cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Roadmovie to nowhere
Poesía |
12.08.13
  • 4
  • 0
  • 1929
Sinopsis

Pretende, sólo pretende, ser un poema construido con intuiciones de los años 70 u 80.

Cuero negro y pechos blancos,

miles de millas hasta el polo norte

y mamá convirtiendo en realidad tus pesadillas.

 

Más de mil centímetros cúbicos a través del desierto,

hermanos del asfalto que se cruzan y saludan,

y hembras rubias en los mojones que marcan distancias.

 

Pecho blanco, pezón rojo y dos ruedas.

Libertad es sólo tener el depósito lleno

y cortar el aire, cortar el aire.

 

En el desierto no puedes recordar tu nombre.

 

Media tarde, sol y calor

y más bandas viajeras, ángeles de cuero,

bajando hacia el sur.

 

Los pechos blancos de tu hembra contra tu espalda,

tu máquina y tu hembra.

Parada en la gasolinera, vaciarte en una, llenar la otra.

Acariciar pechos, acariciar cromados.

Bigamia. Tu hembra y tu máquina.

 

Cerveza con los hermanos y entiendes sus hablas recias del norte,

y entiendes también, oh Suzie Q, ese rock tan antiguo.

 

Vuelta al asfalto y vuelta a tu bigamia.

Los pechos que sientes en la espalda,

¿son de tu hembra, son de tu madre?

 

Mamá convierte en realidad tus pesadillas.

 

Ya no hay desiertos, sólo hielo

y en el hielo tampoco puedes recordar tu nombre.

Ni hay rubias en los mojones que marcan distancias

ni hay mojones que marquen distancias.

 

¿Y si se congelan los pechos que sientes a tu espalda,

y si detrás sólo llevas una estatua de hielo?

Hielo y noche.

Hace tiempo que ya no cruzan hermanos camino del sur.

Sólo el sonido de tu máquina y el vaho al respirar.

 

En la noche tampoco puedes recordar tu nombre.

 

Ni luces de colores. Sólo cuero negro y botas negras.

Escalofrío y no quedan espacios donde hablar

ni nada que decir.

Ni palomas, ni centeno, ni viento que pasa...

 

Si supieras lo que veo desde aquí.

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

No sé si soy un troll o un yorreal.

Tienda

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta