cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
Regreso
Reflexiones |
13.04.17
  • 4
  • 6
  • 1085
Sinopsis

Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo...

Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo... Ha sido como esperar durante un largo viaje a que llegue algo que has  anhelado durante demasiado tiempo y que con su silenciosa llegada te trae oxigeno para poder respirar, un aliento que supone un descanso para el alma, un suspiro que libera todo aquello que parecía haberse quedado para siempre estancado en los rincones más oscuros de mi ser. Desde que empece un nuevo y necesario camino en mi vida he estado tan distraída con cosas ajenas a mí, aunque totalmente necesarias dadas las circunstancias, que me he visto inmersa en una involuntaria carrera contrarreloj en la que me he olvidado de mí misma y de mis autenticas necesidades interiores. En este tiempo me han invadido una infinidad de emociones de todo tipo que ahora seria incapaz de resumir, incluso de concretar. En realidad creo que no me apetece ni saberlo.
Las lágrimas parecen haberme abandonado incluso en los momentos en los que más las necesitaba, en cambio, otras tengo la sensación de que hay un océano esperando solo para mí. Y como gotas de lluvia a deshora van deslizándose a su antojo cuando menos lo espero. No sé el motivo exacto y eso es lo que lo hace especial porque con el tiempo he descubierto que la tristeza tiene muchísima profundidad, tanta como un abismo del que no puedes ver el final y que realmente puede llegar a asustar pero cuando la aceptas como parte del proceso se convierte en algo sagrado que solo te pertenece a ti. Solo tú sabes lo que sientes, solo tu alma sabe lo que necesitas...
Hace poco leí algo,una de esas cosas que cuando las lees son como un jarro de agua fria que te va cayendo por el cuerpo poco a poco, desde la cabeza resbalando por cada poro de tu piel, recorriendo cada espacio, cada rincón, que hacen que cuando crees que no puedes tener más frio te congeles aun más... el caso es que leí de un filósofo, que hay tres capas del ser humano: Fisiología, psicologia y ser.
Decía que solo un uno por ciento de la población tenía la capacidad de sentir el amor de una forma distinta que es, vivir desde el corazón, suelen ser las personas que tienen cualidades artisticas, solo esas personas pueden sentir así porque viven en ese estado permanentemente, en ese estado de amor, porque no piensan, sienten. Los demás tienen miedo porque es un estado demasiado frágil, no puedes mantener el viento en una mano encerrado ni un instante, no puedes evitar que el amor venga y se vaya a su antojo. El amor no es una piedra, es una rosa,y muy pocas personas son tan valientes para vivir momento a momento, por lo que han decidido tener un amor del que puedan depender.
Me pareció tan triste y realista que decidi aceptar una verdad que ya sabía en mi interior, que cuando eres así no puedes ser de otra manera, cuando vives, vives cuando sientes, sientes cuando amas, amas. Y no puedes evitarlo porque forma parte de ti ,de tu esencia ,de tu alma. Lo mismo sucede cuando dejas de amar, no haces nada para evitarlo porque sabes que es irremediable y que además todo tiene un principio y un fin, de nada vale aferrarse a algo que ya no existe... Creo que en el fondo es una suerte tener la capacidad de amar de esta manera porque es lo más grande del mundo.
Amarse a uno mismo y poder amar a los demás de la misma manera, eso es magia sin lugar a dudas.
Así que decidi sin elegirlo seguir amando a la vida, a las estrellas, al viento a todo y a nada a la vez y seguir siendo yo misma eternamente.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • estupendo relato aunque demasiado denso, le falta fluidez
    Bienvenida de nuevo Nora.!!! Vivir desde el corazón, una maravillosa forma de sentir. Impulsos, conocerse a uno mismo. No hay fragilidad sólo miedo a la sensibilidad. Quiero felicitarte por este maravilloso texto lleno de vida. Un abrazo.
    Querida Nora, no sé exactamente que razón te ha llevado a salir de tu alejamiento pero me congratula infinitamente que hayas despertado de esa hibernacion a la que te habías sometido involuntariamente. Que lo hayas hecho público es genial y que recuperes las riendas de tu vida fantástico. Ya eres libre en en cuerpo y alma princesa. Sigue la luz de tu estrella y que nunca se apague. Carpe diem corazón
    Dicen que el amor es como la jardinería de las rosas, por muy bellas que sean tienes que recordar que tienen espinas durante todo el tiempo. Un saludo
    Tu prosa reconocible, tus necesidades interiores, el fuego del amor, el recorrido de tu vida, siempre, en las escenas de tus magníficas narraciones. Bienvenida una vez más.
    Siento los acentos, se que hay algun fallo que otro... pero he tenido problemas con el ordenador, espero que sepais disculparme y gracias por pasaros a leerme..Un abrazo!!!!
  • Si tuviera alas volaría, volaría tan lejos que me perdería, me perdería y no podría volver nunca más.

    La tristeza que me invade es tan grande que me asusta.

    No vuelvas porque me desordenas la vida, y es curioso porque eres con diferencia, la persona más ordenada que conozco.

    Abrázame fuerte, déjame llorar sin consuelo en tus brazos, no ser nadie por un rato, que el tiempo se pare y sienta la quietud de mi alma.

    Siento muchísimo haberte hecho daño, siento las lágrimas, los temblores, el desasosiego que te causé. Las ilusiones rotas, los esfuerzos en vano, las dudas, las noches sin dormir, los cigarrillos de más, las charlas infructuosas, mi mirada perdida, mis pocas ganas de seguir, mi melancolía, mi tristeza, los dolores de cabeza.

    El sueño, parece no querer abandonarme, ha vuelto el letargo a apoderarse de mí. Es la sensación de estar en un receso momentáneo de los días, de las horas, de la vida…

    Por fin ha llegado el día, por fin me encuentro conmigo misma y con mis palabras de nuevo...

    He pensado tantas veces en que sería de mi presente si hubiera elegido otros caminos que la sola idea de volver a intentar valorarlo me aburre.

    Los pájaros que cada día visitaban mi soleada terraza aún no habían venido, todos los días hacía lo mismo, sacaba al perro a la misma hora y la misma pregunta a horas distintas.

    Cada día huele más a verano y todavía es invierno, un invierno que se ríe del frio. Un invierno que no quiere serlo, un invierno que quiere ser primavera, como cuando una mujer siendo morena decide que es rubia.

  • 30
  • 4.58
  • 111

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta