cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Reflexiones chonis
Amor |
06.08.15
  • 5
  • 6
  • 785
Sinopsis

Casi todo real y verídico

 Y a mi que me da por mirar esta mañana el feisbu y me encuentro que dos amigas y un amigo mío, que andan muy al loro en política, han puesto hoy 6 de junio recuerdo del desembarco de Normandía en una foto con barcos de guerra y aviones y diciendo aparte que si eso cambió el mundo y que si fue eso muy bueno pa nosotros, que yo no se qué coño será de bueno que mi madre ya ni se acuerde de la ultima vez que la llamaron pa un curre de camarera de piso, que en mi casa estemos ya viviendo de la ayuda familiar de mi padre y que a mi después de llevar ya pa tres años  en las bolsas de auxiliar de enfermería no me hayan llamao todavía ni pa una puta sustitución, que hay que ver la gana que tiene la gente de currar limpiando culos. Y yo recuerdo que eso del desembarco de Normandía  a mi me dijeron que tenía  que ver con una película que se llamaba salvar el soldado rayan que yo no he visto jamas en la vida porque cuando la pusieron en el cine yo era todavía  chica además que a mi ni me gustan las películas  de guerra ni en esa salia ni el Brad Pit y ni siquiera el Georg cluny. 

   Aunque a mí el 6 de junio siempre me traerá  el recuerdo del reparto de las notas del instituto en la que iba a ser el final de la ESO de todas mis amigas y amigos y a mi me iba a valer repetir curso o al menos es lo que me decía mi tutora que estaba pendiente de lo que decidiera el claustro escolar en donde yo sabía que iban a haber informes y votos desfavorables como el del profe de religión (que es más maricón que un palomo cojo y no es que lo diga yo sino que lo dice to el mundo) y todo por la tirria que me tenía de la vez que yo me estaba quedando dormida en la clase y va el tío y me dice  Anatha Ruiz, acaso has pasado la noche con tu novio?  - y eso con esa voz chillona que le sale y además poniéndome acento en la primera A de mi nombre y convirtiéndolo en un esdrújulo, cuando todo el mundo sabe que es palabra llana y sin acento - y yo le contesté y tú con el tuyo ? o el gilipolla de conocimiento del medio que por estar yo dándome en los labios, que se me cortan del frío, con una barrita de cacao, va y me dijo señorita Ruiz se pinta usted como las prostitutas y yo le contesté que, si me estaba llamando puta, más lo sería su hermana.

   Y al final yo sabía que todo eso se iba a argumentar en el claustro en mi contra y que de nada me iba a valer el haber ganado ese mismo año el primer premio de relatos cortos del instituto, del que una parte de los profesores del jurado había opinado que estaba muy bien, otra parte que muy mal y el de religión que una asquerosidad, y eso porque al final del cuento se revelaba que el chico a quien yo prodigaba mis cuidados y atenciones era mi propio hermano, y así  la cosa, de tener un carácter inocentemente platónico, pasaba a tenerlo de perversa incestuosidad. Pero aún y así me dieron el primer premio y hasta me lo publicaron en una revista juvenil del ayuntamiento.

   Y  cuando mi tutora nos dijo que al final el claustro había decidido que, aunque yo aprobase en septiembre, no iba a tener más remedio que repetir curso en base a mi mala conducta, mi madre se llevó instintivamente la mano al paquete de fortuna que lleva siempre en el bolsillo del culo de los vaqueros y a pesar de estar prohibido el fumar dentro del instituto encendió uno y echándole el humo a la tutora en la cara le dijo hecha una furia que ya eran ganas de joder y de dar por culo el no quererle dar a la niña el graduao de la eso, pa que, ya que no pensaba ni tenía ganas de seguir estudiando, al menos le sirviera pa irse a la guardia civil, a las fuerzas armadas o de cajera de un supermercao.

   Y para apartarme de las que mis padres consideraba malas influencias, culpables de mi fracaso escolar, al curso siguiente me mandaron a estudiar a un instituto de Málaga, y alguna razón llevarían en ello, porque, curso tras curso, me saqué no sólo la ESO y el bachillerato sino el módulo de auxiliar de enfermería con el que espero encontrar el trabajo de mi vida, porque esto de la falta de curre se tendrá que arreglar algún día. Bueno, eso al menos pienso yo. 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 67
  • 4.58
  • 274

Siempre hay una historia que contar

Tienda

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta