cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

4 min
RELATO REAL LA CÁMARA PERDIDA SEGUNDA PARTE
Terror |
28.07.15
  • 0
  • 0
  • 701
Sinopsis

Nuestro protagonista quedó atónito con el contenido de aquella memoria que había extraído de una cámara que se encontró en el bosque. Habían personas interesadas en aquel contenido y él lo sabia. Veamos que sucedió después de aquella escena en el computador...

Llevaba la cámara conmigo, abrí la tapa lateral y extraje de ella la memoria SD. Supuse que todo lo que importaba de la cámara estaba dentro de esa memoria. Dejé la cámara en un basurero y salí por la parte de atrás del centro comercial. Me fui corriendo hacia mi casa, casi me quedaba sin aliento por lo rápido que iba; pero ya estando seguro dentro de mi habitación. Inserté la memoria en mi computador portátil y lo que vi dentro de ella me dejó sin aliento.

Una colección de archivos e imágenes que nunca antes había visto. En algunas ellas se describían acontecimientos nefastos y otras se representaban la locura y el desquicio de un ser humano. Me quedé petrificado  y pensativo al ver las atrocidades enmarcadas en aquellas fotografías. Un frío helado recorrió mi nuca cuando escuché unos pasos acercarse a la puerta de mi casa, en ese momento pensé en huir; pero mi casa no tenía salidas de emergencia, así que esperé el desenlace. Aquellos pasos que escuché eran los de mi vecina que ingresaba a su habitación.

Me estaba volviendo paranoico con todo eso, algo se había apoderado de mí, quizá la desesperación o quizá la angustia; pero algo me tenía intranquilo. Los días siguientes no fueron muy alentadores para mí. De manera extraña había llegado un comunicado donde me citaban en las oficinas centrales de mi trabajo para discutir un tema de suma importancia. Creo que me estaba volviendo loco; pero aquel hallazgo inoportuno había cambiado el destino de mi vida.

En la reunión me comentaron que habían encontrado algunas anomalías dentro de mi curriculum y que debían tomar algunas precauciones al respecto. Yo me quedé estupefacto al darme cuenta de las incongruencias que me dictaban; pero no podía hacer nada al respecto porque estaba bajo el dominio de la empresa. Mis días laborales se volvieron confusos y además angustiantes, ya que la presión por parte de la gerencia fue incrementando poco a poco, hasta el punto de quebrantar mi paciencia.

Después de tres meses de angustiantes reuniones y observaciones me despidieron. Me comentaron que ya no eran requeridos mis servicios en la empresa y que estaban muy agradecidos por lo que les había dado y enseñado. Desde ese momento supe que estaba perdido. ¿Qué podría hacer sin empleo? ¿Cómo me mantendría?  Me preguntaba yo en mi interior. Fue entonces cuando recibí una llamada a eso de las nueve de la noche, un hombre con voz fuerte y grave me decía lo siguiente: “Sé que tienes una memoria que contiene algo muy valioso para otras personas. No me preguntes quien soy, ni como me llamo, porque no te lo diré, solo puedo decirte que quiero ayudarte y sé que ahora más que nunca necesitas de mi ayuda”

¿Cómo sabía todo eso aquel extraño que me hablaba? ¿A caso me estaba investigando? ¿Qué tan valioso era el contenido de aquella memoria? Eran muchas preguntas por responder y seguramente no podría obtener las respuestas sin pagar algo a cambio.  Mi voz entrecortada le pregunto: “¿Cómo me puedes ayudar?” y aquel hombre me respondió con una firmeza interrumpible: “Revisa tu estado bancario ahora mismo”. Tomé mi celular y navegue en mi estado de cuenta y me sorprendí al ver que aparecían varios números dentro de mis ahorros. Jamás había tenido tanto dinero en toda mi vida. En mi cuenta había un total de medio millón de dólares disponibles para mí.

Aquella voz siguió hablando y me dijo: “Sé que estás sorprendido y no lo puedes creer; pero déjame decirte que dentro de esa memoria hay mucho más que fotografías y vídeos. Debes de cuidarte mucho, porque hay muchas organizaciones peligrosas que andan detrás de ese contenido. Toma el primer vuelo hacia cualquier parte del mundo. Procura ser discreto y no llevar mucho dinero. Pronto te contactaré, no importa donde estés, yo siempre te encontraré, así que no intentes esconderte” Fueron las últimas palabras que aquel misterioso hombre me dijo.

Cumplí sus ordenes al pie de la letra y tomé un vuelo hacía Guatemala. No cuestioné aquellas órdenes estrictas porque tenía temor de perder la vida. A pocos pasos de subir el avión me encontré con un personaje poco peculiar. Tenía un mal presentimiento sobre aquella escena. Se acercó a mí y me entregó un sobre, dentro de él venía una nota que decía:

ESTA HISTORIA CONTINUARÁ….

P. CARDONA 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 27
  • 4.33
  • 516

Soy una persona que disfruta redactar historias cotidianas y un poco extrañas. A veces están en mi mente y otras veces en el ambiente.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta