cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
recuerdos imborrables
Amor |
30.03.15
  • 0
  • 0
  • 438
Sinopsis

*

Emilie esperaba a un lado de la plaza Real, situarse en el centro le hacía sentir transparente, desnuda ante los transeúntes que la miraban dentro de su mejor vestido. Se lo compró para un antiguo novio para quien ella sólo resultó ser una ilusión. Nunca comprendió si eso fue bueno o malo, aunque siguiera felicitándola en Navidad.

Henry era fotógrafo, no sabía si el mejor pero si el más económico que había encontrado en toda la ciudad a esas alturas del verano. El éxodo estival dejaba a los pocos ciudadanos que se quedaban en ella con los servicios mínimos, y el sector fotográfico no era menos. Era poco lo que demandaba, una foto para poner en la contraportada de su primer libro, por fin había encontrado una pequeña editorial que le publicaría su obra.

-¿Emilie?, le dijo una voz profunda a sus espaldas. Sólo entrar en la plaza la vio en el extremo opuesto esperando, no la había visto antes, pero enseguida supo que era ella, una mujer de curvas atrayentes. Era en lo primero que se fijaba a pesar de que el encargo no tuviera que ir mucho más abajo de los pechos. Defecto de profesión, se decía hacia sus adentros sin terminar de creérselo del todo.

-Sí, pronunció al mismo tiempo que se daba la vuelta esperando encontrar a su contacto. Su voz no pegaba con su cuerpo, no sabía bien porqué, pensó en ese primer segundo en que lo vio. Era un hombre muy atractivo, un poco mayor que ella, aunque en ese instante sólo deseaba terminar pronto e irse a casa. Todo aquello le parecía una pérdida de tiempo, el éxito del libro no radicaba en una fotografía suya, pero la editorial había insistido en contratar a un fotógrafo profesional para ello.

-¿Qué tal? ¿Cómo estás?, le dijo tendiéndole su mano. Emilie le tendió la suya, a la vez que sentía como se sonrojaba. Nunca había conseguido controlar sus emociones, deseo, y en ese maldito instante le estaba volviendo a suceder. Era cuestión de segundos, una simple mirada, un leve roce, el interlocutor perfecto.

Henry empezó su trabajo, en la misma plaza Real. Le gustaba esa chica, su cuerpo era sensual, atractiva ante la cámara, se sentía excitado al imaginar el rozar de su cuerpo dentro el vestido de satén negro que marcaban sus curvas, cada surco de su cuerpo, no llevaba ropa interior, y no más lejos de la sexta foto se acercó a ella y a medio centímetro del pómulo de su oreja izquierda, como aquel que lo desea morder, le dice, -¡déjame que te fotografíe desnuda!

Henry la llevo a su estudio en pleno corazón del barrio del Raval, pequeño y bien iluminado por las primeras luces del día. Se sentía nerviosa, no lo podía ocultar, y sólo llegar le ofreció un te. Aceptó el ofrecimiento. Una bonita luz se colaba en la sala a través de las cortinas blancas del balcón y decidió que se sentaran en la mesita junto a él, la suave brisa que entraba hacía un poco más soportable el sofocante calor de agosto en la ciudad. Era muy hermosa, pensó Henry viendo como el contraluz iluminaba toda su cara, su cuerpo, y sin poder controlar su carácter impulsivo, dejó su te a medio tomar y se acercó a ella lentamente, mirándola a través de sus pequeños ojos almendrados, desnudando su cuerpo tras liberar cada uno de los corchetes que ataban su vestido.

Tras cada corchete, tras cada pequeño roce de la yema de los dedos sobre su piel se estremecía todo su cuerpo, arqueaba su columna agarrando su deseo a las patas de la silla, sus pies se desnudaron buscando el frío suelo, hasta que su vestido se deslizó sobre sus pechos, sus brazos, su cuerpo, dejando toda su excitación al desnudo.

Henry terminó de deslizar el satén por su suave piel, hasta llegar a sus pies diminutos, transformando el aire irrespirable en anhelos, deseo de tomar ese hermoso cuerpo entre sus manos, acercarlo a su propio cuerpo, penetrar su excitación.

Ella separó levemente sus piernas, reclamando el placer de los dedos acariciando su clítoris, suave, intenso. -No pares aunque te diga basta, susurró Emilie a sus oídos, reclamando el placer infinito. Se dejó perder entre sus brazos, sujeta a él, fuerte, inmovilizada, la mano buscando su excitación, gemir, gritar, convulsa, suya, siempre.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 28
  • 4.5
  • 373

Me gusta la escritura y la fotografía, un poco de mí que podéis descubrir en mi blog El café del fotógrafo.

Tienda

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta