cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

17 min
RAW: Prologo
Ciencia Ficción |
17.10.14
  • 0
  • 0
  • 949
Sinopsis

Raw es un libro que busca romper los dogmas de la literatura juvenil actual. Llevando al lector a un mundo mas crudo, maduro y real. Si quieres saber mas, visita: https://www.facebook.com/rawlibrooficial

La vida aquí nunca ha sido fácil, siempre tenemos que lidiar con el día a día y el comer siempre ha sido un reto. Aunque yo no me quejaba, mi vida a pesar de ser dura, siempre ha sido sencilla y acomodada. Claro, nunca tuve los lujos de los que viven en Sunlightstone o Tellus pero eso nunca me importo. Como estudiante de Filosofía he tenido muchos mas logros que el sesenta porciento de la población mundial.

Mis padres nunca estuvieron de acuerdo en que estudiara esta carrera, ellos siempre insistían en que estudiara medicina o política, pero nunca me imagine estudiando ninguna otra cosa. Siendo medico seria muy difícil hacer una diferencia, y la política de la nación esta totalmente corrompida por los Klaus. Este mundo esta podrido, y mi único sueño era encontrar alguna manera de cambiarlo (-no quiero ser recordado como un revolucionario pero quiero hacer algo por el mundo. –Pensé alguna vez). Los ricos no saben en que gastar su dinero y los pobres no saben como sobrevivirán un día mas. Tal vez sea de los pocos afortunados de vivir en el medio de esas dos circunstancias, pero no dejo de sentir rabia por los que se aprovechan del débil. La injusticia era tan común que para muchos pasaba desapercibida, menos para mi.

Esa mañana fue tan rutinaria que me pareció que siempre estuve sonámbulo, solo pude recordar el beso de mi mama en la frente y el momento en el que me subí al monorriel. En ese momento mi mente se empezó a despertar, y el camino se volvió mas notorio.

El monorriel tenia que hacer dos escalas antes de llegar a la estación donde debía bajar, así que me deje llevar por el sueño y me quede dormido. Los sueños en los caminos siempre son de lo mas extraños y fugases. Soñaba con un día normal en mi casa, la televisión encendida y mi papa martillando algo en el jardín. La televisión no tenia imagen alguna, la pantalla era totalmente negra, pero aun así sabia que estaba encendida. Escuche a mi papa gritar una maldición, probablemente se hubiera golpeado con el martillo, y enseguida comenzó a llamarme por mi nombre.

-Rot! Rot! –Su voz comenzó a cambiar con cada vez que decía mi nombre. –Rot! –Rot! Despierta imbécil! –Al sentir los empujones en mi hombro me di cuenta que ya no estaba soñando.

Pude ver de reojo a Francis, uno de mis compañeros de la universidad. Tal vez no el mas popular ni el mejor parecido pero si uno de los mas listos. Un par de gafas de fondo de botella hacían juego con su grotesca pero extrañamente simpática cara. Muchos decían que nos parecíamos demasiado, pero solo era por las gafas y el peinado relamido. Yo era mas delgado que el y mi cara tenia menos cráteres que la suya.

-¿Si te enteraste de lo que sucedió en el cónsul? –Me dijo mientras se sentaba a mi lado. Parecía ser algo importante ya que ni siquiera saludo.

-No. ¿que sucedió? –Pregunte mientras me quitaba una lagaña.

-Encontraron muerto a Ajib. Supuestamente de un disparo en la cabeza.

Ajib Habbur era el líder del sector de Avard. Un magnate Praeterdence que había logrado mantener el sector como el único verdaderamente estable en todo Octo. Pero nunca se había logrado ganar la empatía de la mayoría de los gobernantes de los otro siete sectores, mucho menos la de los Klaus. Todos tenían un estigma racial por el simple hecho de que ni siquiera era de este continente.

-¿Y no se sabe nada mas? –Le pregunte aun esforzándome por mantenerme despierto.

-Se rumora que fueron los mismos Klaus los que lo asesinaron. –Me lo dijo como un leve susurro, procurando no ser escuchado. –Según se, hace un tiempo se reunieron, y Ajib les negó nacionalizar las minas de diamantes que descubrieron hace ya casi dos meses.

Ajib siembre se había dedicado a mantener este sector a cargo de empresas privadas, lo que daba trabajo a todos los pueblos y colonias. Aunque también había pobreza, éramos los únicos que no estábamos en el extremo.

-Muchos han comenzado a manifestar en la plaza del cónsul. –Me dijo al notar que demostré un poco mas de interés. –Y muchos no irán a la universidad hoy por el mismo motivo.

-¿Tu iras a la marcha? –Le pregunte.

-Es lo que tengo en mente. Pero primero tengo que asegurarme de que la universidad suspenda clases por falta de alumnos. Se que el sector es una prioridad, pero también lo es evitar ser asesinado por mi padre si repruebo. –Me miro y sonrió.

Yo sentía la obligación de acompañarlo, sentía que por muy poco que pareciera esta seria una buena oportunidad para hacer algo de diferencia. Tal vez no cambie al mundo en  una sola tarde, pero todo es a un paso a la vez y sabia que el camino que había escogido era pedregoso.

-Voy contigo –Le dije –Es pero poder ayudar en algo. –Mi voz sonaba con un sutil matiz de orgullo.

Minutos después llegamos a la estación. Estaba totalmente llena de adolescentes con pancartas y letreros, muchos de ellos tenían el escudo de los Klaus tachados. Una letra K con un ojo en la parte de arriba, una mano de bajo, a la izquierda un sol con el rostro de un hombre y a la derecha una luna con la cara de una mujer. Un aluvión humano se abalanzo sobre nosotros cuando la puerta del vagón se abrió.

-Y si mejor nos vamos de una vez? –Grito Francis mientras me jalaba de la mochila. Después de intentar bajar sin éxito

-Yo creo que si. –Muchos de los que subieron al tren eran rostros conocidos. Sin duda las clases se tendrían que haber cancelado.

Un olor a sudor y murmullos incomprensibles nos acompañaron todo el camino hasta la próxima estación. Me parecía haber escuchado que algunos acamparían a los alrededores, algo a lo cual no iba dispuesto.

-Oye, cuanto tiempo estaremos allí? –Le pregunte a Francis mientras estábamos apretados hombro a hombro.

-Yo solo me quedare unas cuantas horas, y si es necesario volveré mañana. ¿Por qué? ¿Piensas quedarte mas tiempo? –Un tono de inconformidad brotaba de sus labios

-Claro que no –Le dije mientras intentaba obtener mas espacio entre la gente. –Por la misma razón te lo pregunte. Tengo que salir con Kendal pasado mañana y si hoy vuelvo tarde no me darán ni un illio.

-No te preocupes. Solo un par de horas y nos iremos.

Me sentí aliviado al escuchar eso de el. Ya llevaba mas de dos meses saliendo con Kendal y estaba a punto de convencer a mi padre para programar el matrimonio. Ella era hermosa, bueno, ante mis ojos. Era la típica chica introvertida que se sentaba al frente de toda clase, jugueteando con sus largos risos castaños que caían sobre el pupitre y ocultando las risas cuando alguien decía una broma. Siempre buscaba la manera de ser agradable con ella, pero por desgracia, todo lo agradable cuesta. Nuestros illios habían subido mucho su valor desde que las minas fueron encontradas pero eso hacia mas difícil que mi padre me diera por su idea de invertir en una empresa pequeña. Pero con cincuenta era mas que suficiente para ir al cine e ir a comer pizza. Por muy poco era algo con lo que nos sentíamos bien.

Llegando a la estación central sentí un gran alivio al ver que el vagón se despejaba y el aire fluía con mayor naturalidad. Intente bajar lo mas rápido posible siguiéndole el paso a Francis. La plataforma de abordaje se despejaba y la multitud se esparcía. Muchos dirían que es una muchedumbre iracunda, pero yo los veo como el pueblo que exige lo que les pertenece.

Caminamos hacia la plaza y la ciudad se veía desierta. Las tiendas estaban cerradas y las calles vacías. Como si todo el mundo se hubiera puesto de acuerdo para detener la ciudad. Frente a la plaza se localizaba el cónsul sectorial, un edificio majestuoso de casi quinientos metros de altura, con grandes ventanales que resplandecían tan brillantes con la luz del sol que lastimaba la vista.

Nos adentramos entre la multitud buscando la sombra de la estatua de Vladimir Klaus ubicada en el centro de la plaza. Mientras mas avanzaba, mas cambiaba mi opinión sobre esas personas. Algunos orinaban en botellas y las lanzaban al aire sin prudencia alguna, otros fumaban Bliss delante de todos, solo el humo podía drogar a los que estuvieran a 5 metros a la redonda. (–Estos no son jóvenes que quieren un cambio. Solo son unos ridículos que quieren llamar la atención-) Era la mejor droga que se había inventado. En cierta ocasión la había probado y era como estar en caída libre todo el tiempo, tenia que concentrarme para no perderme en ella, pero la mente divaga demasiado bajo sus efectos.

-Hey Francis! –Le grite mientras lo tome del hombro –Ya me voy!

-Solo espera a que encuentre a Diana y a Gus. –Me dijo acercándose a mi oído.

-Esta bien, pero que sea rápido. –Ya se notaba mi frustración y el en ningún momento me menciono que vendrían. Lo vi sacar el teléfono en el monorriel para mandar un texto pero nunca preste atención.

Continuamos recorriendo el lugar entre la multitud. Ya me parecía estúpido seguir buscando. Encontrar a dos individuos en medio de casi medio millón de personas es casi imposible en cualquier aspecto. Caminamos durante casi una hora dando vueltas a la plaza, hasta que Francis sugirió caminar por la avenida principal, que si no los encontrábamos podíamos tomar el monorriel de camino a casa.

Había casas de campaña regadas por todo el asfalto y en ellas jóvenes que parecían estar divirtiéndose mas que protestar por los eventos. Pareciera que algunos ni siquiera sabían porque estaban allí, se les podía ver bebiendo y bailando al ritmo de unos altoparlantes que salían de la ventana de un edificio. Algunos tenían sexo a la vista de todos. Eran casi como animales.

-Francis! –Una voz salió de entre la música y los gritos.

Buscamos con la mirada y desde una carpa inmensa salió Gus. El era el típico sujeto irreverente y rostro vulgar de baja cuna, pero su padre era un gran accionista de una de las tantas empresas de Ajib. Solo por eso sale con una chica como Diana. Tenia hermoso cabello dorado y piel tan blanca como la nieve. En este mundo el dinero es lo único que importa. Saludo a Francis con un fuerte abrazo, como si no se hubieran visto en meses. En cambio, a mi solo me recibió con un apretón de manos.

-Pasen! Vamos a tomar algo –Dijo mientras sostenía la lona que tenia como puerta.

Al entrar sentí como si me hubieran restaurado algún trozo de alma que hubiera perdido en algún lugar. La carpa estaba climatizada, y tenia asientos acojinados alrededor de una mesa central redonda. Todo objeto resaltaba de un color naranja a las paredes color verde. Diana estaba acostada en el mas grande, donde cabrían perfectamente tres personas. Ella solo se limito a ver desde el rabillo del ojo y a saludar con picardía con los dedos de la mano.

-Ignórenla. Ya bebió demasiado –A Gus no le parecía importar en lo mas mínimo. –¿Gustan licor de ajenjo? –Nos pregunto mientras sacaba una botella de una caja negra con relieves dorados. Francis y yo asentamos con la cabeza. (ya necesitaba algo de beber, siento arena en la garganta). Hubiera preferido un vaso de agua o alguna soda, pero era lo único que tenia, y lo estaba tomando a secas.

-Desde hace cuanto estas aquí? –Le pregunto Francis a Gus

-Desde las siete de la mañana, pero para ser sincero no tenia ganas de venir. –Ya se notaba su lengua arrastrando por el licor de Ajenjo. –Solo estoy aquí porque mi padre me pidió que esperara a los Wings de Redlands para evitar que los  Klaus firmen el acuerdo de nacionalización. Pero en cuanto lleguen me iré de inmediato.

-¿Y porque tu padre no envió a alguien mas? –Volvió a preguntar Francis

-Por eso. –Señalo unas cajas negras detrás de nosotros. No había notado que estuvieran allí. –Cuando mi padre trabajaba para Eugene Chase era el que le transportaba las armas, pero desde que murió y su hijo quedo en su lugar, el negocio se arruino y miles de armas quedaron en bodegas. Así que decidió darles un buen uso –Lo dijo con un tono altanero.

(-Si me quedo me iré hasta el cuello de mierda) Los Wings eran uno de los tantos grupos de liberación. Como los Erzen, Iron Hands y Catu, eran perseguidos por todo el ejercito, intentando erradicarlos antes de que ocasionaran mas disturbios. Por eso desde hace muchos años estos últimos dejaron las revueltas y se dedicaron al narcotráfico, contrabando y extorción. Cosa que al gobierno ya no le importo tanto.

-Oye. ¿Y hay la posibilidad de que me pueda ir contigo? –Le pregunte sin temor a parecer atrevido

-Claro, pero también hay la posibilidad de que no me valla hasta mañana –Me respondió

-¿Que quieres decir?

-Tengo que esperar a esos sujetos. Así que si no llegan hoy no puedo dejar esto aquí, ni tampoco puedo llevármelo. –Se levanto y dio un par de palmadas a las cajas.

-Créeme que es mas seguro que esperes aquí a que volvamos ahora –Me dijo Francis. –No sabemos si a estas alturas los disturbios hayan bloqueado los transportes.

-Efectivamente –Dijo Gus mientras sostenía su teléfono celular. –Miren esto –Se sentó junto a nosotros y nos lo mostro. Era un noticiero que informaba sobre los disturbios de Avard. Decía que la línea de monorrieles había sido bloqueada para evitar que mas manifestantes llegaran al Cónsul.

-Mas vale quedarnos –Dijo Francis. –Si quieres llámale a Kendal o a tus padres.

-No te preocupes. Puedo utilizar de pretexto el paro, solo espero que aun así me den un poco de dinero.

-No se preocupen –Gus me palmeo el hombro y sonrió. –Tenemos lo necesario para soportar una semana. –Tomo la caja que estaba por en sima de las de mas y la jalo, azotándola violentamente contra el suelo. Al abrirla nos mostro botellas de varios licores diferentes. –Empecemos por el licor de coca –Saco la botella y la destapo con los dientes.

Termine de un sorbo el licor de Ajenjo y extendí mi copa para que me sirviera un poco. Las horas pasaron entre risas y anécdotas estúpidas. Solo me limitaba a escuchar las historias de Gus, que sin duda, eran mejores que cualquiera que le podría haber contado yo. Al caer la noche todo se empezó a oscurecer junto a mi vista y mi juicio. La luz del sol se colaba entre los pliegues de las paredes, y me jugueteaba en los parpados. La cabeza aun me daba vueltas y me dolía con cada movimiento que hacia. Cuando pude abrir los ojos me di cuenta que Gus y Diana ya no estaban allí, solo estaba con Francis, que dormía sobre el sillón en el que estaba diana el día anterior. También me di cuenta que las cajas ya no estaban. Sentí un nerviosismo muy grande.

-Francis! Despierta! –Le grite mientras lo movía con severidad. –Gus ya no esta!

-Como que ya no esta –Despertó mas rápido de lo que pensé.

-Vámonos de aquí –Le dije. –No quiero quedarme otro día mas.

-Ok –Me respondió a secas mientras se reincorporaba

Al salir vi a Gus y Diana con unos sujetos de mal aspecto. Sentí un alivio momentáneo pero me volví a poner nervioso cuando en cuanto los vi sacando las armas de las cajas. Eran un tipo de armas que jamás en mi vida había visto. Accesorios como sensores de movimiento y lanzagranadas eran comunes pero estas no tenían nada parecido a ello, ni si quiera sabia que eran.

-Que bueno que despertaron –Dijo Gus al darse cuenta que estábamos detrás de el –En unos minutos nos vamos, solo esperen un momento.

Nos sentamos sobre una de las cajas vacías ya un poco mas aliviados, pero con una terrible resaca. El sol me estaba quemando los hombros y la espalda, solo veía mi sombra en el piso queriendo estar bajo ella. A lo lejos se empiezan a escuchar gritos de mujeres la gente empieza a correr frente a nosotros. Los sujetos que estaban con Gus se alertaron rápidamente y se resguardaron tras las cajas negras. Tres camionetas inmensas color negro se acercaban despacio, atropellando gente a su paso. La sangre manchaba la calle con una gran estela que parecía indeleble. Francis murmuraba detrás de mi, en lo que creo era una oración. Mientras yo simplemente me dejaba invadir por el miedo mientras mas se acercaban esas camionetas.

Las bestias negras se detuvieron frente a nosotros. No podía evitar temblar de temor, aun con toda esa multitud rodeándome me sentía totalmente indefenso. Los primeros disparos se empezaron a escuchar desde mi lado, pero las camionetas no respondían, solo seguían allí, inmóviles. Una fuerte curiosidad me invadió y solo pude ver de reojo, pero sabia quienes eran: Benjamin, Nicolas y Jon; Ninguno de ellos hacia otra cosa mas que infligir miedo. Benjamin y Nicolas solo miraban hacia el frente y solo se podía ver un pequeño destello en sus gafas, pero Jon observaba a todos lados, con ese aterrador resplandor verde salir de lo que al parecer eran sus ojos. Nunca los había visto tan cerca, solo sabia de ellos por la televisión y los libros de historia. Pero algo que nunca quise fue toparme con ellos en estas circunstancias.

Gus estaba a mi lado, escondido de igual manera. Con cuidado abrió una caja y saco dos armas de mano, con una señal útil me las arrojo deslizándolas por el suelo. Otra ráfaga de disparos se empezó a oír pero esta vez venían de las camionetas. Escuche seis disparos y vi a seis personas caer. El miedo se volvió aun mas intenso y la mente se me puso en blanco. Mil cosas pasaban por mi mente: mi familia, mis amigos, mi Kendal; No se si fue el temor o valor, pero me levante, tome el arma fuertemente y apunte a un manojo de cabello rojo, negro y blanco que salía por sobre la primera camioneta. El cañón me miro y solo escuche un disparo. Solo uno.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Raw es un libro que busca romper los dogmas de la literatura juvenil actual. Llevando al lector a un mundo mas crudo, maduro y real. Si quieres saber mas, visita: https://www.facebook.com/rawlibrooficial

Tienda

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta