cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
QUIJOTES
Reflexiones |
01.08.13
  • 4
  • 6
  • 4580
Sinopsis

¿Cuántas veces habrá que leer el Quijote para no quedar absolutamente anonadado? ¿Dos, tres, cuatro,...? Dios no nos ha dado aún entendimiento para hacer este cálculo. Mientras tanto, seguiremos leyéndolo.

Quijotes, esos honorables hombres que tanto leer novelas, tratados y otros libros de fantaseada realidad y mundos utópicos, y que sin un contacto con la servidumbre humana, ni con la miseria de campesinos y otros laboriosos obreros, que no es poca en los tiempos que corren, liberan su imaginación en el mundo real, en que bellacos ni alimañas entienden nada de palabras, y en que el duro trago de vida que día a día hay que tomar poco entiende de honores, dignidades ni fruslerías de caballeros de la filosofía.

Quijotes, buenos, honrados, pero ingenuos. Acabada la lectura, quizá se den de bruces, o sufran estrépitos contra molinos inexorables de brazos que el viento retuerce, sin avisos ni comedimientos, porque no son los hombres amigos de arrancar quimeras de cabezas ajenas, y más bien sí de arrancar sus despojos.

Y ansí como el mundo se ordena según reyes, emperadores y las guerras que estos empeñan, nuestros señores, quijotes de ancho llano, apagan sus tormentos con libelos contra todos aquellos que al rey acechan, la justicia quiebran o la belleza manchan; y harto más contra aquestos que ni siquiera llegan al rango de lacayos y romper la lanza quieren, y la adarga si falta hiciere, contra la mayor de las injusticias, como ellos llaman, que es haber rey o emperador que gobierne según su regio arbitrio a todos los de su condición.

Y por mucho que el buen mozo escudero, mozo de buen vivir, le haga notar su descalabro, este donjuán de mucho honrar, pero también de pleitear, no deja de hallar querellas y soñar quimeras donde alguna aventura se le figura. Y ansí, al avasallar con historias que su recuerdo evoca, o con retóricas justicias o con mundos de todoscontentos, a los que por el mundo vagan, tirando con mucho pesar, alguna desgana y poco gozo, no hace más que cargarse de golpes, de desdenes, y por doquier sonsacar las risas de aquellos que ven el pan donde pan hay y nada donde fantasmas le llaman.

De manera que este nuestro caballero, andante y perseverante, de la filosofía descorrida por el agua del tiempo, y de los rituales cabalísticos que no entienden de cosa que manche, aprenderá con el tiempo, con el perdón de los contendientes y con los garrotes de los cortos de mecha, que la vida no fue hecha para los libros sino los libros para la vida. Y con esto ningún mal hacemos en dar un consejo a todos los quijotes de hoy que afrentan al mundo con sus desquicios, que es que respiren más de aquello que por el campo yace y menos del aire que las letras envenenan, a menos que de aquí salga un veneno que por sí, sin mediar risas ni agravios impopulares, haga justicia, traiga dignidad y buenas comidas.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • bueno, qué decir! interesante y de calidad, como todo lo que escribes. No soy de muchas palabras así que...
    El contenido no tiene desperdicio con una muy buena y rica calidad literaria, teniendo en cuenta que si el quijote fue leído por tantos que ha servido de referente para muchas generaciones habidas y por haber, pero tales malandrines siguen ahí para hacerse con tantas ínsulas como les fuese menester. Por ello en estos tiempos también han osado meter mano en las alforjas del estado Esperemos que esta tierra de la Ibérica península, bien denominada en antaño como de conejos, no caiga en la desgracia de llamarse de chorizos al huso, puesto que algunos avarientos gobernantes y sus lacayos, han tenido la desfachatez de poner esa pica en Flandes en esto del hurto y la usura. Mas nos valiera que estos cayeran en desgracia para que no sigan derrotando al pueblo llano, que mal que puede sigue su camino en salvar al pueblo por si mismo en su maltrecha andadura, intentando se nos devuelva lo perdido, que no es poco. Y valga pues la redundancia ya que en ello va la ganancia. Bernabé Castedo
    Descubrí un negocio de ultramarinos virtuales donde por un euro tengo derecho a quince minutos de internet, he visto tu relato destacado y ya no he querido saber más. Yo me uno a tu emocionante homenaje al valeroso personaje y al lector que a cada vez le revive con nuevas perspectivas, y añado otro a la primera novela y a su autor, que nos ha regalado tantas enseñanzas y no una de las últimas la de que la literatura es un juego para la vida (que hace posible las cosas que merecen la pena), pero primero es un juego maravilloso donde se puede forzar la fantasía para que afronte a los miserables y a los torpes de cada día nuestro sin traicionar nunca su espíritu. Saludos.
    Los grandes libros, como el quijote, suscitan siempre nuevas lecturas y evocaciones. Parecen tener un contenido infinito. Me ha gustado mucho este homenaje. Saludos
    ... ¿Cómo no amar a nuestro inmortal Alonso Quijano?... Si bien hoy resultaría harto prolijo juzgar como favor especial de la Providencia la existencia de tal personaje. Muchos malandrines que vivieron el sueño del ciego se apresuraron en enterrarle. Mas, en sus misteriosos designios, quiso el Creador que ese constante sentimiento de soledad que invade al hombre siguiera, años después, enfervorizando la voluntad inescrutable de Don Quijote, cuando en vida, voces indignas y peor fama fuesen la pública burla que usaran con el anciano caballero. Dotado de una inteligencia envidiable, tan prodigiosa considerábase su memoria como su ímpetu logístico; y tan turbulento su carácter justiciero como escéptico frente a las relaciones del hombre con sus semejantes. Verdaderamente, mi señor Quijano, yo os platicaré que buen ingenio gastó nuestro compañero Joene al salir en vuestra busca, y en dar cuenta a los afanosos lectores de hoy, no sólo de vuestras inolvidables hidalguías, si no también por esa ciencia que acoge en sí la más preclara de las doctrinas por las que habría de regirse este adormilado e inclemente mundo. Y puesto como ya estoy en razón, me tendría más por necio que por cuerdo si no me afanara por tratar de satisfacer mi curiosidad y mi admiración, usando de mis volaterías nocturnas de mesón, para gozar de nuevo del buen sentido literario, pulcro y preclaro de mi amigo Joene, movido otra vez por la mucha estimación que le profeso. ¡¡¡GRAN QUIJOTE-S!!! ¡Bravo por ti, compañero Joenn, abrazo grande y buenas noches ardientes desde mi Jónico!
    Me encantó tu relato, joene, muy quijotesco e inspirado, y sobre todo el largo párrafo del final. Muy especialmente el consejo final. Excelente!
  • .

    .

    .

    .

    .

    .

    .

    .

    .

    Hay algo que a la postre es lo único que trasciende a la vida de los hombres: su memoria.

  • 118
  • 4.56
  • 53

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta