cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
¿Qué nos pasa?
Reflexiones |
22.04.12
  • 4
  • 12
  • 2623
Sinopsis

Más que reflexión, me salió una proclama, pero ahí va.

¿Qué nos pasa?

 

     Definitivamente, estamos muertos. Alguien ha dado muerte a nuestro instinto de supervivencia. Nos han suministrado algún tipo de droga, quizá pulverizándola desde los cielos. ¿Será posible que se haya desarrollado una tecnología que sature la atmósfera de algún tipo de somnífero que nos mantiene serenos y confiados pase lo que pase a nuestro alrededor? Debe de ser así. Porque si no es así, no se entiende esta estúpida tranquilidad, esta enervante calma ante los sucesos de las últimas semanas. Asistimos impasibles al anunciado desmantelamiento del estado del bienestar. Recortes en la sanidad y educación, una primera dentellada a dos de los pilares básicos de cualquier política con aspiración social.

¿Dónde están las masas indignadas? Muertas, están muertas; borró su rastro la marea azul. Una marea azul de desesperanza, atemorizada por los mercados y claudicante ante el poder financiero; dispuesta a pagar tributo a cambio de paz. Tributo contabilizado en derechos sociales. Tributo en vidas, cien doncellas entregadas al rey moro para salvar el reino. Pero la plaza no se salva, los mercados atacan; España es más rentable hundida en la bancarrota. A pesar de todo, impera la serenidad soporífera de la resignación. El reino continúa tranquilo, apenas un ligero zumbido con el tema del rey cazador, acallado por la infantil disculpa del soberano.

En su día, sintetizamos esperanza mezclando las imágenes de las cámaras de Sol: toldos, cuerdas, cartones y consignas, con nuestra indignación. Nos agarramos a esos tenderetes llenos de vida y verdad, y nos sentimos fuertes, capaces de luchar contra cualquier gigante. ¿Y ahora qué?, ante una reforma laboral ultrajante, respondemos con una pálida huelga general convocada por unos descoloridos sindicatos. Una huelga esperada y hasta deseada por el poder; un mero instrumento para suavizar las draconianas imposiciones sobre el déficit público.

Necesitamos, más que nunca, una respuesta desde la calle, una voz que se articule desde la masa, que nunca había tenido, hasta este siglo XXI, tal capacidad de autoorganización. Las tecnologías nos han otorgado el poder de la comunicación instantánea y una enorme capacidad de reacción a cualquier intento de manipulación. Se acumula en nuestras manos el mayor poder de la historia; el de reescribir nuestro destino, obligando a los gestores públicos a convertirse en lo que deberían ser: servidores al bien común, al bien de la mayoría. Podemos imponernos a los mercados y al auténtico poder en la sombra: el financiero, si nuestra voz es lo bastante clamorosa, si suma millones de voces pidiendo unas formas de política cuyo referente sea lo humano. Políticas para la ciudadanía,  no para los mercados.

Se impone la necesidad de una nueva marea humana, una ola multicolor que, superando la dialéctica del rojo y el azul, trascienda fronteras, como en los vivificantes días de la "spanish revolution", hasta que todos los poderes se sometan al único soberano posible: el pueblo.

 

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Escribe tus comentarios...
    Siendo argentino entiendo muy bien de lo que hablas. Lamentablemente el egoísmo personal supera bastante los aciertos colectivos y en cuanto los bolsillos se van llenando de a poco, las protestas merman. Y todo se repite angustiosamente.
    Escribe tus comentarios...
    Siento mucho que estén pasando por dificultadas tan grandes. La unión hace la fuerza. No se desanimen.
    Sí amiga, esa es la triste realidad: tragamos todo sin que se escuche ni un solo grito, acaso algún lamento, y todo en nombre de qué, o mejor dicho, para quién. Se impone esa necesidad de decir ¡¡¡BASTA!!!. Gracias y un abrazo solidario.
    Estamos aplicando la misma medicina que en Grecia y ya sabemos los resultados obtenidos. Pero seamos positivos: En la medida en que los prestamistas centroeuropeos vean peligrar su inversión correremos a aplicar medidas de estímulo y crecimiento que aligerarán nuestro pesimismo nacional y nos darán una engañosa imagen de mejora. Respecto al pueblo, tengo el corazón dividido. Tenemos herramientas de comunicación nunca antes imaginadas pero no acabamos de concretar en nada. Pero por otro lado, veo iniciativas muy interesantes que la falsa economía del ladrillo y el crédito habían tapado. No desanimes y gracias por los comentarios
    Este tipo de escritos debería abundar más. Yo también me pregunto dónde están los indignados y por qué no se aprovechan mejor los medios tecnológicos para humanizar la política y el Mercado
    ... Que andamos, políticamente, totalmente desacreditados, que las facciones opuestas andan indecisas, que parece que no hay contrapartida que ofrecer, que los lobos vuelven a detentar sus viejos nombres, que como muchos hermanos europeos nos estamos quedando sin "puesto", sin dinero y cargados de deudas, y que si prosigue esta línea política, desidia, miedo, marasmo siguen abriendo sus rutas. Recordemos las palabras de Elena Valenciano, vicesecretaria del PSOE: En los meses que lleva gobernando Rajoy, a una "familia media" se le han subido los impuestos, bajado los salarios y las pensiones, quitado derechos laborales, subido tasas universitarias y reducido becas y obligado a "pagar doblemente" por la atención sanitaria"... Buenísima proclama la tuya, amiga Cimbellina. Y como "pueblo" que soy, ¡estoy deseando salir a la calle a desgañitarme! Un abrazo
    Me ha gustado mucho, un saludo muy afectuoso.
    estoy muy de acuerdo con los que dice CHANELO, hay que seguir luchando, pero no nos hagamos ilusiones porque es como darse cabezazos contra un muro de hormigón.
  • La presión de la imagen y la necesidad de estar delgada en el mundo que vivimos.

    Más que reflexión, me salió una proclama, pero ahí va.

    Hoy Viernes Santo, 6 de abril de 2012, se cumplen 20 años de la muerte de Isaac Asimov. He escrito este relato a modo de pequeño homenaje. Está basado en uno de sus relatos cortos: "La Última Pregunta". Espero que su espíritu no venga a pedirmen cuentas, perturbando mis sueños.

    PODEROSO CABALLERO...

    El pasado siempre nos alcanza.

    Una reflexión sobre la crisis actual

    Una cena..."romántica".

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta