cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

2 min
Sagrada Muerte.
Poesía |
24.08.20
  • 4
  • 4
  • 624
Sinopsis

...

 

A veces me escondo en una curva,

para atrapar a los incautos y recordarles su infancia o su vejez.

A veces soy como una daga

precisa, vertical y descendente.

A veces soy pólvora, hollín y fuego. 

A veces enfermedad, llantos y desesperación.

¿Pero quién, sino Yo, puede soportar la tarea de romper los ciclos que nos contienen y limitan?

A veces me cuelgo del tiempo, esperando mi propio fin que no llega nunca.

Salen mis dientes y los inocentes huyen,

sin saber que soy la cura,

el renacimiento.

Danzo libre en la rueda de la vida.

Danzo libre en la rueda de la ley,

días y noches enteros,

en climas árticos,

en desiertos sin nombre.

Nadie comprende mi naturaleza,

pues conocerme es el olvido y el retorno,

Es ser de nuevo respiración y vida.

El ciclo se repite,

y estoy cansada de esperar

esperar siempre el momento más correcto o más inoportuno,

para agarrar en la palma de mis manos

el último beso

la última exhalación

el último suspiro.

Nadie vive ya en mis brazos,

me convertí en el espejo de su miserable ignorancia,

me camuflé en la creencia,

fui quimera y alucinación nocturna,

para que algunos me adoren y me teman,

me den casa y regalos.

Vivo, siento, persisto en mi tarea,

no distingo razas ni credos, u opinión o lenguaje.

Yo soy la barrera y el camino,

entre este mundo y lo que existe fuera de él,

Vivo, siento, persisto en mi tarea,

No distingo entre posición social, religión o etiquetas vanas.

Soy la fuerza que persiste más allá del tiempo,

Vivo, siento, persisto en mi tarea,

No importa cuanto odio, no importa cuanta ira deba soportar,

No importa cuantas lágrimas y cuanta sangre.

Yo soy la Muerte, la sagrada, la santísima, la extática, la dolorosa, la placentera, la dulce, la amarga, la sublime y trascendente Muerte.

Yo soy la encargada,

la única encargada 

de regular lo Eterno con el Cambio.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • un gran poema, cuyo fin cíclico, también puede suponer el principio de algo. Es la inexorable ley de vida que está siempre por encima de cualquier tópico y de conveniencias sociales, y en medio el ser humano se debate en inútiles quimeras. Pero ¿qué le importa a la Naturaleza nuestras pobres ambiciones llenas de soberbia?
    Muy bueno Raúl. Cierre de ciclo. El 52 de los Mayas. Un abrazo. Sigue escibiendo y compartiendo.
    PD.: En consecuencia humano, a tí como frágil y simple mortal, solo te sirve vivir lo que puedas y deja vivir a los demás sus propias vidas, o bien, muérete con tu miseria repugnante... es lo que te llevarás.
    Ella no morirá mientras exista la vida y a su vez, ella se encarga de limpiar y facilitar la regeneración de la misma, toda la vida, cualquier vida por insignificante que pueda parecer... ¿entiendes humano?… - Excelente exposición Raúl, no puedo estar más de acuerdo contigo.
  • ...

    Thelema es una filosofía de vida basada en las máximas haz tu voluntad: será toda la ley», y «amor es la ley, amor bajo voluntad». El ideal de «haz tu voluntad» y su asociación con la palabra thelema tiene su antecedente en François Rabelais (1494-1553), pero fue más desarrollada1​ y popularizada por Aleister Crowley (1875-1947), quien fundó una religión​ llamada thelema, basada en este ideal. La palabra misma es la transliteración al inglés del sustantivo en idioma griego koiné θέλημα (/zélema/): ‘voluntad’, que proviene del verbo θέλω (/zelo/): querer, desear, propósito. Algunos escritos del cristianismo primitivo usan esta palabra para referirse a la voluntad de Yahvé,​ la voluntad humana.​

    Relato corto sobre la perspectiva.

  • 14
  • 4.38
  • 534

Profesor de Inglés, publicista, productor de música aficionado.

Tienda

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta