cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Se acabó la Space Opera 6
Fantasía |
12.06.10
  • 0
  • 0
  • 2262
Sinopsis

La verdad sobre lo ocurrido en la mina del meteorito.



“¡Las fuentes que hablaban de un yacimiento tecnológico eran ciertas! He pasado los últimos diez años de mi vida en este meteorito. Mis hijos han crecido aquí. Mi mujer... murió aquí.
Por fin aparece algo que hace que este penoso proyecto merezca la pena. Anoto esto para que conste. Hoy puede ser el día que marque un oscuro antes y un glorioso después en Jericó”.

“Jameron y Lylian aún no saben nada de todo esto. Soy el único que conoce la existencia del artefacto, su ubicación exacta. Clausuré la galería en la que se encuentra bajo un falso pretexto: les he hecho creer que es una zona con peligro de derrumbamiento. Toda precaución es poca”.

“Esta mañana se me ha ocurrido llevar a uno de los soldados ferales hasta el lugar. Le he enseñado el objeto incrustado en la roca, y le he preguntado si le resultaba familiar, si se parecía a algún aparato sarcano que él conociese. Se ha limitado a rascarse los mechones blancos de la barbilla y a negar con la cabeza. Después me ha contado que en los bazares de Belkanesh hay infinidad de “trastos decorativos que se le dan un aire” (expresión literal del soldado), pero no ha podido concretarme más. Tengo la impresión de que en realidad me ha dicho eso para alardear de su planeta, y que el artefacto no le dice nada de nada. No merece la pena que pregunte a su compañero”.

-Son las primeras entradas del logograma -suspiró Perlman-. Podemos estar horas así.
-Avanza hasta las últimas anotaciones -dijo Hildegard.
El hombre obedeció y tecleó en el pequeño dispositivo hasta ver las fechas de grabación más recientes.
Entonces escucharon de nuevo al doctor Riccardo Constanze, pero con la voz transmutada por el pánico. Una voz aguda y temblorosa, ahogada de manera intermitente por un doloroso resuello:

“¿Por qué? ¡¿Por qué?! Estamos condenados... Estamos... condenados...
No era algo humano, ni feral, ni...
No puede ser. Ni siquiera los kryeganos, esos monstruos de Iergos, podrían haber concebido algo así...
No era un artefacto: era un arma. Un arma vírica. Agentes mutágenos desconocidos... ¡Desconocidos, como casi todo en los condenados mundos exteriores!”.

“Está ahí fuera. Lo oigo respirar. Mata en cuanto algo se acerca a los paneles de comunicación, y devora hasta el último centímetro de carne y huesos. Jameron empezará a enviar gente aquí abajo para saber qué pasa, y la masacre seguirá y seguirá.
Soy incapaz de moverme de la sección de registro. Aquí dentro no hay manera de enviar un mensaje a Jericó. Es la única estancia de la mina desde la que no es posible. Justo detrás de la compuerta que tengo delante, hay una terminal de comunicación directa... pero es una trampa para que me mueva.
Esa cosa se ha encargado de aislarme completamente. No tiene ninguna prisa en atraparme”.

Quedaba una sola grabación del científico. Hablaba en susurros casi incomprensibles:

“He oído disparar a los dos sarcanos. Luego han gritado y después se ha hecho el silencio. Sea lo que sea, encontró al huésped perfecto en uno de nuestros operarios, y no se ha replicado. Se limita a alimentarse, a esconderse y a acechar a su comida. No se moverá del yacimiento de la mina hasta que las víctimas empiecen a escasear, y entonces... ¡Lylian, mi pequeña! Cuida de tu hermana, Jameron. Hazlo por mí...
Jericó estaba condenada desde que se ancló al meteorito. Quien nos vendió la información sabía lo que podíamos encontrar sepultado en él. No... ¡Lo que encontraríamos con toda seguridad!
Mi fe en el destino de la estación era firme. Ahora ya no sé qué creer. Lo único cierto... es que hay alguien o algo que no desea que nos expandamos por el territorio de los mundos exteriores”.

El logograma se detuvo por sí solo, y un denso silencio inundó la habitación.
-Científicos -dijo Hildegard-. Siempre han de ser científicos los responsables del desastre... Pero acabo de tener una idea que puede sacarnos de aquí.
Perlman, que se había tendido de espaldas sobre el suelo mientras escuchaban la voz del muerto, se alzó y la miró con gravedad:
-No me des falsas esperanzas.
-Deja de ser tan pesimista y escucha -La mujer se acercó a la pared donde había explotado el panel de alimentación-. ¿Serías capaz de arreglar esto para que pudiésemos volver a abrir las compuertas?
-Si puedo con las averías de nuestra Obsidiana, un par de cables humanos quemados no serán ningún problema.
-Muy bien, pues ponte manos a la obra. Será mejor que asegure bien los cierres de mis botas, porque a mí me toca la peor parte del plan...
Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 24
  • 4.09
  • 691

http://narrables.blogspot.com/http://inenarrables.blogspot.com/

Tienda

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta