cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Rodrigo.
Reflexiones |
17.10.14
  • 0
  • 0
  • 342
Sinopsis

Rodrigo no tenía una vida fácil. Rodrigo no tenía por que estar viviendo esto y exacto ya no lo vivió mas.

 

La vida de Rodrigo no era fácil.

Su fracaso en el instituto y la vida que tenía fuera de él hacían no serlo, primero estaba José el de matemáticas, ese le tenía una manía, el segundo era Pablo el de gimnasia, que le hacía correr dos vueltas más que los demás, solo por que era el ex-novio de su madre.

Y por último estaba el capullo del director. A ese lo odiaba sin razón ninguna.

Lo peor era llegar a casa y tener que limpiar la habitación, la loca ninfómana con la que vivía lo obligaba.

Rodrigo no era de recoger su habitación, la prefería desordenada, pero su madre no, ella era obsesiva con la limpieza y le corregía en todo.

Rodrigo tenía el privilegio de tener una madre así con el tic en el ojo y todo, su madre era religiosa y no había cosa que más adorara que a Dios y a la Virgen (aunque pecase mucho, pues no había día que se acostase con uno) , siempre iba vestida igual a misa, con ese traje rojizo que tiene un agujero en la axila, una vez un pasajero del metro le dijo:

-Oye, la observo todos los domingos, ¿sabe usted de la rotura que tiene bajo la axila señora?

Rodrigo quiso hacerle un homenaje, nadie le había dicho nada así a su madre.

El miércoles después de clase le presentó su trigésimo suspenso en el año, esta vez de geografía, el tic en el ojo empezó y Rodrigo pensó que tal vez su madre necesitaba un viaje para relajarse, quizás surgiría la magia y su madre volvía siendo una madre guay.

En la hora de la comida, una caja de pizza se posó en la mesa y como un salvaje Rodrigo se la terminó.

Minutos más tarde su madre murmuró algo de ejecutar a un relojero, Rodrigo descubrió que su madre no era normal.

El jueves por la mañana la loca no estaba en casa, seguramente estaría dormida en un banco del parque, parenciendo una indigente, caminando llegó al instituto donde le esperaba la paliza del día, se me había olvidado que Rodrigo sufría bullyng, y que cada día tenia mas ganas de suicidarse.

Ese mismo jueves Rodrigo acabó con su vida.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Rodrigo no tenía una vida fácil. Rodrigo no tenía por que estar viviendo esto y exacto ya no lo vivió mas.

Estudiante de 2º de ESO.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta