cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
RELATO LA CÁMARA PERDIDA TERCERA PARTE
Terror |
30.07.15
  • 0
  • 0
  • 477
Sinopsis

Nuestro protagonista esta viviendo momentos inciertos donde una decisión ha cambiado su destino y ahora su vida peligra por un contenido que desconoce. Sigamos muy de cerca a nuestro protagonista y esperemos que pueda resolver ese misterio.

 

Cumplí sus órdenes al pie de la letra y tomé un vuelo hacía Guatemala. No cuestioné aquellas órdenes estrictas porque tenía temor de perder la vida. A pocos pasos de subir el avión me encontré con un personaje poco peculiar. Tenía un mal presentimiento sobre aquella escena. Se acercó a mí y me entregó un sobre, dentro de él venía una nota que decía: “Si sales del país morirás…”

Me quedé parado a mitad del camino y comencé a cuestionar mis posibilidades de vida en ese momento. Todo había sucedido tan rápido y sin darme tiempo de planificar nada. Por un lado tenía aquel hombre misterioso que me llamó para darme dinero y a la vez decirme lo importante que era el contenido de aquella memoria. Y por el otro tenía una nota en mi mano que decía que si salía del país moriría. Tenía que tomar una decisión y tenía que hacerlo en ese preciso momento.

Respiré profundo y continué mi camino hacia la entrada del avión. Pasé la inspección y entré. Las piernas me temblaban porque por momentos sentía recibir un balazo en la sien. El vuelo despegó y mi trayecto estaba marcado. Guatemala sería mi destino y no sabía que me depararía el futuro en aquel lugar. Jamás había ido ahí y me estremecía saber el desenlace de todo lo que estaba aconteciendo.

En el vuelo pensaba en todo lo que había pasado desde que encontré aquella cámara. Por un momento me arrepentí de haber tomado la decisión de levantarla del suelo; pero luego reaccionaba y me veía en ese avión volando hacía otro país sin tener la más mínima idea de lo que estaba haciendo. Estaba metido en un rollo muy grande y nadie me había advertido del peligro que corría.

La azafata pasó ofreciendo bebidas y golosinas y cuando llegó al lugar donde me encontraba me hizo varias preguntas un poco raras. Ella me preguntó lo siguiente:
- ¿Está a gusto en este lugar?
- Si me siento a gusto, gracias.
- ¿No le gustaría pasarse a los asientos de adelante? Tenemos música y un buen ambiente.
- No gracias señorita, estoy bien.
- Que disfrute el vuelo señor.

Aquella pequeña conversación me hizo sentir un poco extraño. ¿Por qué tanto interés en que me trasladara de asiento? Algo no me parecía normal. Íbamos a mitad de camino y pude sentir como si alguien me veía fijamente. Volteé a todos lados y no vi nada raro; pero aún seguía sintiendo esa extrañes dentro de mí.

Por fin llegamos al aeropuerto llamado LA AURORA, la madrugada estaba muy fría. Las luces parecían un poco tenues y el ambiente bastante desolado. Salí y un taxista me ofreció sus servicios. Parecía buena persona así que cedí a su petición. Me dijo que si ya tenía en mis planes el hotel donde me hospedaría y yo sinceramente le comenté que no conocía muy bien la ciudad. 
Él me dijo que conocía la dirección de algunos hoteles de buen prestigio y yo le dije que me llevara a conocerlos. Luego de algunos minutos dentro de su taxi llegamos a los hoteles. Desde fuera parecían muy buenos, elegantes, bien cuidados y podía notarse que personas refinadas entraban a lugar.

Me bajé del taxi y cogí mis maletas. Le pregunté cuanto le debía y me dijo: “Usted no me debe nada Joven, yo lo estaba esperando. A mí ya me pagaron todos los servicios” Me quedé sorprendido cuando me dijo eso y le pregunté discretamente que me dijera quién había sido, y me dijo que un hombre alto de complexión delgada y con un buen traje lo había hecho. Mi curiosidad aumentó aún más al escuchar lo que dijo aquel taxista.

ESTA HISTORIA CONTINUARÁ…

P. CARDONA

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 27
  • 4.33
  • 494

Soy una persona que disfruta redactar historias cotidianas y un poco extrañas. A veces están en mi mente y otras veces en el ambiente.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta