cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
Salta y corre
Terror |
08.08.16
  • 5
  • 1
  • 667
Sinopsis

¿A quién no le gusta una pequeña persecución? En especial, a tus queridos hermanos.

Las casas grandes y la gran cantidad de hermanos no eran una buena combinación. Los juegos se volvían rudos en las zonas más alejadas de los progenitores, la competición sin ser vigilada por el jurado imparcial. Las risas de los niños podían llegar a ser muy crueles, sobretodo en los oídos del más pequeño, unos doce años con diferencia del mayor.

Sin embargo, la costumbre y la fuerza hacen a un infante más inteligente y creativo. A los cuatro años, tal vez. Caía en cualquier triquiñuela, en las promesas de exploración de la casa, en ver cada esquina y habitación desde afuera hasta dentro, pero ¿ser engañado a los doce? Bah. Su madre quizás había críado cuatro malcriados hijos, sin embargo, ninguno podía ser considerado tonto.

Debido a ello, ahora sus planes y estrategias eran mucho mejores. Sobretodo cuando se trataba del personal favorito de su hermano mayor: Salta y corre. Recordaba las veces en las que lloraba en cuanto alguno de sus hermanos saltaba de las sombras, de un pasillo o de un cuarto supuestamente cerrado.

Por años, la imagen de la máscara blanca y la peluca negra llenaron sus pesadillas. Igual que los primeros intentos de huida, de venganza, para no ser el único aterrado. A medida que la leyenda se enriquecía, los sustos se volvían peores, con fantasmas que rozaban el sadismo y la locura. Sus ojos grandes, blancos, y dientes filosos, con una capa de saliva y sangre fresca manchando la superficie. Quizás la debilidad de su corazón, así como su sensibilidad a la luz, se debía a sus constantes escapes de esos monstruos imaginarios, vueltos carnes en sus hermanos.

Y hoy era el día donde todo cambiaría. La noche de Navidad. La familia reunida al completo, incluyendo sus tres hermanos mayores. Hacía años que no les veía, pero conocía bien sus costumbres, y las habitaciones donde dormirían. 

Apoyó la garra que era su mano en la superficie del espejo. La imagen de unos ojos blancos, amplios y vacíos le devolvieron la mirada. La belleza de su cabello negro largo enmarcaba un rostro inhumano, imposible de definir en máscara o realidad, mientras que sus colmillos blancos asomaban en una sonrisa limpia.

Crecer tenía sus ventajas, aunque ahora le gustaran los juegos de niños.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Deseaba encontrar un sitio para publicar mis escritos. Para que me leyeran, criticaran, y crecer como escritor.

Tienda

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.06.20
10.03.20
13.08.19
Encuesta
Rellena nuestra encuesta