cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Ragnarok
Varios |
20.12.14
  • 0
  • 0
  • 1149
Sinopsis

Varios

Todo empezó con el árbol de cedro en donde la flecha que hirió de muerte a Balder yace apaciguada reposando en su descanso del posterior vuelo a ras de pájaro. Luces nocturnas surcan el cielo también nocturno. La noche es eterna pero joven, antiquísima pero súbitamente reciente. No seas ordinario. No seas guanaco. La cantidad de orina que expedí de mi pene hacia el retrete es de no poder creerse. Las trompetas, aquellas malditas trompetas suenan por el mundo. Su sonido estrellado hace presencia, suma presencia, por todos los lares de la tierra. La política de estado ha acabado porque fracasado ha. La mega muerte carcome la carne de los vivientes y los muertos sacian su interminable hambre con sus mandíbulas incansables que transportan tendones y sangre a borbotones hacia sus ambiciosos estómagos. La voz oída de miles que en la nada fueron no fueron oídas. El fuego y azufre ascienden hasta más no poder en los reinos estelares de las constelaciones. Vi a un señor todo de negro y negro que con una guaraña mugrienta y vieja cortaba, seccionaba a un gordo su grasa y se la daba de comer a un niño desnutrido. ¿Todavía no oyes los golpes de los fantasmas que a galope veloz y feroz viajan por tierra y mar para a tu lado llegar? Son los espectros de aquellos que en luz luchaban contra la obscuridad y a ella se arrodillaron y sucumbieron. Porque a veces no hay vuelta atrás, en ese momento vez la vuelta atrás pero tus ojos rápidamente cambiaron de enfoque hacia la blanca rubia de ojos celeste con buena delantera y trasera. Animales, son todos animales. La carta de un hipócrita a su amada, la ironía y confusión del placer demoníaco. Teología que nunca llego a ser y maldita suerte echada del negro medievo. Confusión mental, hilo que no desata su nudos, caminos descarrilados, hasta que la desata nudos su presencia hizo. Un aire no más, ya que la noche ejerce influencias un tanto extrañas y capciosas a la razón andante. ¡Oh luna bella y esférica!, ¿Cuándo me dirás de tus imperfecciones superficiales, son ciertos los rumores? Pelos viciosos del mentón para abajo y arriba. En la mujer todos los orificios son sagrados y puros, maniqueísmo ¡Hombre insolente, respetarla y no indignarla con tu impura suciedad de chusma desgraciada! Así es, el poder del metal me hace sentir muy vivo. La lírica y su prosa poéticamente fuerte y fuertemente poética. Malditos poetas de antes, estos solían andar con las manos bien juntas y apretadas a las otras que agarraban: de quien más va a hacer si no es de los cantautores de su contemporaneidad. Algo es algo decía el hombre que veía la posterioridad en éxtasis, allí había una plaza con su nombre y sobre todo ninguna de Borges. La unión de civiles que son altamente radicales y peligros para la patria nuestra que necesita urgentemente del abastecimiento importador de la corona inglesa. Tanto idiomas del mundo como no, eran escritos en el firmamento de especial negrura azul. Estampidas de bestias desconocidas, vírgenes para el ojo humano, aplastaban y arrollaban a cientos de cientos de cientos de cientos de cientos. ¡Ahhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhhh!, un piojo. El padre desea que su hijo en el infierno arda, sí, ese mismo hijo que cuando era bebé le parecía el cielo en la tierra. ¿Por qué ideas, piensas, generas, fantaseas, realizas, concretas cosas de las que luego te iras a quejar?, ¿No ves qué es como si Dios renegara de nosotros por habernos creado?, ¿O te piensas que la teología no es también evolución?, ¿Sentiste alguna vez ésta clase de miedo?, susurraba la flaca de pelo castaño a su adquisitivo amante, ¿O debería decir adquisitivo autómata esclavo? Líneas rojas, rayas amarillas y trazos azules junto a púrpuras. ¡Ma’ que cosa! Ángeles descendentes por riscos montañosos de picos frescos en agua, nieve y hielo. Salen de la tierra y se vuelven a ocultar en ella antes de que tengas tiempo de siquiera parpadear. La locura ha llegado al extremo, ja ja… no pienses que por ello no continuara, es solo el comienzo, ve como rompe su extremo. Alcohol y humo de tabaco pasa por la garganta del joven ése y del viejo aquel asimismo. El fin ha llegado.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Hola soy Lucas, ya que todos moriremos algún día aprovecho para saludarles por más que tal vez nunca conozcan mi rostro actual y mi voz, aunque por lo menos saben mi nombre pero, eso sirve de poco o nada, ¿O estaré equivocado en todo lo que digo?...

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta