cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

6 min
Se llama Natalia
Reales |
27.09.15
  • 4
  • 11
  • 1637
Sinopsis

A veces la realidad nos pega una bofetada, y no apetece poner la otra mejilla

La oscuridad extiende su manto sobre la ciudad. Cientos de almas perdidas salen a intentar escapar de sí mismas y aparcar por unas horas la rutina que rige sus vidas. Vano esfuerzo, podrán alcanzar lo segundo mas el privilegio del olvido está reservado tan sólo a unos pocos. 

Hacía ya tiempo que no me entregaba a los placeres de la noche, pero hoy toca cena de empresa. Siempre es agradable disfrutar de un rato de ocio con quienes compartes cada día ocho horas de tu vida. Los mismos rostros, desposeídos por un momento del peso de las responsabilidades.

Apenas reconozco la música que suena en la pista de baile, la falta de costumbre me deja en evidencia. Lo mismo ocurre con los garitos que un día podía nombrar de memoria, aquí estaba el Versus, allá la Posada das Ánimas… algún duende con escaso respeto por el pasado se ha empeñado en volver a bautizarlos. Sin embargo el sabor del whisky mezclado con cola no ha cambiado con el paso de los años, tal vez sólo es mi paladar el que se ha vuelto más exquisito.

Baila como si no hubiese un mañana, no sé por qué todos los focos se han empeñado en señalarla. Soy consciente de que a estas horas mi percepción de la realidad no es del todo certera, pero no me importa. Su melena refulge en la penumbra acariciada por mil soles artificiales que quieren pintarla de arcoiris, mas no consiguen doblegarla ¡Oh Dios! ¿Por qué has querido hacerla pelirroja?

Veintiséis años y toda una vida por delante. Yo ya he rebasado los cuarenta, aunque no me he dado cuenta de cuando ha ocurrido. Tan sólo sé que es así y que no se puede detener el tiempo. Sin embargo, la complicidad aderezada con alcohol tiende a hacernos a todos un poco más iguales.Dos miradas se cruzan y traspasan los lustros, es mi oportunidad, aunque sé que el amanecer convertirá esta noche en tan sólo un buen recuerdo. Así debe ser.

Observo el tatuaje que decora su muñeca, una fecha en números romanos grita en voz alta un mensaje que no consigo descifrar. Lo había visto antes y siempre sentí curiosidad por su significado, jamás imaginé que me brindaría la ocasión de regalarle unas palabras. Tampoco podía prever el devenir de nuestra conversación, de haberlo sabido tal vez hubiera guardado silencio.

Le pregunto, sonríe al principio, después el rostro se le torna serio y su expresión la hace envejecer hasta casi alcanzarme. Los ojos le tiemblan, la mirada se le hunde en el pasado, tan sólo ella sabe lo que pasa por su mente en ese instante mas generosa no escabulle la respuesta. Luego sabré que ya no teme hablar de ello, pero aun así jamás dejaré de agradecerle que me haya premiado con su sinceridad.

Es en recuerdo de un antiguo novio, me dice. Otra historia de desamor y desengaño, pienso, nada que no haya escuchado antes, ¡cuántas locuras se hacen por amor! ¿Por qué habría ella de ser diferente? ¡Cuán equivocado estaba!

Hace tres años, regresábamos de viaje, era tarde y me dejó en casa de mis padres, él marchó a la suya. Faltando poco para llegar cruzaba una rotonda, le pudo el cansancio y se quedó dormido. La mala suerte quiso que en medio de la glorieta hubiera una roca y el maldito destino se empeñó en que fuese a impactar justo en medio, ni un poco a la derecha ni un tanto a la izquierda. No sé qué fue lo que le pasó por la cabeza, aunque me gusta pensar que su último pensamiento fue para mí.

Me siento como un imbécil, si la tierra se abriese ahora mismo no me importaría servirle de cena, o tal vez de desayuno, desconozco la hora que es. Me disculpo de la forma menos torpe de la que soy capaz. Ella se ríe. El suelo se cierra de nuevo bajo mis pies y las luces vuelven a pintarle el rostro. No te preocupes, la escucho decir. Hace un momento otro compañero la ha interrogado por lo mismo.

Al principio la culpa me torturaba, no dejaba de preguntarme que habría pasado si se hubiera quedado en casa, si no hubiéramos vuelto tan tarde, si me hubiese ofrecido a llevarlo, si… pero no se puede vivir con esa carga. La vida sigue adelante…

La culpa, esa obscena compañera de viaje que no me es ajena. Hablamos durante un rato, me cuenta cosas que no suelen contarse a un desconocido. Pero creo que ya no lo somos, a veces el tiempo deja de medirse en segundos.

¿Fue antes? Le pregunto señalando la impronta impresa en su piel. No sé el motivo exacto pero suplico porque me responda que sí, mas no puedo evitar que sus palabras de nuevo me traspasen el alma.

Lo hice después, necesitaba tener un recuerdo, algo suyo que llevar conmigo para siempre. ¡Es la fecha de nuestro aniversario!

Tal vez suene estúpido, pero me entran ganas de llorar. A veces la vida se empeña en ensañarse con quien menos lo merece.

Baila como si no hubiese un mañana. Su larga melena se deja, esta vez sí, colorear por alguna mano que desde el cielo hace caer un haz de luz tan sólo para ella. Por fin ha aprendido a vivir con el recuerdo. Yo, sin embargo, compruebo otra vez lo injusta que puede llegar a ser la existencia. Y no consigo acostumbrarme.

 

Son las nueve de la mañana, esta noche no he dormido, los gritos de un papel en blanco me llamaban y he tenido que venir a calmar su insaciable apetito. Necesito desahogarme con quien sé que siempre me escucha. Siento deseos de mandar a la mierda a aquel que rige a su capricho nuestros destinos. Pero mañana amanecerá otro día con sus alegrías y miserias. Nosotros, a veces, sólo podemos dejarnos llevar y encogernos para aguantar el golpe.

Se llama Natalia. Y no puedo borrar de mi memoria su sonrisa.

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor
  • Cada texto tuyo que leo es un descubrimiento. Bien dispuestas las emociones del personaje principal para darle al relato ese ritmo que se traga todo. La fuerza que toma la historia con la respuesta fatal que conduce a la impotencia. Perfecta la conjunción de personaje y escritor con el insulto que sacude en el párrafo final. Solo detalles de un gran texto. Excelente.
    Hola Lucio, ante todo Gracias. Frecuentemente detrás de una aparente frivolidad se esconde una realidad con un gran peso emocional, ese es uno de los motivos por los que creo que no deberíamos juzgar a nadie sin saber nada de su vida, de sus circunstancias..de su historia. Con el tiempo aprendes que al hacerlo eres más ignorante que otra cosa.La curiosidad es diferente, no ofendes, y puede que como en tu relato des la oportunidad a que alguien te abra las puertas de su memoria. Un placer volver a leerte. Saludos!!
    Un drama duro contagio de la festividad del momento. Un contraste muy logrado. Saludos.
    Gracias Nubis :)
    He seleccionado este relato para la propuesta de Umbrío :) http://www.tusrelatos.com/relatos/propuestas
    A veces tenemos esa sensación de "trágame tierra" cuando nos descubrimos cosas de los demás. Triste la realidad de Natalia, pero ella la afronta con naturalidad y valentía; como dicen los compañeros, el relato aporta un mensaje positivo a los lectores =). Un saludo!
    4º) Tiene un final positivo, sí, que la última palabra es ‘sonrisa’ y muestra una evolución: el polo de atracción ha pasado del pelo a la sonrisa; ah, y recuerda la sonrisa del gato de Cheshire de ‘Alicia en el país de las maravillas’. (Cosa aparte: siempre he sospechado que quienes se tatúan números romanos no sabrían construir con ellos una cantidad cualquiera).
    1º) Está bien, por original, la idea de que el mundo se transforma pero no el sabor del whisky con cocacola. 2º) Lo de la atracción por las pelirrojas prácticamente es un tópico supongo que porque estadísticamente abundan menos. 3ª) Actúa el principio de ironía cuando: a) al preguntarle por el tatuaje lo que era ambiente festivo y pretendía seguir siéndolo se invierte y empaña todo de tragedia; b) cuando se la pretende ligar con la excusa de preguntarle por el tatuaje y ello crea precisamente el ambiente preciso para no seguir por ese camino. (sigo)
    Gracias por tu valoración y comentario Isabel. No había contemplado la posibilidad de empezar el relato de otra forma pero es una opción interesante, le daré una vuelta. Lo de la frase del tocayo es cierto que no viene muy a cuento, la dejé por dos motivos, uno porque desdramatiza un tanto la situación y da por un momento un respiro al lector para que mire fuera de la escena para luego volver a meterlo, y la segunda porque es así como ocurrió y en el momento de escribir el relato unas horas después salió de ese modo. Efectivamente la pregunta es por el tatuaje aunque la respuesta desemboca en el accidente, pensé que quedaba claro pero veo que no es así, le daré una vuelta. Es complicado saber lo que transmite un relato en el que el escritor está tan implicado emocionalmente, de hecho cuando lo leí de nuevo al día siguiente de haberlo publicado me pareció que visto desde una a perspectiva ajena no transmitía la esencia del momento, y aún hoy dudo sobre ello. En todo caso son vuestras opiniones las que me ayudan a centrar más este aspecto. Gracias de nuevo. Un saludo.
    Es verdad que hay personas a las que no necesitas conocer demasiado para que dejen huellla. Nos regalas un relato maravilloso, igual que Natalia te regaló su sonrisa. Me ha gustado mucho Lucio. Saludos
  • Relato con el que concursé en la semifinal del torneo de escritores del mismo título. Felicitar a nuestro compañero Purple que compitió conmigo y nos ha brindado algunos de los mejores relatos del torneo. Igualmente felicitar a Paco Castelao y Ana Madrigal, que se midieron en una semifinal digna de los mejores.

    Versión revisada y corregida del relato para el Torne de Escritores, Duelo 29: "Elige un arma"

    Relato para el torneo de escritores, duelo 24 "Él ya sabía"

    El primer encuentro de la Humanidad con una raza extraterrestre está a punto de producirse. Pero esconde secretos que nadie hasta ese momento podría haber imaginado.

    Versión revisada del relato presentado al torneo. Aprovecho para felicitar a mi rival Noseque, que hizo un digno papel y contra quien fue un placer competir.

    الله ينظر الأيدي النظيفة ولكن ليس يديه الكاملة - سوريا المثل

    ¿Tú qué hubieras hecho?

    Relato escrito para el concurso de microcuentos "MICROTERROR IV" de una conocida web de autores

    A veces la realidad nos pega una bofetada, y no apetece poner la otra mejilla

    A principios del siglo XVI se suceden las pugnas por el trono de Castilla. Muerta la Reina Isabel y sus tres primeros herederos en la línea sucesoria, la corona recae en su hija Juana, de dudosa estabilidad mental y desposada con Felipe, apodado el Hermoso, cuya deslealtad a los Reyes Católicos es tan solo superada por su ambición de poder. Tras la muerte de Felipe prematuramente y en extrañas circunstancias, la Reina Juana abandona Burgos e inicia un peregrinaje por las tierras de Castilla arrastrando el cadáver de su esposo, con el propósito de darle sepultura en Granada. En este escenario de inestabilidad política los nobles se posicionan ante el futuro incierto que se avecina. Gonzalo de Esgueva, joven aspirante a caballero al servicio de un oscuro Señor, se verá envuelto sin quererlo en éstas luchas de poder. -- Relato largo para lectores pacientes, gracias anticipadas a quien se tome la molestia de leerlo entero.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
Ranking Relatos (ver más)
+ Valorados
+ Leídos
Encuesta
Rellena nuestra encuesta