cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
¿QUIÉN ES EL “MONSTRUO”?
Reflexiones |
22.09.15
  • 0
  • 0
  • 258
Sinopsis

Una mañana desperté, revisé mi buzón y ya no habían tus mensajes de buenos días. Revisé mis redes sociales y ya no estabas. Revisé tu perfil y un nudo abrazó mi garganta al ver lo que habías compartido para mí. Revisé en mi corazón pero aun estas ahí.

Muy lindo tu artículo “El día que acepté que no eras para mí”, me conmovió tanto que decidí “volverme escritor”.

Recuerdo hace unos años una clase en la universidad donde se planteaba lo siguiente: ¿”El fin justifica los medios"?, una frase que nos quita de una forma bastante simple el peso de nuestras acciones para realizar algún cometido. Evidentemente es un tema de mucha discusión y nos podríamos pasar toda una vida enfrentando nuestros impenetrables argumentos sin llegar un acuerdo o un punto de equilibrio. Pero algo si es cierto, nada justifica nada si el “fin” es pasar por encima de la dignidad, los derechos de las personas (ACERTADO). Pero el problema radica en querer mirar si el “medio” que yo uso es o no, peor que el “medio” que tu usas. Así de simple. El problema fundamental de elegir decisiones, es que cada SITUACIÓN, y cada PALABRA que se dice, deberían ser pensadas bien antes de llevarse a cabo, porque si no tendremos que acarrear las consecuencias de las anteriores, hayan sido o no parte de nuestra intención. Tristemente la ignorancia no quita ni disminuye el "castigo".

Ahora bien, ¿quién es peor, el que mata o el que da el fusil para matar? (esto se pone interesante). Desde mi punto de vista ninguno es mejor que el otro, el que dio el fusil es un monstruo y el que mato también lo es porque nadie lo obligó. Entonces se me ocurriría un maravillosa pregunta ¿puede juzgar el dueño del fusil a quien apretó el gatillo?, evidentemente sí, alegando que él no lo obligo a disparar. ¿Y puede el asesino juzgar a su promotor?, evidentemente no, queque si bien él le dio el arma la decisión de apretar el gatillo era de él. Pero el panorama hagámoslo un poco más complicado. Ahora el dueño del fusil sabe de antemano que a la persona que le dará en fusil es un asesino, pero aun así no le importa y se lo da. Y vuelve apretar el gatillo. Ahora la pregunta sería ¿Puede el dueño del arma juzgar al asesino? Evidentemente no, porque ya sabe que al darle el arma eso terminará en desgracia. ¿Y puede juzgar el asesino al dueño del arma? Evidentemente sí, porque ya el dueño del arma sabría lo que pasaría si se la daba y más para cuando el dueño del arma le gusta la frase “es que él está loco”.

Entonces, ¿quién es el monstruo? El asesino o quien le dio el arma (bajo el segundo panorama). Yo creo y afirmo que LOS DOS son unos monstruos. El asesino por apretar el gatillo y el dueño del arma por impórtale un “xxxx” e incitar al asesino para apretar el gatillo. Perdonen que sea así de duro, pero es la verdad. Y si bien “el fin justifica los medios” siempre y cuando no se pase por la dignidad de la otra persona  y el impórtale un ya sabes si a ti algo te incomoda, te afecta, te perturba, te vuelve un asesino, te fastidia, te somete, te ira, te molesta, y todo lo que se te ocurra, eso es no es ser consciente de las cosas y pasar por encima de ellas, lo que para mí se traduciría en pasar por encima del otro.

Podría extenderme y escribir un libro, pero no es mi intensión porque seguramente la persona que quiero que lea esto y también reflexione, no lo leerá. Pero ten presente algo, el “fin” que usas para justificar los medios no es “valido” cuando tú sabiendo del “asesino”, y  de tu frase favorita “loco” le diste el arma para que apretara el gatillo, porque puedes alegar que pasé por encima de tu humanidad o respecto (como quieras llamarlo), pero tu ignoraste la condición de un “loco” que solo pedía “atención” y no “desprecio”.

“Lo que para ti puede ser el paraíso para mi puede ser el infierno y viceversas”

 

Escrito por: Gustavo De Armas Núñez 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Una mañana desperté, revisé mi buzón y ya no habían tus mensajes de buenos días. Revisé mis redes sociales y ya no estabas. Revisé tu perfil y un nudo abrazó mi garganta al ver lo que habías compartido para mí. Revisé en mi corazón pero aun estas ahí.

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta