cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Sabiduría. Poder. Estética.
Reflexiones |
30.10.14
  • 0
  • 0
  • 440
Sinopsis

La existencia es un libro. La vida es una dedicatoria. La persona es un ensayo. Los años son capítulos. Los meses son párrafos. Los días son versos. Tú una portada y tu portada un sentido. Te has planteado alguna vez: ¿si vale más la pena vivir en un libro que vivir en carne propia? Inspirada en la obra "El entenado" de Juan José Saer. (1983)

Sabiduría. Poder. Estética.

 

La existencia es un libro. La vida es una dedicatoria. La persona es un ensayo. Los años son capítulos. Los meses son párrafos. Los días son versos. Tú una portada y tu portada un sentido. Te has planteado alguna vez: ¿si vale más la pena vivir en un libro que vivir en carne propia?

La vida es solo tiempo y el tiempo aquello que más vale de la vida pues es lo primero que usamos al nacer y lo último que gastamos al morir. Pregunto: ¿si sólo te quedará una hora de vida gastarías tu tiempo escribiendo tus últimos versos en vez de “vivir”?

El tiempo es un conjunto de vaivenes en donde solo queda reflexionar sobre su devenir, en donde los sucesos y hechos acontecidos son los maestros y son la historia que, si buena o mala, nos ha ayudado o nos debería de ayudar para asentar cabeza, para descifrar mejores respuestas y para que con profundidad entremos en nosotros mismos y logremos respondernos con sinceridad y ímpetu qué hacer para ser felices y qué no hacer para lo contrario, y para que, a pesar de las adversidades, y de acuerdo a nuestras potencialidades podamos tomar decisiones más razonables para un vivir más próspero y para una formación de una sociedad más amigable; adquiriendo así un sentido de la vida.

Vivir recordando es una manera diferente de vivir la muerte: pues recordar no es “vivir”. Aprovechar la vida no es lo mismo para todos pues el concepto, aunque universal, permite la libre elección de actos por cada cual, que “usa” su vida de manera diferente.

El por qué se nace hace lucubrar. El porqué de la muerte genera incertidumbre. Esta incertidumbre, al margen de todas nuestras creencias, nos posiciona ante un compromiso con nuestra propia existencia: el aprovechamiento de la vida, el cual quiero dejar en claro que no es lo mismo para todos pues, como ya había mencionado, el aprovechamiento de la vida puede tener distinto significado para cada persona. En el libro de una persona, en el contenido y hasta dentro de los vericuetos que lo conforman, podemos encontrar tres clases de personas e, incluso, en tan solo una persona podemos encontrar hasta los tres tipos de capítulos que puede integrar un libro: Los que viven, los que sobreviven y los que viven en estado muerto.

Vivir es disfrutar cada año, cada párrafo, cada día y cada momento en tiempo presente, en el aquí y en el ahora. El pasado y el futuro son una ilusión, son instantes y recuerdos que quedaron plasmados en libros, que quedarán plasmados en un futuro, o quizá me equivoque, no quedarán en ningún lado. El vivir es deleite. El vivir puede ser un idilio o una desgracia, todo depende si te encuentras en estados del ser o del no ser. Los del ser anidan luz, felicidad y tranquilidad. Los del no ser perturban, causan depresiones y somnolencias. Las personas cual dedicatoria es de vivencia, son las que viven en su presente trabajando arduamente en sí mismas y las que a pesar de las dificultades tratan de seguir adelante en estados del ser. Estas personas pueden tener los tres capítulos en su libro pero al final de cuentas la que más persevera es la dedicatoria de la vivencia. Este capítulo representa: la sabiduría. Responde: a la felicidad.

Sobrevivir es “vivir” una vida posiblemente menor a la merecida. Sobrevivir es sobrepasar el tiempo. Es vivir de panzazo. Es considerar la vida un simple trámite y considerar la rutina como una obligación. En el sobrevivir no puede haber idilio, no puede porque para que haya idilio se necesita estar en estados del ser; en estados de aceptación incondicional de ti mismo. Cuando sobrevives no existe esta parte de aceptación completa: de la aceptación del entorno, de la aceptación de potencialidades, de la aceptación de las circunstancias y, sobretodo, de la aceptación del Yo. Las personas cual dedicatoria es de supervivencia, son las que viven en el presente pero a medias; es decir, no logran un equilibrio en su ser. Estas personas pueden tener los tres capítulos en su libro y pueden llegar, con esfuerzo, a estar en el capítulo de vivencia. Para poder trascender se requiere de un equilibrio, de dejar de perturbarse con creencias irracionales, de tratar de modificar comportamientos disfuncionales y que con contundencia y constancia se trate de estar en estados del ser. Este capítulo representa: el poder. Responde: a la alegría.

Vivir en estado muerto es “vivir” en el recuerdo y en los anhelos. Es “vivir” en ningún lado ya que el presente y el pasado son una ilusión. Entonces, estas personas ¿dónde se encuentran? Seguro que están vivas pues eso indican los doctores, seguro que no están muertos pues aquí siguen, respirando. Las personas cual dedicatoria es vivir en estado muerto, son las personas que pueden llegar a estar muertas en vida, las que llevan una vida insulsa porque su mente se encuentra en estados del no ser, en estados donde la única luz y la única salida son las del recuerdo o las del anhelo. No existe aceptación consigo mismos, por eso anhelan. No existe idilio en su presente, por eso viven en el recuerdo. Estas personas si no tratan de salir de este capítulo se verán tentadas a caer en lo “estético”; en la belleza, en la superficialidad y en la banalidad de las cosas y sus circunstancias. Este capítulo representa: la estética. Responde: Al placer.

Aquí es donde alberga “el entenado”. Aquí es donde vive y recuerda. Aquí es donde, en su última hora, plasma sus últimos versos, donde el ensayo culmina y en donde los 10 capítulos de su libro y el libro de los indios terminan.

Si vale más la pena vivir en un libro que vivir en carne propia es sólo cuestión de elección, no hay una respuesta única.

 La sabiduría, el poder o la estética ¿crees que haya respuesta única? Habiendo capítulos de “vivir”, de “sobrevivir” y de “vivir en estado muerto”.

“Lo único que garantiza que aproveches tu vida es que decidas sobre ella, sin miedo al fracaso y con independencia al resultado, que nunca podrá ser negativo al ser siempre elegido”.

 

 

Bien elegida tu portada, tu vida será bien aprovechada…

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Este relato no tiene comentarios
  • Este relato no tiene valoraciones
  • Los pasos hacia la meta solo podemos darlos nosotros mismos y de ti depende que tu curso de acción sea el espejismo de tus sueños, el preludio de tu futuro o el consuelo de tu presente al haber transitado por el “camino del otro”. ¿Por qué basamos nuestra felicidad en "el qué dirán"? ¿Por qué no ser únicos y auténticos?

    Les dejó un breve análisis en donde relaciono el existencialismo ateo de Sartre y la película hispano-argentina "El secreto de sus ojos", película dirigida por Juan José Campanella (2009).

    La existencia es un libro. La vida es una dedicatoria. La persona es un ensayo. Los años son capítulos. Los meses son párrafos. Los días son versos. Tú una portada y tu portada un sentido. Te has planteado alguna vez: ¿si vale más la pena vivir en un libro que vivir en carne propia? Inspirada en la obra "El entenado" de Juan José Saer. (1983)

    Siempre se piensa que lo último que se pierde es la esperanza cuando, en realidad, lo último que se pierde es el tiempo.

  • 4
  • 4.0
  • -

Alma libre en cuyas letras refleja sus alas.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta