cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Recuérdame
Amor |
21.08.15
  • 4
  • 4
  • 677
Sinopsis

-De poco te sirve ir cada día, es perder el tiempo. -Decían los que no la conocían.

Perdí a mi pareja, mi casa, mis amigos ya no me soportaban y mis conocidos ya no me llamaban para sus noches de juerga, mis tarjetas estaban al límite al igual que mi carácter, mi dulzura se tornó agria, mis rizos de oro se transformaron en estropajo color amarillo, pero todo tenía su porque.

Me quedé en mí más preciada soledad, todos a los que amé desaparecieron con excusas baratas y lágrimas de cocodrilo, compadeciéndose de mí y abrazándome unos segundos para sentirse mejor con sus propias conciencias. ¿Pensaban realmente que era tan estúpida?, sin embargo siempre fui más feliz viviendo en el desconocimiento, como dijo un memorable inglés: En la amistad y en el amor se es más feliz con la ignorancia que con el saber.

Pasé varios años yendo a visitarte, te hablaba, te masajeaba, te estimulaba con tus canciones favoritas, leyendo a tus escritores preferidos, con la esperanza  que  pestañearas, que reaccionaras, un día tras otro, todo el tiempo que fuera posible, las horas que me dejaban estar contigo solía tenderme a tu lado como tantas noches lo hiciste tú en mi niñez, protegiéndome de la oscuridad y defendiéndome de quimeras.

Me aferraba a ese tanto por ciento de posibilidades, esperando un recuerdo, un nombre, un lugar en él que te sintieras como en casa sin embargo ya no aguantaba más la incertidumbre de saber si podías acordarte de mí, tu enfermedad se hacía dueña de tu cuerpo y las dudas se apoderaban del mío y de mis sueños y volvía a recaer, de nuevo el Whisky hacía todo el trabajo convirtiéndose en mi aliado, volví a ser pequeña y débil, desprotegida y muerta de miedo.

En la misma cama como tantas veces, te abracé, apoyando tu cabeza en mi pecho, las lágrimas se derramaban por mi rostro cayendo y rompiéndose en tu impecable bata blanca, de repente todas mis dudas se disolvieron cuando escuché:

-No llores hija.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Hay ocasiones en las que no sirven medicamentos, ni médicos ni ciencia, sólo el amor, la constancia y el ímpetu, la actitud y perseverancia, el empeño y la disposición.

Hay ocasiones en las que el amor todo lo cura.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 17
  • 4.67
  • 184

En ciernes.

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta