así aprendo. Esta es la cuenta principal a mi nombre en “tus relatos”, si quieren acceder a la secundaria y sus cuentos pulsen el “Web” de este perfil. Iré publicando cuentos en ambas para facilitar su lectura y es mi intención que nos divirtamos juntos con la literatura. Mis blogs, desde: http://carloscaro7.blogspot.com.ar/

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta