cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Quiero y no quiero
Reflexiones |
30.12.14
  • 4
  • 1
  • 492
Sinopsis

¿Qué quiere una mujer hoy día? ¿Usted sabe? En una sociedad en dónde el mal comportamiento es premiado, ¿aún queda lugar para las relaciones de pareja éxitosas?

Lo siento, me fallé a mi mismo, no soy tan único y especial como de joven creí.  Al final fui victima como la inmensa mayoría de personas, de la sociedad y de sus historias rosas con final feliz. Y aún pese a haber fracasado en el amor tantas veces que ya prefiero no recordarlas, sigo pensando que debe de haber ahí afuera alguien para mi.

Y lo malo es que aprendí lo rosa de las historias de amor y no fui buen alumno para aprender lo negro de ellas.  Lo siento, también le fallé a mi genero al no aprender a ser un patán, un Don Juan que sólo busca relaciones pasajeras y dejar en el camino la mayor cantidad de corazones rotos y piernas abiertas a mi paso.  Lo siento hombres, ¡les fallé!

Y mientras tanto vivo en un mundo en dónde ser y no ser no tiene cabida.  En donde la timidez es severamente castigada… en dónde el físico, el como te ves, lo que posees, pesa más que lo que eres, piensas y lo que sientes.

Quiero y no quiero volver a enamorarme.   Recordar que se siente acostarme en la cama y que mi último pensamiento sea el rostro de esa persona especial.  Recordar que se siente vivir en “un mundo mejor” porque tengo una persona a mi lado que me quiere y me valora.

Pero no quiero cuando recuerdo que no sé que es lo que hoy día quiere una mujer.  Cuando portarse a “la altura y como un caballero” es interpretado como que uno es un débil y eso da paso a las mentiras y/o la infidelidad.  Cuando la mujer sigue idealizando al príncipe azul, pero enaltece los comportamientos machistas y sexistas y para ponerse a tono, ahora al sexo femenino le ha dado por copiar e imitar los peores defectos del sexo masculino como la promiscuidad, la infidelidad, la holgazanería y el materialismo.

¿Aún quedan mujeres que valen la pena ahí afuera? ¡Sí, es pregunta! ¿Dónde están? No digo que todas las mujeres estén echadas a perder ó que ya no tengan valores.  Pero parece que ese tipo de mujer ya pasó de moda.  ¿También la sociedad las discrimina por ser diferentes a la mayoría?

En ese lapso entre mi juventud y mi vida adulta actual no he tenido aún una historia de éxito en esto del amor. Sí, sé que esto es cosa de dos y una buena parte es también mi culpa.  Pero cuando veo a verdaderos patanes que mienten, engañan y maltratan a sus parejas y sin embargo, son de lo más prósperos en esto del amor y les llueven las pretendientas, me pregunto, ¿qué tanta culpa tengo yo y que tanta mi ex parejas?

Mejor he optado por ver los toros desde afuera del ruedo.  No creo sentirme capacitado para competir en una arena que no entiendo y en la que siento no tengo lugar.  A la mala he aprendido que las mujeres de “moral relajada” no llevan a nada bueno y para las mujeres inteligentes –a las que yo aspiro- al parecer, no reúno las suficientes cualidades para ser considerado un candidato viable.

Soy y no soy… quiero y no quiero.  Estoy en medio y mientras no soy ni de aquí, ni de allá.  Y como un vehículo cansado y golpeado por el viaje que busca el camino más recto y menos empedrado; poco a poco he ido apagando sentimientos, emociones, recorriendo un camino al parecer sin sentido y sin destino en busca de sentir lo menos posible, prestando atención lo menos posible a lo bueno ó lo malo… deseando, -porqué no- que algo bueno suceda, pero siendo realista y aceptando que las matemáticas y la estadística no mienten y que no hay prueba alguna de que la “próxima vez” tendría porque ser diferente a las anteriores.

Soy prueba viviente que los mitos son solamente eso, MITOS.  A los hombres también se les rompe el corazón, también se puede jugar con el corazón, los sentimientos y cuerpo de un hombre.  Un hombre también pierde la fe en el sexo opuesto.

No quiero y quiero… quiero y no quiero.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Sé siempre tú mismo, no cambies, porque no vele la pena. Sólo más confianza en ti mismo, es como lo veo tras leer tu escrito.
  • Una reflexión sobre la crísis de los 30´s y la imposibilidad de detener el tiempo.

    ¿Qué quiere una mujer hoy día? ¿Usted sabe? En una sociedad en dónde el mal comportamiento es premiado, ¿aún queda lugar para las relaciones de pareja éxitosas?

    Qué tanto es tantito? Realmente, cada vez que terminamos una relación amorosa, nos rompen el corazón? Y es que, como todo en la vida, hasta para romper el corazón HAY NIVELES!

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta