cerrar

Esta web utiliza cookies

En nuestras webs utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar tu accesibilidad, personalizar y analizar tu navegación, y mostrarte publicidad, incluidos anuncios basados en tus intereses. Si continuas navegando, entenderemos que aceptas su uso. Si deseas más información, puedes acceder a la Política de Cookies y a las Condiciones de Uso y Política de Privacidad.

3 min
SEMBRANDO MI MUNDO
Reflexiones |
16.10.14
  • 0
  • 0
  • 1856
Sinopsis

¡Ay! de aquellos que no saben como cambiar su mundo.

Apuré el paso, sosegado pero constante, con el que toda la mañana estuve sembrando una olvidada parcela muerta de pena en los confines de la hacienda. Eran las tres y todavía estaba bajo el sol martillador. Hambriento y huraño, intentaba infructuosamente, con un suave masajeo de mi mano sobre la barriga, acallar las voces de mi estómago, el cual sonaba como si unos fastidiosos técnicos estuvieran comprobando la ruidosa megafonía de una verbena de pueblo. A cada dos o tres pasos, los martirizantes sonidos estomacales se hacían insoportables, llegando incluso a unos decibelios que aplacaban los canturreos de los despavoridos pájaros que intentaban frenéticamente buscar la sombra de unos lejanos árboles.  

El polvoriento camino, además, añadió una perturbadora sed que había acabado con la ración normal de agua de una mañana cualquiera. La enorme distancia y el ardiente calor de aquel día de julio, no las había calculado con el oportuno rigor de esa inusual jornada.  

El peso de la azada en mi hombro incrementaba la abrumadora sensación de mis resecos labios, mientras el incesante sudor intentaba acabar con mis escasas reservas. Ni el pañuelo, paseando insistente sobre mi frente, podía calmar el torrente que se había desatado al iniciar la enorme cuesta que cruza este antiguo camino de cabras, éste, que un día fue calzada romana.

Y al llegar arriba, bajo el insidioso sol, mis entrecerrados ojos me volvieron a demostrar el por qué había dejado la ciudad.  

Y, como un mensajero aparecido de la nada, ante mi apareció la nítida figura del padre de mi padre. El que nunca quiso que le llamásemos abuelo, aquel que nos enseñó, a Ricardo y a mi, una forma distinta de vivir, de sentir, de interconectar con la tierra. Con su cadencia pausada de hombre de campo nos hablo del monte, de las voces del monte, cuando pastoreaba los altos riscos siendo muy joven. Tranquilo, pero firme, al hablar de cómo la tierra se entrega en manos de quien la respeta, de quien confía su vida a esa labor tan correspondida, si renuncias al sintético saber de la gran ciudad, ése que nada aporta al devenir de la naturaleza, ni la humana, ni la terrenal. A esa simple y primordial misión para la que fuimos creados cuando aquella primera célula, alimentada por las sustancias más primigenias, se alzo del basto barro que la había ayudado a crecer.  

Sin palabras, tan sólo su evocadora imagen, de pie en aquel altivo recodo, señalando con su poderosa mano extendida el increíble paisaje que se desplegó ante mi contraída mirada, recordándome que aquella riojana serranía, reseca e infernal, pronto se convertiría en el vergel con el que me encontré un otoño anterior. Aquel otoño que decidí cambiar las montañas de carpetas repletas de papeles, las eternas reuniones a deshoras, el impagable estrés de un horario laboral permanente y esclavizado.

Aquel otoño en que abrí sinceros los ojos por primera vez en mi vida.  

Inmensos, como en ese preciso momento, en que la azada pareció perder su peso, el sudor dejó de manar nervioso por mi rostro, y ya los ruidos de mi estómago fueron una parte más del mundo... ¡de mi mundo!... ¡de nuestro mundo!

Valora
y comenta
Valora este relato:

Quedan 0 caracteres

Es necesario que valores antes de comentar
Comentarios
Valoraciones
Otros relatos del autor

Amante escritor de poesía y relatos cortos, con una novela terminada y varias en ciernes. grancanario, isleño, y si me apuran, aborigen de mi tierra.

Tienda

La Vida Misma

Teodoro Bama, Joene, L.J. Salamanca, Ender, Poyatos y Miranda

€4.95 EUR

Chupito de orujo

Mayka Ponce

€2.99 EUR

Grandes Relatos en Español

Bécquer, Zorrilla, Emilia Pardo Bazán, Galdós y otros.

€4.95 EUR

La otra cara de la supervivencia

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Sin respiración

AndreSinSiesta, Zenon, Stavros, Venerdi

€3.95 EUR

De frikimonstruos y cuentoschinos

Teodoro Bama

€2.99 EUR

En tardes de café

David Loreiro (Lore) y Adrián Durá (Novato)

€2.99 EUR

Cien años de sobriedad

Álvaro del Valle (Poyatos)

€2.99 EUR

Cuatro minutos

Jesús Fernández (Lázaro)

€2.99 EUR

El secreto de las letras

José Luis Durán (Ender)

€2.99 EUR

Vampiros, licántropos y otras esencias misteriosas

Lore y Ender

€2.99 EUR
Creación Colectiva
Hay 17 historias abiertas
Relatos construidos entre varios autores. ¡Continúa tú con el relato colectivo!
11.09.20
10.03.20
Encuesta
Rellena nuestra encuesta