cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

7 min
Resaca
Terror |
12.10.14
  • 4
  • 12
  • 1744
Sinopsis

Tristemente, inspirado en hechos reales

Despierto. La luz es enceguecedora y el dolor de cabeza, terrible. El estridente canto de un pájaro taladra mis oídos. Mi cuerpo está adolorido, algo arde en mi pecho, tengo el estómago revuelto.

¡Otra vez! Juré que esto no iba a pasar otra vez. Los dientes del remordimiento se hunden con sadismo en mi cerebro. ¿Por qué soy tan débil? En algún lugar de mi subconsciente escucho una risa mordaz que se burla de mí; seguramente es la parte responsable de mi ego diciéndome: te lo dije.

Estoy desnudo en un lugar desconocido. A un lado mío, un cuerpo me da la espalda. ¿Hombre, mujer? Imposible saberlo, esa maraña de pelo rubio no me da mucha información.

¿Qué carajos hice anoche? ¿Cómo llegué aquí? ¿Quién es ésta o éste?

Intento erguirme, pero mis músculos están entumecidos. Todo me duele, la cabeza va a explotarme, desisto de moverme. Opto mejor por tratar de deducir dónde demonios estoy. Altos árboles se elevan a los lados, el sol de la mañana lastima mis ojos por entre las ramas de éstos; agua corriendo se escucha en algún lugar cercano. ¿El parque? No, no hay arroyos en el parque…

“El río no está muy lejos de aquí, ¿quieres dar un paso por la ribera?”

El recuerdo llegó de golpe, alguien dijo eso recientemente. Tal vez la persona que está a mi lado. Hago un nuevo esfuerzo por levantarme y esta vez lo consigo, pero el precio fue un paseo por la Montaña Rusa y un doloroso ataque de vómito. Las arcadas me ponen de rodillas y la emanación marrón que sale de mi boca cae hirviente sobre mis manos que tiemblan al sostenerme.

De nuevo, desde algún lugar de mi mente lacerada, alguien se mofa de mí, el ardor en mi pecho se incrementa.

Con gran esfuerzo consigo ponerme de pie, pero una serie de punzantes espasmos musculares me obligan a volver a mi posición en el suelo. Mi mano cae sobre la de mi acompañante. Es una mujer, deduzco por lo delicado de ésta y sus largas uñas pintadas de rojo.

“El placer es todo mío…”

Eso lo dije yo y luego besé esa mano. Ya viene. Empiezo a recordar. Casi lo tengo. Con mano trémula tomo su hombro para hacerla voltear, pero es inútil, no la reconozco. Sin embargo…

Mis ojos caen instintivamente sobre los pedazos de tela escarlata esparcidos por doquier.

“Es ella, la del vestido rojo, se llama Ángela”.

Eso lo dijo Pedro. La niebla comienza a disiparse; a cuentagotas viene la información a mi memoria. El cabrón de Pedro. Insistió tanto en que fuera a su fiesta de cumpleaños. “No vayas a faltarte tengo una buenísima sorpresa”, me dijo.

Yo deseaba ir, desde luego, nunca me he perdido ninguna de sus fiestas. Es mi amigo, casi mi hermano. Siempre vamos de cacería juntos, ya sea a los clubes nocturnos en busca de mujeres, o en la espesura del bosque, en busca de ciervos. No soy muy afecto a lo segundo, pero Pedro siempre insiste. La última vez no salió muy bien, casi muero.

“Vamos, no me puedes decir que no –insistió–, te aseguro que la sorpresa valdrá la pena. Es una mamita de pelo rubio, bien chichona. Me costó mucho convencerla de ir, pero es lo menos que puedo hacer por ti luego de aquel incidente. Me siento culpable, tú ni querías ir.

No me gustaba desairarlo, pero tuve que negarme, era lo más responsable. “Ya te lo dije, no podré asistir; esa noche me es imposible, tengo cosas que hacer”.

“¿Y quién dijo que será hasta en la noche? Mi fiesta empieza al mediodía y durará hasta la madrugada”. Tras decir eso, su sonrisa se amplió cínicamente bajo sus lentes de sol en una expresión que parecía decir: soy el rey de las putas fiestas. 

Sí, ahora recuerdo. Alguien prestó a Pedro una gran casa a las orillas de la ciudad, cerca del río. Cuenta con una espaciosa alberca y un magnífico asador ideado para grandes eventos. Mi amigo me presumió de haber comprado cinco cabritos y veinte botellas de whisky. El flujo de cerveza, prometió, será inagotable. Además invitó a un DJ amigo mutuo para amenizar el convite y él a su vez llevaría una legión de buenas amiguitas. Sería cosa seria.

Puedo ir un rato, pensé. Volveré a casa antes de anochecer, seré una persona responsable; no dejaré que vuelva a ocurrirme lo de aquella noche nefasta. Pero soy débil… Es ella, la del vestido rojo, se llama Ángela. El cabrón de Pedro.

Un nuevo torrente de vómito marrón mana de mi boca. Destellos intermitentes aparecen en mi campo de visión. Mi pecho pulsa, la risa bulle en mis oídos. El remordimiento, que visualizo como un pequeño monstruo de afilados dientes, se ensaña con lo queda de mi atrofiado cerebro.

Volteo hacia el bulto que está a mi lado y siento el deseo de pedirle perdón. Quisiera recordar el rostro de quien supongo es Ángela, pero no puedo y no ha quedado nada de éste como para reconstruirlo o siquiera hacerme una idea de cómo fue. Donde estuvo su semblante, ahora sólo hay un enorme hueco. De hecho, no ha quedado mucho de ella en realidad, salvo su tronco que me da la espalda, la maraña de pelo rubio sanguinolento y la mano, que por alguna razón dejé intacta.

Ha sido mi segunda noche salvaje. Juré que no volvería a suceder, que iba encerrarme bajo llave cuando llegara ese día del mes, pero soy débil. Ya no me cabe la menor duda de que estoy maldito, dentro de mí habita un ser bestial, es su risa la que escucho, la que se burla de mí, ahora lo sé. Aquel animal que casi me mata no era un oso, por más que Pedro insistiera en ello. La marca que dejó en mi pecho y que ahora punza insidiosa, es prueba más que suficiente de ello. No entiendo por qué al principio lo negué. Debí haber muerto aquella noche, pero Pedro, con todo y su mala puntería, me salvó la vida. Tal vez si el monstruo hubiera caído muerto frente a nosotros, en lugar de huir malherido, las cosas serían distintas ahora mismo.

A lo lejos se escuchan sirenas de los autos policiales. Comienzo a temer. ¿Qué más hice anoche? ¿Cuántos? ¿Quiénes? … ¡Pedro!

El dolor de cabeza comienza a hacerse más fuerte, mis músculos palpitan, el mareo se vuelve insoportable. Yo no bebo, pero imagino que algo parecido sienten por la mañana los que lo hacen en exceso.

Decido volver a acostarme, me siento demasiado cansado para huir. Creo que esta vez no tendré tanta suerte como la primera. Ahora me viene otro recuerdo de ella. No de su rostro, sino de algo que dijo: 

Qué hermosa luna llena, ¿no crees?

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Brutalmente magnífico, Carlo. Me ha encantado todo el relato, pero destaco ''los dientes del remordimiento'', ''el paseo por la Montaña Rusa'', y por supuesto esa perfecta frase final que no podía haber sido otra. Simplemente genial. Un saludo.
    Muy bueno, Carlo. Otro gran giro. Me has hecho reír al principio y hasta tuve que ver si el relato no era de humor, pero pronto vi venir algo horroroso. Tomaste argumentos de terror clásico y armaste un relato que sin dudas sorprende. ¡Muy bien logrado!
    Alucinante giro argumental!! Con esa sinopsis de hechos reales nos tienes engañados a todos y luego: zas! Final sorprendente... Muy buena historia. Un saludo!
    Muy bueno Carlo. Describes muy bien las sensaciones físicas de tu personaje. Y nos llevas a un estado que hace que no nos esperemos el giro final. Con cualquier otro tipo de narración lo habríamos visto a leguas, pero tu creas una atmósfera muy buena para que estemos inmersos en el malestar de él, y que creamos que se pasó con la bebida. Por tanto, muy bien llevado el relato. Enhorabuena compañero.
    El rey de los horrores (cuando menos para mi) los licantropos, apasionante lectura que gira mientras el protagonista recuerda la jerga que lo llevo a ser el acompañante de un cadáver fresco.
    Con la sinopsis me atrapaste. Luego fue inevitable de la lectura. La disfrute enormemente. Gran final y muy elegante para hacer referencia a los detalles más viscerales. Muy bueno. Suerte en la próxima cacería y cuidado con Pedro. Un saludo.
    Interesante relato. Muy bueno. Aquí mi primer relato http://www.tusrelatos.com/relatos/el-pozo-de-la-verja
    Muchas gracias Paco, y a los demás por sus comentarios. Y efectivamente, alguna vez he padecido del dolor de fiesta y esa fue la inspiración. Saludos
    Imagino que los hechos reales se referirán a la borrachera, no al asunto del hombre lobo. En todo caso, una historia inquietante, que se nos va desvelando poco a poco, bien desarrollada y mejor rematada. Saludos
    ¡Uhhh...!, buen relato.
  • Tras muchos siglos de banal existencia, un vampiro decide que la vida eterna ya no le satisface.

    ¿Quién dijo que no se pude vivir de tus sueños? Gracias a la bendita tecnología, ahora es posible… aunque claro, todo tiene un precio.

    ¿Alguna vez has soñado con alguien y al despertar sientes que te has enamorado de esa persona?

    Una familia disfruta del Domingo de Pascua y todo sería perfecto de no ser por el amargado abuelo.

    Relato sobre la postergación constante de los proyectos personales. No sé si realmente encaja en la categoría Reflexiones, tal vez debería ser en Varios. Ciertamente es un cuento de género fantástico con una moraleja; ya me dirán si funciona o si es demasiado obvio en su intención.

    Noé, un joven hombre de familia, se encuentra a prueba en un nuevo trabajo. No le agrada en lo absoluto, el sitio le pone la carne la gallina, pero la necesidad lo obliga a estar ahí. Este es un relato sobre aquellos empleos que nadie quiere, pero alguien tiene que hacer.

    ¿Y si el infierno sí es como lo pintan?

    Microrelato

    Alicia se mordía las uñas mientras observaba la enorme y tétrica casa frente a ella; algo en su interior le decía que estaba cometiendo un terrible error, que debía regresar cuanto antes, pero su curiosidad era infinitamente más poderosa que su prudencia. O tal vez se trataba de algo más.

  • 21
  • 4.64
  • 122

Comunicador de profesión, escritor por pasatiempo. Entusiasta de los géneros fantásticos, en particular el horror.

Tienda

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
19.09.18
25.05.18
Encuesta
Rellena nuestra encuesta