cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
¿quién soy?
Amor |
05.05.19
  • 4
  • 2
  • 551
Sinopsis

meditaciones en el vórtice.

Debo decir que los tiempos que corren -ay, abuelico- me abruman.

No, no es correcto, es falso, no me abruman, aunque me sienta, a menudo, abrumado.

Si miro con los ojos del recuerdo, si evoco infancias y juventudes, el vértigo es lo que predomina. Y la inevitable nolstalgia, cómo no.

Uno quisiera que todo permaneciera como en el recuerdo, real, y asible. Con sus olores y colores, con su tacto y el aroma olvidado de esos cuerpos que amanecían a la vida, y a ella se echaban a pecho limpio convencidos de la ineludible victoria de la razón y el amor. Todo apuntaba en la dirección de un amanecer vasto y luminoso al que nuestros pasos ágiles, nuestras leves e inequívocas pisadas llevarían.

Ojos tan llenos de luz ¡y tan ciegos!

 

Llevo sesenta y dos años en transición. ¿No os lo había contado? Pero, aunque no lo creerán quienes todavía estrenan vida, soy aquél y no otro. El mundo se revuelve continuamente y mi conciencia no es más que el vórtice de toda la historia, todo el derribo y reconstrucción de lo mismo y distinto. La esfera ha girado lo suficiente como para que me de cuenta de su movimiento y de lo inútil del mismo. La llevo a ella, los llevo a ellos, a todos en mi corazón, en mi piel perdura su aroma y su recuerdo, vibran a mi alrededor su palabras, sus risas y sollozos.

La muerte solo es una travesura que algún día yo también cometeré. Nada definitivo, pues todos los instantes vividos están todavía ahí, reproduciéndose obstinados para la mirada extemporal con la que he de amanecer tras ella. Todo fue, todo es.

Pero me abruman las novedades que hoy enmascaran lo humano. La tecnología espiral e inabarcable, el nuevo ser digital, el rumor del poder retorciéndose de placer con sus nuevas armas de control infinito: la derrota de toda ilusión, quizás.

Pero no sé nada: eso, viejo Platón, también lo sé. Poco transcurrió entre tu discurso y el mío, el nuestro. Seguimos anclados en una humanidad que se busca y no se termina de encontrar nunca. Bajo la terrible maldición del fenómeno -ay, Manolo Kant- hay un desamparo, un gran desamparo. Por mucho que retorzamos los argumentos somos ya, inevitablemente, huérfanos: Dios ha muerto, lo dijo con razón Zaratrustra. Lo único que ocurre es que a muerto poco. Y en lugar de aquel super hombre, uno tiene la impresión que ha nacido un necio con un artilugio en la mano al que consulta mil veces al día: ¿quién soy?.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Pues es verdad. Ahora toca la era de los idiotas. Ahora se habla de un Existencialismo humanista. Puesto que no hay nada y las viejas ideas han caído en crísis, sólo tenemos nuestra existencia para ir en busca de la aventura de la vida. Pero eso da miedo, y la gente tira por lo frívolo y lo inconsistente. Por eso añoramos a los seres más queridos.
    Buenas letras!!!!
  • Raices del amor, la vida y la muerte.

    meditaciones en el vórtice.

    El tiempo, esa inapelable escoba con la que dios barre nuestros primeros amores.

    Lo imposible acostumba a suceder con naturalidad. Pero un día se termina. ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------ (hacía tiempo que no escribía un relato expresamente para TR, amigos. Como siempre, un placer.)

    micro relato filosófico para leer en 10 segundos y pensar un poco más. triller de una desaparición.

    Tenía dejado este lugar web, al que tanto quise. Pero unos pajarillos han venido a visitar mi correo, tirando de mí. Y aquí estoy.

    El título del relato es simple. Los significados, como los días, muchos.

    No todo lo que el mar se llevó era agua y trigo limpio.

    SI TUS PROBLEMAS Y TU ENFERMEDAD NO TIENEN REMEDIO Y ACUDES AL CURANDERO...

    ¿Eso puede ser la felicidad? decídmelo vosotros amigos de TusRelatos. Un saludo, josep turu. Yo pienso que sí... paradójico que es uno.

  • 336
  • 4.58
  • 65

Mejor ir a mi blog... http://serraniadepalabras.blogspot.com.es/ o ami otro blog: http://severodiletante.wordpress.com/

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta