cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
RECONCILIACION
Reflexiones |
25.01.15
  • 0
  • 0
  • 566
Sinopsis

Es un cuento que relata como cambia la perspectiva de la vida cuando uno madura. La protagonista hace un flash back de su conducta como adolescente, y que la reconciliacion es el camino mas corto para la curacion.

Reconciliación

 

Me encontré a una amiga que hace veinticinco años no veía. En la plática me sorprendió que se acordara de mi fiesta de quinceaños. Me dijo que había estado fabulosa. No podía creerlo. En mi mente la recordaba como un desastre. No quería ni siquiera acordarme de esta etapa de mi vida. Había sido una adolescente grosera e inacabada en todos los sentidos. Me recordaba flaca, y con las extremidades largas como los changos.

Al llegar a casa busqué ese álbum de fotografías que no había querido volver a ver.  

En una foto se ve el patio de la casa lleno de adolescentes de la parroquia. Las chicas vestidas con blusones con grandes hombreras, maquilladas y copetes parados con spray. Los chicos se ven  inocentes, escuálidos. Ahí está César. Todo espinilloso y con bigotes ralos.  También se ve la estrella de cinco picos recargada en una pared, llena de focos de colores que se prendían y apagaban.

Yo no quiero fiesta, mamá ¡Qué vergüenza!

Eres mi última hija, dáme ese gusto.

─ ¡No quiero, no quiero! Si tantas ganas tienes de una fiesta, pues vístete tú de quinceañera. Yo no tengo la culpa de que estés traumada.

Te va a gustar mucho. Ya contraté un sonido disco.     

En otra foto estoy abrazada de Martín, mi chambelán. Nomás bailé el vals y no lo volví a pelar. En cambio, me la pasé bailando con Raúl, mi primer amor.  Mi cara se ve tan jovial, tan llena de vida. Lástima que en esa época las flaquitas no estaban de moda. Me jorobaba porque me daba vergüenza mi busto, el cual no correspondía con la delgadez del cuerpo.

Que ridículo que invites a Martín a ensayar el vals. A fuerza quieres que se quede de novio de una de nosotras. Pues si tanto te gusta, quédatelo tú.

No seas grosera, yo soy una señora. Él es un buen muchacho. Si supiera como te expresas de él, se sentiría defraudado. Siempre te trata muy bien.

─¡Uy sí, qué miedo! pues dile chismosa. A mí se hace que no le gustan las mujeres, así que mejor encasquétaselo a mi hermano.

No me acordaba de esta foto. Estoy bailando con mi papá ¡ay, papito querido!,  ¿Cómo es posible que me hubiera dado vergüenza bailar contigo porque estabas chaparrito?

Mamá, rompe esta foto. Mi papá se ve como un enano. ¡Qué vergüenza! No quiero que nadie vea esto.

No entiendo porque eres así.

Tú tienes la culpa ¿para qué me tuviste? Yo no quería nacer.

Si hubieras nacido en mis tiempos, ya estarías muda de tanta cachetada.

En esta foto está mi tía bailando conmigo. Está colgada de mi cuello.  En el fondo se ve al vecino tocando el órgano. Para esa hora ya se había vaciado la casa y sólo quedaban los adultos cantando y tomando.

Mamá, nunca te voy a perdonar que hayas contratado a ese viejo para que tocara el órgano. Todos mis amigos se fueron,  ¡qué vergüenza!   Y para acabarla de amolar, mi tía se puso bien borracha y no me soltaba  ¡No quiero vivir!

Vas a ver que con el tiempo me vas a agradecer.

─ ¡Nunca, nunca! Me echaste a perder mi vida.

Cierro el álbum y me doy cuenta que mi fiesta fue fabulosa. No puedo esperar el momento para ir corriendo con mi madre, abrazarla y agradecerle por tan hermoso regalo

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Era una locura no lucir esta segunda piel sin imperfección. Cero varices, arrugas, celulitis y estrías. Quien no ha recorrido con la mano esta piel lisa, inmaculada se ha perdido la esencia de estos días: un avatar que te permite ser lo que quieras.

    Cuando dos personas tienen una conexión se presenta la ley de la anticipación. No se requiere de un vínculo muy especial o fuerte, basta que se abra una rendija en el subconsciente de ambos.

    Esa misma noche, los tíos de Elvira se reúnen alrededor de la mesa redonda para discutir los acontecimientos, sin imaginar jamás que a algunos kilómetros de ahí, en otra casa y en otra mesa redonda, se estaba decidiendo su condena de muerte por familiares cercanos de la odiada mujer.

    Supe finalmente cuál era el infierno del soldado: un hambre que recorre el cuerpo como un látigo, un abismo que se instala en el estómago, escalofríos que te empujan a querer comer lo que sea. Pero también supe cuál era el paraíso...

    De pronto, todo lo tuvo claro: se acostaría con él. Decidió que se volverían dos mexicanos que la gente apuntara con el dedo cada vez que pasaran.

    Las personas que estaban en la pista de baile se dividieron como si una mano invisible las hubiera separado para dejar pasar a la extraña pareja. Bocas abiertas, ojos como platos, exclamaciones de indignación. La música no cesó, al contrario, se escuchaba más fuerte...

    En esta historia los contratos con sangre siguen vigentes.

    Sin darnos cuenta nuestra historia puede ser la repetición de otra. El personaje de este cuento debe tomar conciencia de esto, sino está condenado a repetirse una y otra vez.

    La vida de un hombre depende de un objeto; en realidad, el objeto y él parecen ser un sólo ser.

    La insensibilidad puede estar en todas partes, pero ¿por qué se concentra en los juzgados?

  • 14
  • 4.55
  • 306

Muchas historias las he descartado por miedo a que no fueran lo suficientemente buenas. Entonces me di cuenta que tenía que vencer esa inercia: no tengo que escribir cuentos perfectos para publicarlos. El deleite está en compartir.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta