cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

5 min
Se detuvo el tiempo -Zurrapa (6)
Suspense |
13.12.14
  • 0
  • 0
  • 713
Sinopsis

Capítulo de Zurrapa

Se detuvo el tiempo

Zurrapa se preguntó si sería verdad que la mujer estuvo allí o fue una alucinación, quiso encontrar una explicación razonable y repasó mentalmente las sensaciones que había experimentado, pensó que eran propias de un sueño, podría haberse quedado dormido, la noche anterior estuvo hasta tarde en un garito de lo más profundo del Raval bebiendo y riendo con sus marginales compañeros a los que llamaba amigos.

Sin embargo, el ambiente de la mercería seguía impregnado de su olor, o sería quizás el perfume de alguna otra clienta que anteriormente habría entrado. Repasó mentalmente desde el momento en que la mujer entró hasta que se marchó. Intentó recordar los detalles:

La puerta se abrió impulsada por una ráfaga de aire inexistente, se anticipó sin que la mujer la llegara a tocar, al entrar vio su silueta a contraluz como si tras ella se hubiera escondido el sol, de repente el resplandor que la envolvía desapareció y de la sombra emergió la mujer más preciosa que nunca había visto. Su faz serena, la semisonrisa en los labios y el brillo en los ojos transmitía tranquilidad. Quedó prendado de la imagen que ante sí se mostraba.

La mujer anduvo hacia él con pasos firmes al tiempo que su cuerpo se ondulaba con una extraordinaria armonía, su pelo se movía como si estuviera expuesto a una suave brisa, de repente el tiempo se detuvo, la mujer quedó inmóvil, los pliegues del vestido que seguían la armonía del movimiento de su cuerpo quedaron congelados como en una fotografía, miró a su alrededor, era extraño lo que sentía, no es que las cosas estuvieran quietas, es que le pareció que el tiempo se había detenido, dejó de escuchar el permanente tic tac del reloj de pared, miró al segundero y estaba parado, también dejó de escuchar el zumbido de una mosca, que quedó suspendida en el aire sin mover sus alas.

Yo debía haber tenido el mismo sueño, porque a medida que Zurrapa hablaba me parecía como si yo mismo fuera recordando, me daba la sensación que me adelantaba unos segundos a los hechos que él iba narrando, las palabras salían de su boca pero parecían recuerdos extraídos de mi memoria. Llegué a pensar, mientras Zurrapa hablaba, que yo mismo estaba en ese momento soñando.

De repente el tiempo emprendió de nuevo su recorrido, volvió el tic tac del reloj y el zumbido de la mosca, el vestido de la mujer siguió los movimientos de su cuerpo, caminó hasta que se detuvo junto al mostrador, permaneció callada sin perder la sonrisa, mientras Zurrapa quedó paralizado por lo que acababa de presenciar, hasta pasado un rato no reaccionó, le preguntó qué deseaba, la mujer respondió que no deseaba nada, pero necesitaba una aguja y un carrete de hilo de color blanco.

De nuevo el tiempo se detuvo, el segundero, la mosca suspendida en el aire, una señora que caminaba al otro lado del escaparate también quedó congelada a mitad de un paso, sin embargo esta vez, tant para la mujer, como para él, el tiempo continuaba, Zurrapa miró entonces el reloj de su muñeca y comprobó que su segundero sí funcionaba, volvió a mirar el de pared y estaba detenido, buscó el reloj de la caja registradora y el segundero estaba parado en el segundo 22, miró el suyo y seguía avanzando, 35, 36, 37...

La mujer le preguntó si había algo que le preocupara, Zurrapa respondió que se habían parado los relojes, y qué tiene eso de extraño, dijo la mujer, es la primera vez que pasa, y qué me dice de esa mosca suspendida en el aire sin mover sus alas y de la señora al otro lado del escaparate, está inmóvil en mitad de un paso, mientras usted y yo seguimos moviéndonos como si nada, la mujer se giró y en ese instante la señora continuó combinando, la mosca volando y los relojes funcionando, 23, 24, 25.. No veo nada extraño, contestó la mujer, Zurrapa hizo una mueca de desagrado y buscó entre los cajones el hilo y la aguja, pero antes de recogerlo, la mujer se dio media vuelta y se fue.

Zurrapa, perplejo, vio como la puerta se abría y se cerraba tras ella, al instante reaccionó, cogió su pedido y salió corriendo tras ella, pero ya no estaba, regresó a la mercería, dejó a un lado la bolsita con su contenido y se sentó junto a la puerta de la trastienda, se convenció que había sido una alucinación, cerró los ojos y no los abrió hasta que momentos después volvió a entrar la mujer, me dejé lo que vine a buscar, dijo, Zurrapa se puso en pie, se acercó al mostrador, y se lo entregó.

¿Nos conocemos?, preguntó Zurrapa, he estado hace un momento, respondió la mujer, y se volvió a marchar, Zurrapa volvió a sentarse y  a cerrar los ojos, convencido que estaba soñando.

Chema

 

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • 26
  • 4.0
  • -

Estoy sentado, temprano, junto a la ventana tras la que veo el cielo, las nubes, un semáforo que parpadea y gente desmotivada que camina hacia sabe dios dónde, unos árboles, unos edificios, unos coches, unas pancartas, unas farolas que se apagan, y una luz que se abre camino entre la oscuridad que se marcha.

Tienda

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Encuesta
Rellena nuestra encuesta