cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
¡QUERIDA JULIA! 2
Amor |
28.09.21
  • 5
  • 4
  • 723
Sinopsis

- Pues lo que te he dicho. Que tienes unos cabellos muy hermosos - insistió Félix.

-¡Oleeee! - corearon todos riendo.

- Muy bien, chaval, muy bien. Así se habla - apoyó Juan a su amigo Félix.

- Creo que tú necesitas gafas, chico - le respondió Cristina cortante-. Mi cabello es de lo más vulgar que hay. ¿Lo oyes? Así que no digas más bobadas, hombre.

Se hizo un tenso silencio en el que a Félix la idealización que tenía de Julia Otero se empezó a desvanecer a pasos agigantados como si fuese una falsa diosa del Olimpo,pero en esta ocasión a través de Cristina. Pues una cosa es lo que nos imaginamos de algo o de alguien y otra bien distinta es la ingrata realidad. Él se había portado correctamente con aquella mujer y no se merecía que lo tratase con aquel desprecio; a no ser que ella fuese una masoquista, que las hay, y le gustaran las humillaciones y los desplantes.

- Pues si a mí me tocase la Lotería dejaría de trabajar como una burra y me dedicaría a viajar por el mundo - dijo una mujer del grupo morena, de cabello corto y de estatura mediana llamada Silvia, pero sin ninguna relevancia en especial.

- Pues yo quiero casarme con un señor otoñal que tuviese mucha pasta para que me lleve en bandeja, porque ya se sabe, los jóvenes... ¡Bah! No tienen tiempo para haber ahorrado suficiene dinero y sólo te invitan a un triste bocadillo de embutido - expresó Cristina con una sonrisa significativa y una mirad delirante- ¿Y tú Félix? ¿Te consideras un buen partido? jajaja.- se mofó cruemene de aquel romántico sujeto; quien le dio la callada por respuesta.

-¡ Pero oye chica! Un viejo no te puede dar lo mismo que un joven. Tú ya me entiendes. ¡No se le levanta! - apostilló Silvia jocosa.

- Bueno. Pero yo ya sabría cuidarlo y algo más, claro. - respondió Cristina. con convicción.

Cuando terminó aquella maldita excursión todos regresaron a su vida rutinaria. Sin embargo al poco tiempo Cristina, la doble de Julia Otero, se quedó sin amigas porque todas tenían ya a sus parejas menos ella, ni tampoco había conseguido seducir a ningún señor otoñal adinerado. Así que sintiéndose más sola que nunca y para no ser menos que las demás, se acordó del apocado Félix y gracias a la dirección del domicilio de éste que le había facilitado el bueno de Juan, ella se presentó de  improviso un día en dicho lugar y le dijo al hombre con un agradable y sugerente acento:

- Oye. Ya sé que aquel día en Montserrat estuve un poco desagradable contigo. Pero ya pasó.

- Sí. Fuiste una grosera - respondió Félix con sequedad.

- Sé que yo te gustaba ¿no? Y aún te gusto. ¿Verdad?

Félix hizo una mueca de esceptismo. Se había olvidado por completo de Julia Otero.

- ¿Qué tal si salimos tú y yo a ver qué pasa? - sugirió Cristina con una forzada sonrisa.

- ¿Qué ocurre? ¿No has encontrado al señor mayor con pasta que te pague lo caprichos y no tienes con quién salir y por eso te acuerdas de mí como un último recurso? - le dijo Félix con la misma frialdad con que ella le trató aquel día-. Mira. No me gustan las mujeres antipáticas como lo fuiste tú en aquella excursión. Esto demuestra que eres incapaz de sentir aprecio por nadie. Por tanto lo siento, chica. Conmigo no cuentes para tus planes.Yo no seré ningún héroe pero tampoco no soy ningún tonto.

Cristina dio media vuelta y salió del piso de Félix totalmente avergonzada y con lágrimas en los ojos.

 En una nueva ocasión en la que Félix salió con el grupo de excursión al Montseny, que es otra magnífica montaña de la región, se encontró de nuevo con  aquella joven morena sin ninguna relevancia especial llamada Silvia. En un principio Félix no se fijó en ella, pero la joven durante la larga caminata en medio de la frondosa Naturaleza se mostró sumamente amable con él, y sobre todo supo interesarse sinceramente tanto por su vida personal como por los problemas de su trabajo; razón por la cual el apocado Félix poco a poco empezó a sentirse cómodo en su compañía; se sintió acogido por ella, hasta que un tiempo después llegaron a ser una pareja estable.

Y es que en muchos casos, aunque no se quiera reconocer, uno no se compromete con la persona soñada, sino con quien le hace más caso..

                                  FRANCESC MIRALLES

-

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • El flechazo por la apariencia no lleva a buen puerto a Félix, sin embargo sabe devolverle el mal trato, eso me ha gustado. La historia nos demuestra, una vez más, que lo bueno de las personas está en el interior. Un abrazo, Francesc.
    Un dicho popular: "Uno no se casa con quien quiere, sino con quien puede". Refrán que podríamos aplicársele a esta historia, más común de lo que nos podríamos imaginar y que cabe a ambos géneros. Así como existen Julias, abundan Julios...Igual Félix y Silvia. Existe una frase célebre, atribuida a Gabriel García Márquez, que a mí se me hace crudamente cierta: "La peor forma que encontrarás de extrañar a alguien es estar sentado a su lado y saber que nunca lo podrás tener". Ante eso la resignación y el "peor es nada" como refieren los jóvenes de hoy. Saludos Francesc y feliz noche.
    Muy buen relato como la conclusión final. Muchas veces me digo que quererte que no me dieron bolilla algunos que me gustaban de jovencita porque al pasar el tiempo hubiesex sido un gran error.
    Los sueños se quedan sólo como sueños, cuando la razón se impone a la emoción. Saludos, francesc.
  • Aunque esta historia fantástica que sucedió realmente en Austria, yo la he situado en mi tierra natal, y que el mismo lector saque sus propias conclusiones.

    Un experimento real que se hizo sobre el comportamiento humano llevado a cabo en un laboratorrio de psicología en Norteamérica.

    Un hombre pasa por delante de una tienda de sombreros y ve algo en ella que será su perdición

    A una enfermera se le despierta un sentimiento filantrópico y en sus ratos libres se dedica a hacer un servicio muy especial a los más necesitados de afecto. Un relato que está inspirado en un hecho real.

    Hay personas más sensibles que otras, que pueden ser soprendidas por la magia de su mente.

    Existe un colectivo que parece ser un enemigo del comercio. Mi intención es la de defender a la libertad personal del individuo frente a cualquier imposición ideológica que se le pueda presentar.

    Un hombre vive subyugado por la figura glamurosa de una presentadora de televisión, y cuando un día va de excursión conoce a una mujer similar a ella, pero pronto descubre que la cosas no son como él desearía que fuesen.

    Un paseo por la Barcelona histórica a tavés de un personaje que existió. Un relato dedicado a mi amiga Serena, a la estupenda Ana Pirela, que aunque no es de esta ciudad, sí que la visitó una vez, y a los buenos autores de esta página.

  • 175
  • 4.54
  • 151

He realizado estudios de psicologgía profunda y metapsíquica:; he publicado relastod en algunas revistas; y hace años que colboro y llevo tertulias literarias.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta