cerrar

Esta web utiliza cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios y mostrarte publicidad relacionada con tus preferencias mediante el análisis de tus hábitos de navegación. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí

4 min
Rutina diaria
Reales |
20.06.15
  • 5
  • 8
  • 759
Sinopsis

El día a día puede llegar a ser una auténtica tortura. La realidad siempre supera a la ficción.

—    Cariño es la hora

—     Voy

—    ¿Quieres que me levante contigo y te prepare el desayuno?

—    No te molestes, que no son horas y luego no puedes coger el sueño. Tú sigue acostada que yo me haré el café, no te preocupes.

—    Pero….

—     Ni pero ni leches nena, te he dicho que no te muevas. Siempre te quejas de que tienes las piernas hinchadas por las noches, hoy te toca descansar.

—     Échale un ojo al crío, a ver como ha pasado la noche.

—    Voy

—    Antes de que se me olvide ¿Vendrás a comer?

—     Hoy no puedo, tenemos que cargar el camión y después de hacer el reparto por el pueblo nos tenemos que ir a la ciudad para hablar con un par de tiendas que quieren verduras.

—    Ten cuidado y come algo decente, si no tienes dinero abre el bote de las galletas y coge algo. Dice una mujer rolliza mientras  gira todo su cuerpo para acomodarse en la cama.

—    Que descanses mi amor, acuérdate que hoy tienes que hablar con la maestra del crío. Buenas noches. Le doy un beso en la cara a mi mujer y cojo toda la ropa que está preparada y planchada con mimo encima de la cómoda

Salgo de la habitación y compruebo que calefacción del pasillo está encendida, parece que por fin ha dejado de fallar y el pequeño apartamento puede mantener el calor durante la noche. La puerta de la habitación del niño está de nuevo entreabierta, el perro ha vuelto a entrar para dormir con él, me asomo y le hago señales para que se baje de la cama pero se hace el despistado y me doy por vencido para no despertar al pequeño.

Al encender la luz de la cocina un pequeño enjambre de sombras oscuras se arrastran por el suelo y la encimera para esconderse entre los muebles en huecos invisibles para el ojo humano, da  igual las trampas o los espráis que compre, la evolución es la evolución y esos bichos asquerosos un día dominarán el mundo.

Mientras la cafetera empieza su burbujeo y comienza a impregnar de olor toda la cocina, busco entre los botes del cajón el que corresponde con el de  las galletas, desde hace unos meses se ha convertido en nuestra ‘otra’ cartilla del banco; por lo menos sabemos lo que tenemos y lo que gastamos, últimamente en el banco cada vez que iba a sacar algo me habían crujido con alguna comisión.

Saco un pequeño fajo de billetes atados con una goma y  los cuento. Paso de comer fuera, hay que seguir ahorrando que nunca se sabe cuándo el niño dará el estirón o necesitará un nuevo libro. Guardo los billetes y cierro el bote, me hago un bocadillo de chóped y un poco de queso y, como siempre, voy tirando.

El olor a café anuncia que es el momento de desayunar, como viene siendo habitual el reloj marca las 5 y media de la mañana, abro el frigorífico para echar un poco de leche condensada a este brebaje oscuro y compruebo que en la bandeja sólo hay una marca de óxido dónde debería de estar el bote: otra mañana más el tarro de almendrina que nunca abandona la nevera será el encargado de endulzar, de aquella manera, el café.

Ya sólo queda cerrar las luces y marcharme a trabajar. El sonido del temporizador de la luz del pasillo parece la artillería de las potencias de El Eje en el día D, la luz tenue de bombillas gastadas guían mis pasos hacia la puerta de salida para comenzar un nuevo día de trabajo. Son las 5:45 y salgo del edificio tapado hasta los ojos, antes de coger mi camino hacia el almacén todavía me queda un pequeño rito, paso mi mano por el contorno de un coche viejo con las ruedas desinfladas mientras le digo: ya te queda menos, aguanta un poquito más que por la radio dicen que la crisis ya se marcha.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Muchas gracias Mirta, me alegro de que te gusten los relatos. Un abrazo y nos leemos por aquí.
    Buen relato de un día más....simple y encantador a la vez. Me gusta tu estilo
    Muchas Gracias Cometa. Cuennto lo que vivo y veo a diario, por suerte o por desgracia esta es la realidad que me rodea en la actualidad.
    Jo uno de los mejores textos que he leído, a mi hermano se le grupo del todo hoy su fuego de jardinero y le dije,que puta vida esta que hasta para trabajar tiene uno que mirar por cada euro
    Muchas gracias por los comentarios Alfred1. Isabel, me gusta y me siento muy cómodo en este tipo de registro, me permite contar lo que vivo y siento casi a diario. Voy a cambiar un poco el orden de publicación y el siguiente será un relato diferente, sin tanta crítica social. Un saludo y gracias por comentar.
    Me gusta esa esperanza, en medio de una noche larga. Saludos
    Muchas gracias pro vuestros comentarios. Soy un poco salvaje a la hora de escribir Néstor. Un saludo y nos leemos.
    Los malos días siempre parecen más largos que todo el viaje de Ulises (¡bien que lo sabré yo!) Tú le sacaste buen partido a una situación penosa plasmándolo dentro de una gran historia. Ánimo y sigue adelante.
  • Insomnio.... La realidad siempre supera a la ficción

    Microrrelato. La realidad siempre supera a la ficción.

    No soy ducho en la poesía, pero esta vez me desahogué de esta forma. PD: Saludos a Antipandora ;)

    Cuida a tus mascotas. La realidad siempre supera a la ficción.

    Nunca eres consciente del daño que puedes provocar. La realidad siempre supera a la ficción.

    Todo depende del cristal con el que se mire. La realidad siempre supera a la ficción.

    Hay veces que el destino te atrapa entre sus garras y no puedes luchar contra él. La Realidad siempre supera a la Ficción.

    Nunca olvides. La realidad siempre supera a la ficción.

    Siempre tenemos compañía. La realidad supera a la ficción.

    Los caballeros no siempre son lo que parecen. La realidad siempre supera a la ficción.

  • 46
  • 4.72
  • 79

Desde hace varios años la escritura es la mejor terapia para soportar una sociedad cada vez más insoportable. Mis historias intentan poner en movimiento las magníficas fotografías de un amigo, un proyecto que poco a poco va cogiendo forma.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta