cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
REJAS
Históricos |
27.03.09
  • 4
  • 1
  • 1305
Sinopsis

La reja se construye para evitar que entre alguien, o salga según se mire. Son traslucidas, te dejan ver, pero solo tocar lo que el largo de tu brazo estirado te permite. Dan envidia a veces, curiosidad, o temor. Ganas de atravesar, o de no quedarse atrapado dentro.
La mayoría son fruto del miedo, miedo de mezclarse, proteger mi interior del exterior, del otro.
A mayor miedo mas retorcidas y punzantes, astas hirientes y disuasorias que se excusan con un toque de arte forjado amigo.
Las hay que separan ostentosas, el poder y el dinero de los de dentro, del transeúnte sin derecho a acceso. Rejas doradas, bien pintadas. Las mismas que a veces encontramos oxidadas por el olvido y el infortunio de sus antiguos moradores.
Las hay populares, abanicos de flechas dispuestos en cada separación de terraza (juntos pero no revueltos). Negando al vecino amigo, hay que llamar antes de entrar por la puerta que tiene mirilla, para hacerme el sueco, si corresponde.
Rejas de monasterio y celosías que protegen del pecado, como si este no supiera colarse por agujeros y rendijas.
Rejas para ser saltadas, las de colegio y el internado, fugas precoces, primeras experiencias de libertad no vigilada.
Las rejas insaltables se convierten en jaulas, jaulas mínimas de pájaro cantor que no añora el vuelo porqué no lo conoce. Jaulas a veces construidas por el mismo cautivo, que en su afán de no dejar pasar, no puede salir.
Las hay grandes, tanto que a veces son invisibles, tematizadas con jardines, fuentes y calles; un parque temático de libertad de cartón piedra. Abren sus puertas el viernes para soltar a las hordas que vuelven a agruparse en manada en alguna otra parte, para volver dócilmente después traspasando la puerta que han dejado abierta.
Hay rejas que nos recluyen en prisiones, encierran el deseo o nostalgia de lo que te han, o te has prohibido. Depende si el carcelero es propio o extraño.
Prisiones con rejas y vigilantes de la reja. Prisiones sin rejas, en el que uno se auto-vigila a veces sin saberlo. Pero estas mas difíciles de describir, son otro tema, se llaman muros.
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 5
  • 4.0
  • -

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta